Jueves, 20 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
La pobreza infantil
X

La pobreza infantil

Actualizado 11/06/2024 07:55
Marcelino García

La pobreza infantil constituye una vulneración sistemática de los derechos del niño y por ende de los derechos humanos, tanto más grave cuanto que pertenecen a un colectivo muy vulnerable y débil

Alba García López-Navarrete

Defensora de los derechos humanos

Según un informe reciente sobre la infancia, en España uno de cada cuatro menores de edad están en situación de pobreza, cifra superior a la del año anterior, lo que revela que nuestro país se encuentra a la cola de Europa, junto a países como Bulgaria, Rumanía o Italia, con niveles de pobreza infantil alarmantes para Unicef.

Según numerosos informes, los niños que están actualmente más expuestos a la pobreza en España son los hijos de familias migrantes, en torno al 70 % cuando los dos progenitores tienen nacionalidad extranjera. También los niños de la comunidad gitana sufren niveles de pobreza extremadamente altos, como también los niños que viven en hogares con un solo adulto, sobre todo cuando se trata de una mujer. Además, la pobreza infantil en España varía de una comunidad autónoma a otra, siendo las ubicadas en el sur del país la más afectadas, como Andalucía, Murcia o la provincia de Badajoz; en el resto del país es bastante significativa también en Galicia, sobre todo en la provincia de A Coruña, o en Madrid, Barcelona y en las Islas Canarias.

Ponemos especial atención a la situación de los niños en la Cañada Real, un barrio muy pobre ubicado al este de Madrid, en dónde se cumplen dos años desde que la tormenta Filomena dejó sin suministro eléctrico a la zona, afectando a más de 1000 niños, siendo estos los más vulnerables ante el duro frío de inviernos sin poder calentar sus hogares o ante las oleadas de calor sufridas en los veranos. Esta situación constituye una grave violación de los derechos humanos y un peligro para el interés superior del niño, al ser vulnerables que no pueden hacer nada para salir de la situación por ellos mismos, ya que carecen de los medios necesarios. La pobreza priva a los menores de dieciséis años de acceder a agua potable, a una vivienda digna, a servicios básicos como la educación o la salud y además los condena a sufrir malnutrición y hambre.

Esto solo es una pequeña parte de la pobreza que sufren los más pequeños en el mundo, pues las cifras no paran de subir: en 104 países subdesarrollados o en vías de desarrollo 662 millones de niños sufren pobreza multidimensional y en 32 de estos países la mitad del total de los niños viven en pobreza extrema. Entre los países que registran niveles más altos, destaca Burundi en África Oriental, Guinea, Sierra Leona, Burkina faso y Chad entre otros. No es una casualidad que los países más pobres pertenezcan a África, siendo el continente más subdesarrollado del mundo, en dónde actualmente hay numerosos conflictos bélicos que dificultan que crezca la sociedad, y donde históricamente, por sus riquezas materiales, países ricos y grandes empresas coloniales han intervenido en su beneficio, como es el caso de Francia, que actualmente mantiene reservas nacionales en catorce países africanos. Países que también han sufrido por sus propios gobiernos tiranos y grupos criminales organizados, que obligan a niños muy pequeños a luchar en las guerrillas, destrozando su infancia.

Los principales factores que causan la pobreza en estos países tienen que ver con las continuas guerras, tanto civiles como entre países fronterizos, guerras que matan al cabeza de familia que se encargaba de traer los alimentos al hogar, o que destrozan sus casas y se les obliga a vivir en la calle; y a ello se añaden los desastres naturales, como los numerosos incendios, terremotos, inundaciones, huracanes o sequías, situaciones en las que la ayuda humanitaria no es suficiente; la discriminación y los conflictos también se contabilizan como causas, ya que la despreocupación o el rechazo entre países está a la orden del día, ya sea por cuestiones políticas, religiosas o raciales, todo lo cual impide unas relaciones económicas constructivas y beneficiosas para la población..

La pobreza infantil, con su corolario de hambre, malnutrición, falta de acceso a agua potable y la imposibilidad de acceso a una vivienda digna, así como a otros servicios básicos como la salud y la educación provoca una serie de consecuencias muy graves, como el incremento de la mortalidad y las numerosas enfermedades transmisibles que generan, además de que su desarrollo físico y social desciende estrepitosamente a la vez que su nivel de escolarización; todo lo cual les dificulta poder alcanzar una vida adulta diferente a la que tienen, no gozan de oportunidades o cuando existen son muy mediocres y básicas para su realización personal.

Por ello la pobreza infantil constituye una vulneración sistemática de los derechos del niño y por ende de los derechos humanos, tanto más grave cuanto que pertenecen a un colectivo muy vulnerable y débil.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.