Sábado, 17 de febrero de 2018
Ciudad Rodrigo al día

La mirobrigense Andrea Alfageme se encamina al medio siglo como misionera en Bolivia

CIUDAD RODRIGO | De 79 años de edad, Andrea Alfageme lleva ya 46 años en Bolivia, a donde regresará el 12 de noviembre

Estos días está en Ciudad Rodrigo Andrea Alfageme Benito, una mirobrigense de 79 años de edad que lleva la friolera de 46 años como misionera en Bolivia. Para dar a conocer su historia, en la tarde del martes Andrea Alfageme mantuvo un encuentro en la Parroquia de El Salvador con voluntarios de la Delegación de Misiones -con su responsable José María Rodríguez-Veleiro al frente-, y con los medios de comunicación.

Para empezar, hay que explicar que su estancia actual en Miróbriga se enmarca en el viaje que suele hacer cada 3 años a España. En esta ocasión, ese viaje lo realizó acompañada de otra misionera española, una asturiana de 96 años de edad que también ha acudido a ver a su familia. En principio, iban a volver juntas, pero la misionera asturiana decidió marcharse más pronto ya que la estancia de Andrea Alfageme se ha prolongado de forma obligada por una operación de rodilla.

En todo caso, ya tiene fecha de regreso, el 12 de noviembre, para continuar con su trabajo en Bolivia, de cuya llegada se cumplieron el lunes exactamente 46 años. Según explicó la propia misionera en la tarde del martes, la vocación le surgió con 21 años, optando por entrar en la congregación de las Dominicas del Rosario.

Tras pasar por Pamplona, Andrea Alfageme fue a Madrid, donde –tras realizar los votos perpetuos- la mandaron a Bolivia, estando destinada inicialmente en una colonia de hijos de mineros, donde actuaba como enfermera. Posteriormente, y tras cerrarse esa colonia, fue reubicada, habiendo estado la mayor parte de su estancia en Bolivia en el municipio de El Alto de La Paz (que posteriormente fue dividido en El Alto y La Paz), realizando tareas educativas con niños pequeños.

En torno al país en el que ha pasado más de la mitad de su vida, Andrea Alfageme explica que “Bolivia tiene mucha pobreza”, pero “no es pobre”, resaltando que tiene una riqueza minera grande, incluido oro (“pero no se queda, se lo llevan”) y litio. Según añade “el país ha mejorado, porque los países progresan”, proliferando también el uso de los móviles e Internet. Eso sí, también tienen carencias, por ejemplo en materia hospitalaria, generalizando que “lo particular está bien atendido, lo estatal no”.

Respecto a Ciudad Rodrigo, Andrea Alfageme nota que “cada vez tiene menos gente, está más despoblado, con falta de industrias”. En torno a la ciudad en sí indica que “morriña no tengo, pero sí me gusta venir”, resaltando que está “enamorada de mi pueblo”. Por último, en materia religiosa, explica que “allí hay más practicantes” y más juventud, “aquí hay menos, y mucha gente mayor”. Como causa de esto, cree que los jóvenes tienen un “bombardeo de ofertas fáciles” de entretenimiento.