Sábado, 23 de junio de 2018
Las Arribes al día

El Congreso pide por unanimidad al Gobierno que paralice la mina de uranio de Retortillo

El acuerdo ha sido adoptado por unanimidad de acuerdo al informe presentado por el Consejo de Seguridad Nuclear

El acuerdo ha sido adoptado por todos los grupos sobre la base de un informe del CSN

El Congreso de los diputados, a instancias de la Comisión de Energía, ha instado por unanimidad este miércoles al Gobierno a paralizar el proyecto que la empresa Berkeley promueve en la provincia de Salamanca para la construcción de una mina de uranio en la localidad de Retortillo.

La Cámara Baja ha aprobado por unanimidad un informe relativo a las actividades del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que incluye numerosas resoluciones en materia de energía nuclear y, entre ellas, varias relacionadas con el futuro de esta instalación minera, según recogen varios medios informativos.

En este sentido, el informe que ha aprobado la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital pide al Ejecutivo que facilite toda la información del proyecto al Gobierno de Portugal como parte interesada, ante la afectación que le supondría la puesta en marcha de esta instalación.

Solicita también al Ejecutivo que se garantice el mantenimiento de los indicadores ambientales y sanitarios de la zona y ha pedido al Consejo de Seguridad Nuclear que envíe, antes de que acabe el mes de julio, un informe detallado del estado actual de la evaluación de la solicitud de la autorización de construcción de la mina.

El coportavoz de EQUO y miembro de la Ponencia nuclear ha afirmado que “hoy el Congreso ha pedido la paralización del proyecto de la mina de uranio de Berkeley en Retortillo (Salamanca). Esto es una muestra decisiva del rechazo político que genera esta instalación. Por eso esperamos que esa decisión sea tenida en cuenta y finalmente se paralice este proyecto tan destructivo”. 

El proyecto ‘Salamanca’ que la empresa Barkeley puso en marcha para la extracción de uranio en Retortillo preveía una inversión global de 250 millones de euros, la creación de 450 puestos de trabajo directos y 2.000 indirectos y comenzar la producción en 2019.

Esta decisión coincide con la salida a la Bolsa londinense la semana pasada de la compañía minera y la anunciada salida a la Bolsa española en los próximos días.