Lunes, 26 de agosto de 2019

El Teatro Cine Bretón, cenizas de otros tiempos

Cerró sus puertas en 2003, después de un breve renacimiento en los actos programados en el año 2002, y su derribo llegó en 2012

Otro de nuestros famosos cines desaparecidos fue el Bretón, que era uno de los teatros donde, además de sus representaciones, se proyectaban películas, y siempre eran estrenos.

Con un patio de butacas, amplio y cómodo, estaba circundado por un palco que desde un lado a otro del escenario recorría toda la sala, dividido en compartimentos para la asistencia a las funciones de teatro, que normalmente eran durante la temporada de las fiestas de septiembre.

Por encima, y con el mismo formato, había dos plantas de anfiteatro, el último que llegaba cerca del techo era el llamado "gallinero", lugar preferido por los estudiantes con pocos medios, las entradas eran muy baratas y poco importaba que las sillas fueran de madera y no demasiado cómodas, pues lo más importante era poder asistir a la proyección.

Fue el edificio más antiguo para representaciones teatrales; desde el año 1596, existía una corral de comedias y luego un teatro llamado hospital cuyos ingresos financiaba al Hospital de la Santísima Trinidad. En 1878 pasó a manos privadas tomando el nombre de Tomas Bretón. Cerró sus puertas en 2003, después de un breve renacimiento como teatro en los actos programados en el año 2002 y su derribo tuvo lugar en el 2012.

FOTOGRAFÍAS

  • PRIMERA. Interior del teatro, con el estreno de "La fiesta sigue" 1949.
  • SEGUNDA. Teatro del Hospital en obras, que luego pasaría a llamarse Teatro Bretón.