Sábado, 17 de febrero de 2018

Se apaga el silencio, llega la luz

Con la complicada subida de Nuestra Señora del Silencio a la Parroquia de Jesús Obrero terminan los días de luto de la Semana Santa y llega la resurrección.

Complicada subida por las escaleras de la Parroquia de Jesús Obrero (Foto de Álex López)

La Hermandad del Silencio regresa a su barrio, retorna a la sencillez y humildad de las calles de Pizarrales tras su viaje al centro de Salamanca. Allí, ya en plena noche del Sábado Santo, sus vecinos vuelven a llenar la carretera de Ledesma de la misma manera que más de cinco horas antes, pero esta vez los aplausos son el himno de la despedida. Subieron por las empinadas escaleras la Palabra, el Cristo de la Vela y Nuestra Señora del Silencio. Regresa y termina su deambular el Silencio. Llega la luz.

 

Fotos: Álex López