Lunes, 18 de junio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El leonés se reivindica a través de poemas, relatos y piezas musicales

CIUDAD RODRIGO | Se recorrieron Sajambre, El Rebollar, Las Hurdes, la Sierra de Béjar, la Sierra de Francia, Las Arribes, La Cabrera y Lacina

El Palacio de Los Águila fue escenario en la tarde del sábado del acto Leonés. Asomándonos a la lengua de nuestros abuelos que había promovido el Colectivo Ciudadanos del Reino de León con el objetivo de reivindicar la riqueza lingüística de la Región Leonesa y de Extremadura. Para ello se emplearon poesías, relatos y piezas de música en leonés.

El acto comenzó con un repaso por la evolución histórica del leonés a cargo de Luis García Sánchez y José Benito Mateos, continuando con un esbozo a cargo de Carlos Javier Salgado de los restos de esta lengua en la toponimia salmantina. Lo siguiente fue la proyección de un vídeo donde aparecía la inolvidable Tía Gora de Peñaparda hablando en leonés.

Como parte central del acto, se hizo un análisis de las distintas modalidades del leonés, comenzando por el leonés oriental, leyéndose relatos y poemas de las comarcas de Sajambre y El Rebollar (a cargo de José Benito Mateos), y de Las Hurdes (a cargo de David Panchuelo). Además se dio lectura a un texto repleto de leonesismos perteneciente al diario Avante de 1913. En este bloque también se incluyó la actuación musical de José Benito Mateos interpretando La rondaora con el panderu cuadráu.

Para continuar el acto, Luis García analizó el habla de la Sierra de Béjar; David Panchuelo hizo lo propio con el habla de la Sierra de Francia; y Carlos Javier Salgado con el leonés de Las Arribes. Este ponente dio a conocer una leyenda de Guadramiro en habla arribeña y El Toru de Aldeadávila, tras lo cual sonaron la gaita charra y el tamboril de Albert Calderón, que interpretó El burru de Villarinu.

David Panchuelo analizó los dialectos de las comarcas de La Cabrera y Lacina (leyendo textos en esas variedades, y emitiendo una actuación musical con pandero cuadrado en ‘patsuezu’), concluyendo el acto con la lectura del poema Raigaños y ancinas de la mano de María Pérez.