Miércoles, 24 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Actitud y compromiso
X

Actitud y compromiso

Actualizado 04/07/2024 07:53
Fermín González

"La falta de logros en nuestros proyectos de vida no es la falta de oportunidad, es la falta de actitud, de compromiso y de la determinación de querer hacer para tener vida" (Juan Alberto España)

¡Sí dedicáramos tiempo y energía al círculo de influencia de nuestra vida, siendo proactivos en temas que podemos cambiar, éste sería cada vez mayor, se reduciría el círculo de preocupación y seriamos más felices y eficaces! Centrarnos en lo que podemos hacer es la única posibilidad que tenemos para actuar sobre el entorno. Cada uno de nosotros es un centro de energía a partir del cual puede ayudar a cambiar muchas cosas. No podemos evitar la incertidumbre que nos rodea, pero sí amortiguar la que influye en los demás y disminuir la que producimos nosotros. Cuando cambiamos, cambia también nuestro entorno y se genera aire puro, incluso, en medio de la más dura contaminación.

Con nuestros roles como ciudadanos y consumidores generamos derechos y también obligaciones. A veces perdemos de vista el hecho de que podemos influir en la sociedad: Con nuestro voto a un partido u otro; a través de las marcas y en las tiendas en las que compramos; en las series de películas que vemos; en la prensa, libros y revistas que leemos etc. Tenemos a nuestro alcance muchos medios en la que manifestarnos: la cultura, la formación, internet, la facilidad para viajar etc.

Todo esto se refiere a nuestra responsabilidad, a los derechos y deberes que tenemos como ciudadanos globales. La participación activa en asuntos públicos exige estar al día, buscar información rigurosa, reflexionar y tener criterio para opinar y actuar. También es parte de esta responsabilidad acudir a las urnas cuando se nos convoca, utilizar los instrumentos constitucionales para denunciar malas prácticas, y tomar decisiones responsables y justas en materia de consumo.

No se agota el rol político en el hecho de ir a votar cuando se requiera. Incluye participar, formarse criterio propio y opinar sobre los asuntos públicos de nuestra sociedad y del mundo. Lo mismo ocurre en el plano económico. Como productores y consumidores de bienes y servicios, tenemos una responsabilidad respecto a qué consumir y a ser económicamente productivos, también en el plano social tenemos influencia en nuestro entorno, contribuimos a humanizar o deshumanizar nuestra sociedad.

Sí olvidamos la dimensión social, nuestra visión quedará incompleta y acabaremos encerrados en un microcosmos. El desarrollo de nuestra personalidad debe tener impacto en la familia, en la empresa y por supuesto en la sociedad.

El ser humano, (aunque muchas veces no lo parezca) además de social y gregario, es también un ser histórico. Esto hace que la misión social se deba contemplar en el tiempo: somos receptores de una herencia que hemos de enriquecer y transmitir a futuras generaciones. Nuestra responsabilidad social no se agota en una acción esporádica, sino que incluye la creación y el fomento de las relaciones estables y duraderas, la dedicación a la familia y las buenas relaciones de comunidad. Para lograrlo, es imprescindible priorizar y seleccionar aquellos ámbitos en los que, por las circunstancias, nuestra aportación puede resultar especialmente valiosa. Así conseguiremos ser células sanas y activas en la mejora de nuestra sociedad.

Nos quejamos cotidianamente de lo mal que está todo, pero no nos interesan los asuntos públicos: no votamos, no participamos, en la vida de la comunidad… Eso sí, estamos a atentos a ejercitar la crítica más despiadada, a sacar cualquier subvención, ventaja o descuento que nos pueda beneficiar. Otra vinculación más intrínseca, se establece cuando principalmente buscamos pasarlo bien, o cuando participamos para sentirnos mejor: Por ejemplo, cuando realizamos determinada acción social. Hacemos voluntariado con el único fin de sentirnos mejor y aceptar el compromiso que se requiere. Cierto es que no son pocas las movilizaciones vecinales, las asociaciones, agrupaciones y voluntariados, con un estímulo social, y solidario donde el compromiso y la actitud sin mercantilismo, va tomando cuerpo. Pero en mi opinión, ¡¡hay que poner un poquito más… hombre… un poquito más…!

Fermín González, salamancartvaldia.es, blog taurinerías

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.