Advertisement
Miércoles, 20 de enero de 2021

El músico, un ser apasionado: Iván Plaus

 

Tengo el placer, tengo la suerte de escribir mi columna semanal en un medio tan importante para Salamanca como es Salamanca rtv al día. Juan Carlos López Pinto un día me embarcó en este proyecto de colaboración  y  hoy, me siento agradecido de que apostara por mi, una apuesta arriesgada pero interesante porque semana a semana puedo ir desgranando temas que yo considero vitales en el pensamiento y en el quehacer artístico. Como todos mis artículos, este sólo expresa mi opinión. No por evidente debo dejar de decirlo. Pues bien, hoy he pensado que no existe mejor tema que hablar de música.

 

No pretendo hacer una crítica musical. Sólo escribir sobre música desde lo que yo conozco y desde lo que yo vivo. La música es la banda sonora de mi vida, de la vida de muchas personas. La entiendo como parte de nuestros sentimientos. La sinfonía de la ciudad no sería lo mismo sin ella. La valoración estética de la música siempre ha sido la cuestión técnica, su uso expresivo, la construcción de la obra, la calidad de su ejecución en directo… Aspectos que buscan ser parte de un método cuyo objeto final sería la formulación de un juicio estético absoluto.

 

El músico es un ser apasionado. Su creación, la música se hace arte en su pensamiento y en su ejecución, por eso existe desde siempre en el espíritu del hombre. Por su parte, la propia palabra «música» procede de la denominación de las musas las hijas de Zeus que, según la mitología griega inspiraban todas las actividades creativas e intelectuales. Con esta denominación he de partir de la música como una manifestación de los sentimientos humanos, como tal procede de la emoción y, por eso, directamente, del oído se transmite al corazón.

 

Cada músico es una pequeña esfera que gira en la armonía del universo.

Armonía que entiende perfectamente el joven músico Iván Plus, con trece años lo que más le interesa es la interpretación, desde su alma, con el instrumento con el que tuvo la necesidad de expresar los sentimientos de su alma de músico, el trombón. Cada vez que escucho a Iván Plaus las notas ascienden del silencio a las esferas armónicas de la música.

 

 

Las páginas de sus conciertos son hermosas, de ejecución impecable, criterio que comparto con todos los músicos que le han otorgado premios importantes en las pruebas que en su corta trayectoria está recibiendo, merecimientos que hacen brillar aún más la estela de su vocación. Camino recorrido y mucho por recorrer

Cuando acude el silencio surge la cadencia armoniosa del trombón de Iván Plaus y entonces la música se hace universo y el músico, su centro.  Sus notas el latir del corazón. El día y la noche, la ida y el regreso, ritmo en los planetas, los átomos, el mar, las manzanas, melodía, acorde, unidad tras la aparente multiplicidad.

Vida, que rebota en la luz y en la materia, que viene de la luz y la sombra que me hace caminar  por la fina cornisa de los pentagramas, que me sumerge  en la lunar expresión  de los sonidos. Me pierdo en ellos, girando en el infinito laberinto del cosmos, en el que siempre encuentro una salida en cada interpretación  de sus melodías.

 

Deseo y auguro para Iván Plaus un gran futuro

 

 

IVÁN PLAUS

Nació en Ávila en el año 2004

Desde los 9 años forma parte de la Joven Orquesta Sinfónica Ciudad de Salamanca y de la Banda Unió Musical de Benaguasil (Valencia).

 

Este joven trombonista abulense de 13 años está realizando sus estudios con Enrique Alberca, responsable de la sección viento-metal de la Joven Orquesta Sinfónica Ciudad de Salamanca y profesor del Conservatorio Profesional de Música “Tomás Luis de Victoria” de Ávila. Además, desde sus inicios recibe clases de perfeccionamiento de Rafael Tortajada (trombón solista de la Orquesta del Palau de la Música de Valencia) y de Antonio Zapata (trombón solista de la Banda Municipal de Valencia)

 

Ha realizado cursos de perfeccionamiento con Juan Real, Ricardo Casero y Alexander Nyankin, entre otros.

 

Ha sido ganador en los siguientes Concursos Internacionales, obteniendo el 1er Premio:

  • Gnessin Festival Competition of Young Performers 2017 en Moscú. 
  • VI Concurso Internacional de Jóvenes Intérpretes “La Noche en Madrid”.
  • I Concurso Internacional de  Jóvenes Intérpretes de Viento Metal, Sanganxa de Valencia
  • I Concurso International Youth Contest of Classic Solo Performance de San Petersburgo- Rusia, en este mismo concurso también obtuvo una Mención de Honor a la mejor interpretación de una pieza de un compositor ruso, con el concierto de Rimsky-Korsakov.

 

Ha sido invitado como solista acompañado de la Orquesta de Cámara de Moscú en el Festival Internacional de la Fundación Spivakov (2016 y 2017) de Moscú y en el Festival Internacional Montecatini (2016 y 2017) de Italia.

 

A pesar de su corta edad, Iván hizo su debut como solista con la Joven Orquesta Sinfónica Ciudad de Salamanca, con Álvaro Lozano como director. Luego llegaron más conciertos como solista: Orquesta Sinfónica del Reino de Aragón, Orquesta de Cámara de Moscú y la Banda Unió Musical de Benaguasil.

 

Ha sido seleccionado por la Orquesta Sinfónica del Teatro Real de Madrid para formar parte del “Proyecto Talentos”, en sus dos primeras ediciones.

 

El compositor D. Emilio Mateu, ha compuesto y dedicado a Iván el Poema Sinfónico Refugiados. Pieza que se estrenó el 11 de junio de 2017 en el Centro de Artes Escénicas de Salamanca, con una excelente acogida del público.

 

El famoso trombonista y director de orquesta Christian Lindberg, ha seleccionado a Iván para el Curso de Verano del Festival Schleswig-Holstein 2017, siendo el alumno más joven de entre los 8 alumnos.

 

Recientemente ha obtenido el Primer Premio en el 16º Certamen Nacional de Interpretación Intercentros de Melómanos, siendo además seleccionado para participar en la fase nacional como representante de Castilla y León.