Lunes, 11 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Pendones y estandartes ponen ya colorido a las calles para la escenificación de ‘El Feudal de Hinojosa’

HINOJOSA DE DUERO | Representarán la revuelta popular acaecida en el mes de febrero del año 1441, además del nombramiento de un caballero templario y mercado medieval (VÍDEO)

La Historia de la leyenda

Entregada por Fernando II en 1191 al obispo Martín, Hinojosa de Duero fue señoreada por la Diócesis de Ciudad Rodrigo hasta 1575 (reinado de Felipe II), momento en que la Corona vendió la jurisdicción, señorío y vasallaje al propio concejo de la villa, así como San Leonardo, anejo hoy en ruinas y que nunca tuvo relevancia especial.

Durante el último tercio del periodo de este señorío  tuvo lugar en esta villa uno de los más importantes acontecimientos que han vivido sus habitantes a lo largo de los siglos, un hecho que ha dejado en la cultura tradicional uno de los más bellos pasajes del significado de su historia.

El baile de la bandera es el vestigio que ha llegado hasta nuestros días de aquellos sucesos, pues en él se escenifica la revuelta popular acaecida en el mes de febrero del año 1441 contra el Alcaide de la fortaleza, subordinado del obispo de Ciudad Rodrigo y cuya toma fue capitaneada por Fernando Nieto 'el mozo' y el tío de este, Fernando Nieto ‘el viejo’, en respuesta a la afrenta que habían recibido por parte del prelado al serles incautadas  sus propiedades de Villavieja de Yeltes y Bañobárez, un levantamiento al que se sumaron los vecinos de Hinojosa por el hartazgo ante el abuso de poder infringido sobre el pueblo.

Hechos similares a este, y con los mismos personajes como protagonistas, se sucedieron días antes en las localidades de Lumbrales y San Felices de los Gallegos, lugar este último donde los sublevados mantuvieron su cuartel general acumulando en su castillo el botín sustraído a la Diócesis civatitense, aunque pasado un tiempo el castillo de Hinojosa volvería de nuevo a manos del obispo, hasta el referido año de 1575.

En cualquier caso, este levantamiento protagonizado por  los vecinos de Hinojosa marcó un hito en la lucha contra el poder señorial, de ahí que en la actualidad el baile de la bandera sea considerado como la victoria del pueblo contra los abusos eclesiásticos y feudales de la época, entre ellos el derecho de pernada que entonces le asistía al Alcaide de la fortaleza.

Y ahí es hacia donde se encamina la iniciativa de los vecinos de Hinojosa de Duero que protagonizarán el próximo sábado, una idea que ha abanderado José Vicente Ledesma, estrechamente ligado a este pueblo, y con la que pretende valorizar la singular historia de esta villa, casi siempre en medio de litigios y lides porque nunca permitió ofensa alguna a sus intereses.

Y así lo refleja el obispo de Ciudad Rodrigo en un informe remitido al rey Felipe II en el año 1572 y en el que le indica la precaria situación de la fortaleza, en hombres y armas,  ante la constante amenaza que el reino de Portugal infringe en la frontera y cuya protección estaba al cargo de los vecinos de Hinojosa, entonces descuidados de ese encargo como consecuencia de sus diferencias con el Obispado a raíz de los acontecimientos ocurridos 131 años antes: “(…) como es gente de Raya, son indómitos, amigos de pleitos, traxineros, no se precisan de cavallería ny de tener cavallos ny saben que cosa es” (Archivo General de Simancas. Diversos de Castilla. Leg. 21. 1).

Los vecinos de Hinojosa de Duero tienen todo a punto para escenificar este fin de semana una cuarta edición de la leyenda del Feudal, revuelta popular acaecida un día de febrero del año 1441 contra el Alcaide de la fortaleza, y que con el paso de los siglos la tradición oral convirtió la historia en toda una leyenda.

