Martes, 23 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Niños Palestinos: morir antes de empezar a vivir
X

Niños Palestinos: morir antes de empezar a vivir

Actualizado 20/06/2024 07:50
Fermín González

"El gran Cartago lideró tres guerras: después de la primera seguia teniendo poder; después de la segunda seguia siendo habitable; después de la tercera ya no se encuentra en el mapa" (Albert Camus)

No hay nada, absolutamente nada, que justifique el asesinato de niños.” Esta reflexión apuesta es la misma que hemos hecho muchos durante estos meses, y que, lamentablemente, seguiremos haciendo en los próximos, puesto que no tiene pinta que el gobierno de Israel vaya a detener a corto plazo la destrucción del territorio palestino, sino más bien todo lo contrario. Cualquier discusión sobre el conflicto en Oriente Medio: nada, absolutamente nada, justifica el asesinato de niños, sean de donde sean, y sean sus padres quienes sean. Ni aun en el caso de que todos los niños muertos por las bombas israelíes fueran hijos de terroristas despiadados (que no es el caso) su asesinato sería admisible. Creo que toda persona decente admitirá este planteamiento básico.

No voy a hablar sobre las razones que explican el conflicto enquistado entre Israel y Palestina. No tengo los conocimientos históricos ni sociológicos para ello.

No rechazo el derecho de Israel a defenderse. Entiendo que no debe ser muy cómodo vivir bajo la amenaza constante de los cohetes que lanza Hamás desde Gaza. Lo que pasa es que las sofisticadísimas defensas israelíes acaban neutralizando la práctica totalidad de los proyectiles, sin embargo, el nuevo desencadenante de esta guerra fratricida ha sido impulsada por Hamas, que ha asesinado y secuestrado a cientos de judíos.

Ahora bien, si cambiamos de escenario el panorama es el radicalmente opuesto. En Gaza las bombas israelíes lo destruyen todo sin piedad, incluyendo a niños inocentes. La operación militar se justifica, según el gobierno hebreo, en el secuestro y asesinato por parte de Hamás (organización considerada terrorista que, sin embargo, gobierna en Palestina junto a Al-Fatah, partido del presidente Mahmud Abbas), de -cómo digo- que Hamas entro en las confiadas defensas judías arrasando, matando y violando a familias enteras… la facción terrorista de Hamás, no oculta su objetivo fundacional de destruir el estado de Israel.

La verdad es que visto desde la distancia tiene pinta de que el asesinato de judíos, y la captura de rehenes, ha venido de perlas al gobierno de Benjamín Netanyahu para lanzar; ahora si de forma definitiva, una de sus recurrentes operaciones de aniquilación. Nada importa a los radicales hebreos que mueran niños. Reivindican su derecho a la defensa y responsabilizan de las víctimas civiles (la gran mayoría de las totales) a Hamás, que según ellos utilizan a mujeres y niños como escudos humanos. Reitero la idea inicial: no hay nada, absolutamente nada, que justifique el asesinato de niños.

Los reportajes de la televisión y medios de comunicación de Israel no paran de proyectar que: “Gaza envía desinformación al mundo entero; quieren aparecer como mártires, como pobre e inocente gente que vive bajo la injustificable opresión del demonio Israel. “Pero la verdad es que ellos, Hamás, tienen a su gente bajo opresión. Ellos, Hamás, usan a su propio pueblo, civiles, como escudos humanos. Ellos, Hamás, son cobardes, un puñado de cobardes llenos de odio” … Mientras Israel defiende a su propio pueblo.

Por otro lado, el pueblo palestino, trata de resistir con su razón y su historia…Nuestra historia es muy sangrienta y hemos cometido muchos errores, incluso mucha gente inocente murió por la mano de Israel, pero es hora de poner fin a este eterno conflicto, de empezar a escribir una nueva historia. Tenemos un país aquí, mucha gente inocente, civiles, y no nos vamos a marchar. Así que, vamos, todos los que estáis a favor de Palestina. Os pido que penséis dos veces y que no caigáis bajo el lavado de cerebro de la televisión.

“Es tiempo para la paz, un nuevo comienzo para Israel y Palestina”.

A mí me parece que en este conflicto existe un desequilibrio de fuerzas tan bestial que lo que está haciendo Israel en Gaza no se puede considerar de ningún modo “derecho a la defensa”. Gaza es lo más parecido a una gigantesca cárcel a cielo abierto. Sus habitantes carecen de derechos. Tratan de sobrevivir y poco más. Cuando el gobierno israelí decida que el castigo es suficiente tendrán que volver a tratar de reconstruir sus casas, como puedan, sin ayuda oficial, sin posibilidad de reclamar la reparación de los daños ni, desde luego, sin posibilidad alguna de reclamar justicia por los hijos, padres, hermanos, amigos aniquilados.

No me parece que esa realidad forme parte de un lavado de cerebro mediático. Yo no digo que los civiles israelíes tengan que aplaudir a Hamás, desde luego que no. Entiendo su inquietud y su miedo, y comprendo su deseo de que organizaciones como Hamás desaparezcan. Pero tengo la impresión de que son muy poco críticos con las operaciones militares de su gobierno. Me resulta incomprensible que puedan defender el asesinato de niños, por mucho que quieran engañarse a sí mismos, limpiarse la conciencia, etiquetándolos como escudos humanos. También me gustaría creer que, la inmensa mayoría de la población israelí desea la paz, un nuevo tiempo de paz en el que israelíes y palestinos convivan en libertad y en igualdad de derechos. Todos podemos comenzar a exigirlo, y a no volver la cara ante esta guerra despiadada, llena de odio, y muerte… no olvidemos la cara de aquellos niños… la nuestra caerá de vergüenza.

Fermín González, salamancartvaldia.es, blog taurinerias

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.