Jueves, 21 de marzo de 2019

Agustín Casillas, nuestra ciudad y su memoria

“El niño llora en su columna del parque porque su avión nunca partirá de sus manos y la Náyade no abandonará su lecho de lágrimas”

 

El brazo de la muerte ha detenido tu mano... partes a la eternidad. En esta ciudad de la memoria por la que caminamos alrededor de tus recuerdos que son los nuestros. El niño llora en su columna del parque porque su avión nunca partirá de sus manos y la Náyade no abandonará su lecho de lágrimas. La tristeza por la nostalgia de tu partida caminará con Lázaro de Tormes por la orilla del río en este otoño que no nos da tregua y el Infante Don Juan seguirá en su lecho esperando las miradas de los que no te conocieron, mientras Europa sujeta el ímpetu del toro junto a los niños en la Alamedilla y la Celestina seguirá con su intriga recordando a Melibea en el huerto de sus encuentros.

Los que habitamos la ciudad nos hemos acostumbrado tanto a ella que muchas veces pasamos al lado de sus edificios, paseamos por sus calles, entramos en sus monumentos,  la recorremos a lo largo y a lo ancho y apenas nos encontramos con ella. Los itinerarios que de ella trazamos son tan previsibles, que excluyen la sorpresa y muchas veces pensamos que la conocemos  porque creemos reconocerla por sus perfiles o por su trazado pero somos poco atentos a los valores poéticos,  a la realidad histórica que sostiene su memoria. Es necesario, inventar la ciudad, hacer que la ciudad sea real, ciudad que emocione y conmueva, para cada uno quedará la tarea de mirarla con ojos nuevos, hacer de la ciudad una propuesta estética  y pasear por ella como si fuera la primera vez.

Hoy nuestro paseo puede ir de tu mano, porque ella ha dejado tu huella en la ciudad que amamos… Siempre he afirmado que Salamanca es una Ciudad Interior porque el exterior es una manifestación del interior, interior de almas como la tuya que han hecho de la ciudad una Ciudad  Museo en la que las miradas y lo mirado son una misma cosa

Mientras  camino el tiempo se  amontona sobre escombros de melancolía a la vez que genera una ciudad eterna en los recuerdos, es capaz de generar sueños de futuro. El laberinto individual no es muy diferente al laberinto de la ciudad. En Salamanca, como en cualquier otra parte, es posible amar y  soñar, mientras el silencio es la palabra de la luz  que se nos revela como palabra y sueño.

La fascinación por la Ciudad nace de la emoción y la vida nace de los personajes que en ella habitan al igual que el arte nace delos sueños de los artistas. Personas que han dado a Salamanca su carácter universal como Ciudad de  la Cultura

Hoy que  el otoño llena los cielos de gris, te recordamos “maestro”, salmantino universal y amante de la ciudad que es nuestra porque tú la hiciste más habitable y humanizada con tu arte.