Hinojosa de Duero aparecerá mañana viernes, 31 de julio, engalanada con pendones y estandartes en sus balcones para ambientar esta recreación que organiza el Ayuntamiento de la localidad, que desde sus inicios ha contado con la colaboración de José Vicente Ledesma. Este apasionado de la Historia y de las artes escénicas, ha sido capaz adaptar a la ficción aquellos hechos históricos que trascendieron a través de la memoria de los hinojoseros. Y a todo ello se suma la colaboración y participación de los vecinos y aficionados a la época del Medievo, que con sus vestimentas y caracterizaciones logran una excelente puesta escena que traslada a cualquier visitante seis siglos atrás en la historia de esta villa.

La representación de esta edición del Feudal de Hinojosa comenzará a las once de la noche de mañana viernes, y lo hará con la investidura de un caballero templario en el incomparable marco románico de la ermita del Cristo de la Misericordia.

Tras este bello episodio, en el que los caballeros vestirán guerreras blancas con la cruz templaria,  los actos continuarán a partir del mediodía del sábado con un alarde de caballeros  y la inauguración de un mercado medieval,  a lo que se sumarán juegos medievales infantiles. A partir de las siete de la tarde se celebrarán bailes medievales y comenzará la recreación de la leyenda del Feudal de Hinojosa, que concluirá con el baile de la bandera. Los actos finalizarán con  un concierto musical.

Escenificación de la leyenda

La escenificación de aquel día de febrero de 1441 comenzará con la presentación del feudal a la nobleza de su hija de 12 años, casadera y que pretende promocionar entre los caballeros del lugar en medio de una celebración con justas y torneos en honor a la joven dama.

Por otro lado, los vecinos de Hinojosa también están de celebración. Acuden a la boda de dos jóvenes y cuya animación llama la atención de algunos caballeros que pretenden ejercer su autoridad entre el pueblo llano. A partir de ese momento se desencadena el enfrentamiento entre vecinos y nobles, que acaba con la intervención del feudal imponiendo su autoridad y solicitando el derecho de pernada sobre la joven novia.

Ante tamaña ofensa, los vecinos solicitan ayuda al Regidor y este a su vez al Alcalde, al que le relatan los hechos y las exigencias del feudal, por lo que ambos deciden encabezar la revuelta que tendrá como resultado la victoria del pueblo.  Con la bandera del castillo en su poder, los vecinos celebran el triunfo con la interpretación del tradicional baile de la bandera.

__________________________________________

El simbolismo del baile de la bandera

[Img #371031]

 

Con el paso de los siglos, la trasmisión oral de aquellos acontecimientos ha dado paso a una legendaria historia con la que se ha identificado este pueblo hasta nuestros días, unos hechos que –como apuntábamos al principio– se encuentran representados en el tradicional baile de la bandera.

En esta danza, el personaje principal, el abanderado, simboliza la figura del pueblo de Hinojosa, que finalmente vence al feudal y provoca su huida del castillo, figura esta representada por un segundo personaje identificado con tocado de sombrero y empuñando una albarda (pica) en señal de su poder militar. Otro de los rasgos que define a este personaje, y los hechos que se atribuyen a aquel momento histórico, lo reflejan sus pantalones, pues el alabardero (feudal) aparece en esta danza con una de las piernas del pantalón remangada hasta la rodilla. Este signo simboliza la sorpresa que el ataque produjo al señor del castillo, pues la premura de la situación que vivía durante su descanso en la alcoba le impidió colocarse adecuadamente las calzas para salir por piernas y solicitar auxilio al Prelado, como así aconteció.

Algunos de aquellos hechos históricos hoy aparecen en forma de leyenda y convertidos, en muchos casos, en un excelente guión novelístico. Precisamente, en esos terrenos, entre la historia y la ficción, es donde se desenvuelve esta escenificación de lo acontecido en Hinojosa hace casi seis siglos, un suceso que ahora volverán a protagonizar  de forma simbólica los vecinos de esta villa.

[Img #371030]