Viernes, 16 de noviembre de 2018

Albert Rivera: "El nacionalismo es una ideología obsoleta"

El presidente de Ciudadanos y miembro del Parlamento catalán, Albert Rivera, ha expuesto en Salamanca su defensa de la democracia y la libertad como pilar del actual marco constitucional. Ha sido en la Facultad de Derecho, en un debate sobre el nacionalismo, organizado por alumnos de este centro. Para el político, "el nacionalismo no es la causa de la crisis del país sino que se aprovecha y crece cuando la nación entra en crisis".

Novedad, frescura y claridad. Esta es la imagen que quiere transmitir Rivera y la que parece empieza a calar entre el electorado. Una persona joven, preparada, sin lastres en su trayectoria y a la que se le entiende todo. No hay entretelas en su discurso, guste o no. Convencido de la necesidad de hacer política, "ya que si no la haces tú, la hacen otros por ti", ha calificado. Le gusta jugar al ataque desde el minuto uno: "El nacionalismo es una idea obsoleta y va contra los signos de los tiempos".Continuamente ha recurrido a tres pilares para apoyar su posición: defensa de las libertades, imperio de la ley y Estado de derecho. "Siempre que se enfatiza el aspecto identitario, lo acaba pagando la sociedad", comenta. Y apunta afilando el lápiz que "no debemos hablar menos de secesionismo y más de por qué triunfa en algunos sitios".

Apuesta por el individuo y los cambios necesarios

"El nacionalismo será residual si los Estados funcionan", ha clamado. Pero Rivera no se ha mostrado partidario de dejar las cosas como están, pues "algunos piensan que es mejor no tocar nada y dejar que se pudra la situación". Así, ha mantenido que a España la van a transformar los que quieran cambiarla, pero para ello hace falta moverse. "Igual hay que pasarse una legislatura arreglando rotos y recomponiendo una democracia y un Estado de bienestar que pensábamos que ya teníamos para siempre", ha planteado.Invocando los valores de la Revolución Francesa y la Ilustración, se ha quejado de la insolidaridad y el populismo de los planteamientos separatistas. "Llamando las cosas por su nombre se sacan votos", ha revelado antes de pedir un acuerdo con el resto de partidos no nacionalistas. "Medidas y momentos excecpcionales piden mayorías excepcionales", ha avisado."No puede haber consulta convocada por el Gobierno, ratificada por las Cortes y firmada por el Rey y no la necesitamos", explica animando a los nacionalistas y a Mas a que mantengan la postura dentro del orden establecido y el marco constitucional. "Fracturar la sociedad lleva a un debate absurdo", expone. Para Rivera, "la gente de este país está por encima de lo que ofrece el Estado, pero eso se ha de reequilibrar porque España vale mucho la pena y nos duele no verla bien".