Jueves, 14 de diciembre de 2017

El amanecer lleva por nombre Esperanza

Cuando las luces de las calles de Salamanca daban sus últimos destellos, Nuestra Señora de La Esperanza coronaba Palominos para recibir el cariño de los suyos

La Esperanza bajo una lluvia de pétalos (Foto de Álex López)

Allí donde las luces tocaban a su fin y la noche se hacía más noche, allí donde quedaron la oscuridad y el frío, apareció el amanecer y llevaba por nombre Esperanza. Y la Esperanza trajo calor, y la Esperanza puso luz en la penumbra, y la Esperanza se fue a seguir repartiendo su cariño, bajo una lluvia de pétalos y lágrimas llenas de fervor.

Ver más imágenes: