Martes, 23 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El cielo de Salamanca ‘se tiñe’ de rosa: lugares donde ver la famosa Luna de Fresa
X
DURANTE LA MADRUGADA DEL SÁBADO

El cielo de Salamanca ‘se tiñe’ de rosa: lugares donde ver la famosa Luna de Fresa

Actualizado 21/06/2024 07:53
Redacción

La noche del viernes al sábado se podrá ver en algunos lugares este fenómeno atmosférico que refleja la llegada del verano

Un nuevo fenómeno meteorológico se dejará ver en el cielo de Salamanca (y del resto del mundo) durante la madrugada de este sábado, 22 de junio. Se trata de la Luna de Fresa, la primera luna llena del mes que iluminará el cielo de rosa dando lugar a un espectáculo.

Un acontecimiento clave para los aficionados de la astronomía están de enhorabuena, pues en las zonas con menor contaminación lumínica se verá en su máximo esplendor. ¿Cuándo? Pues este sábado, 22 de junio, en torno a las tres de la madrugada.

Una de las mejores noticias es que se puede ver y observar a simple vista, sin la necesidad de utilizar gafas u otros instrumentos. Pero se recomienda el uso de prismáticos o telescopios para tener una mejor experiencia.

Eso sí, además de ser en lugares con poca o ninguna contaminación lumínica, el cielo deberá estar despejado, sin nubes y con unas condiciones meteorológicas y atmosféricas que lo favorezcan.

Mejores lugares para verla

En Salamanca hay varios lugares donde poder disfrutar, si el tiempo y las nubes lo permiten de este hermoso fenómeno.

  • La provincia. Cualquier pueblo, en especial los más pequeños, tienen muy poca o ninguna contaminación lumínica. Esto ayuda a que desde la provincia pueda verse mejor que en la propia capital.
  • En Salamanca podemos elegir cualquiera de los alrededores de la ciudad.
  • Pantanos o embalses. Oscuridad absoluta donde poder apreciar este fenómeno.

Pero, ¿por qué recibe este término?

Se sabe que esta primera luna llena del verano era la que a los pobladores nativos de América a identificar el momento ideal para la recolecta de la fresa silvestre, por ejemplo, a los pueblos algonquino, lakota y ojibwe.

Lo llamativo es que esta luna no tiene por sí misma un color distinto al habitual. No obstante, su posición relativamente baja en el cielo, asociada a la temporada de verano, puede hacer que tenga un reflejo rojizo. Esto se debe principalmente a la luz que se dispersa en las altitudes más bajas de la atmósfera terrestre.