Martes, 23 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Turismo en Castilla y León: la belleza está en el interior
X
PROMOCIÓN TURÍSTICA

Turismo en Castilla y León: la belleza está en el interior

Actualizado 21/06/2024 09:43
Redacción

La comunidad se erige como una de las regiones con mayor índice de biodiversidad de la Unión Europea

Este verano rompe y elige diferente, y la mejor opción es apostar por Castilla y León: monumentos de gran interés, yacimientos arqueológicos, ciudades patrimonio de la humanidad, rutas por los conjuntos históricos y artísticos o sus más de 40 espacios naturales te están esperando.

Una región donde la naturaleza se con­vierte en prota­gonista, donde la historia y el paisaje se entrelazan para narrarnos un relato inolvidable.

Castilla y León cautiva al visitante con sus paisajes inolvidables y su riqueza medioambiental. En esta tierra de contrastes, des­de las altas cumbres de sus cordilleras hasta los humedales serenos y los ríos sinuosos, cada rincón ofrece un santuario para una increíble variedad de vida silvestre y ecosiste­mas únicos.

La comunidad se erige como una de las regiones con mayor índice de bio­diversidad de la Unión Eu­ropea: su gran variedad de ecosistemas permite la vida a un importante nú­mero de especies anima­les y vegetales.

No en vano, la región des­taca en el conjunto de Europa Occidental como la mayor unidad natural, con valores únicos de tipo paisajístico, cultural, his­tórico, etnográfico y por supuesto medioambien­tal.

Y eso es, al tiempo, un reto y una oportunidad para las comunidades que ha­bitan esos espacios, des­de el punto de vista de la conservación, la gestión y el turismo sostenible.

Una conservación que se articula a través de las diversas figuras de reco­nocimiento y protección existentes en el territorio a nivel regional, nacional, europeo y mundial: la Red de Áreas Naturales Prote­gidas.

Espacio protegido

Para garantizar la conservación de este inmenso patrimonio natural, en el año 1991 se creó la Red de Espacios Naturales de Castilla y León (REN), a la que se han incorporado otras medidas de protección como la Red Natura 2000, creada en el año 1992 por la Comisión Europea para establecer qué áreas precisan estrategias de conservación de la biodiversidad, a través de regulaciones específicas según sus características: las Zonas Especiales de Conservación (ZEC), y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). En Castilla y León comprende una extensión de más de 2,4 millones de hectáreas, lo que supone hasta el 2,37 % de toda la Red Natura 2000 de Europa.

Una protección que com­prende riberas, lagunas, cordilleras o bosques, que se suma a otras iniciati­vas de protección paisa­jística y medioambiental como los geoparques de la UNESCO, los parques naturales y nacionales, el Proyecto LIFE y un exten­so etcétera. Ambas figuras de protección, junto con la Red de Zonas Naturales de Interés Especial, confor­man la Red de Áreas Natu­rales Protegidas (RANP), integrada en la Ley 4/2015, del Patrimonio Natural de Castilla y León.

No solo es un paraíso para los amantes de la natu­raleza, sino también un ejemplo de compromiso con la conservación y la sostenibilidad. Con un ex­tenso territorio protegido y una amplia red de sen­deros y áreas de observa­ción de aves, la región se posiciona como un líder en ecoturismo europeo.

El turismo en estas reser­vas y espacios protegidos la constituye no solo una ex­periencia inolvidable para quienes buscan conectar con la naturaleza, sino también una fuente de in­gresos para las comunida­des locales. Tal y como ex­plican desde la Fundación Patrimonio Natural, “el ciudadano demanda cada vez más sostenibilidad y los destinos están hacien­do un gran esfuerzo para que así sea”, una realidad que tiene su reflejo en las cifras.

Castilla y León recibía en 2005 algo más de 1 millón de visitantes a las Casas Parque y espacios prote­gidos, fecha en la que co­menzaron a recabarse da­tos oficiales.

En 2007, el número de vi­sitantes alcanzó su máxi­mo, con 1.751.231. En 2019 los datos se mantenían con 1.521.283 turistas, una cifra que disminuyó a partir de la pandemia para volver después a una tendencia ascenden­te, con 1.214.368 en 2022.

No es de extrañar que los espacios protegi­dos de Castilla y León empiecen a ocupar una posición notoria para el turismo del país, al ser una de las superficies más amplias dentro de la Unión Europea.

Más información, aquí.