Jueves, 14 de diciembre de 2017

Las primeras pisadas del esparto

Así fue el traslado del Cristo Yacente de la Misericordia y el Cristo de la Agonía Redentora
 

Un ensayo con su banda y con su gente. Así fue el traslado del Cristo Yacente de la Misericordia y el Cristo de la Agonía Redentora. Bajo los sones de su agrupación musical, los dos pasos de la Real Cofradía enfilaron la ribera del Tormes para poner rumbo a la Catedral, portados a hombros por los hermanos y hermanas de carga, calzados con las características zapatillas de la hermandad. Así, el esparto comenzó a pisar la piedra charra, al compás de sus propios sones, ante la atenta mirada de los curiosos que se agolpaban al paso de la comitiva.

Fotos: Alejandro López