Jueves, 23 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
“Estoy seguro de que las pensiones no corren ningún riesgo”, afirma Joaquín Merchán
X
entrevista al presidente del Consejo General de Graduados Sociales de España

“Estoy seguro de que las pensiones no corren ningún riesgo”, afirma Joaquín Merchán

Actualizado 05/04/2024 14:41
César García

Este salmantino, que representa a 17.000 profesionales de nuestro país, pide un nuevo Estatuto de los Trabajadores y defiende la digitalización eficaz de las administraciones

El salmantino Joaquín Merchán es el presidente del Consejo General de Graduados Sociales de España, cargo que ocupa desde septiembre y que mantendrá hasta 2026.

Entre 2003 y 2015 fue el presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Salamanca y ahora se pasa media semana en Madrid, ya que representa los 17.000 profesionales de nuestro país ante las administraciones públicas.

¿Qué papel juegan los graduados sociales en nuestra sociedad?

Nosotros asesoramos a empresas, a trabajadores. Nos movemos principalmente en el mundo empresarial, pero también en el del trabajador y del pensionista y de todos los ciudadanos que tengan algún trámite que hacer con la Seguridad Social o con el campo laboral, con inspección de trabajo. Somos expertos en derecho laboral y de la seguridad social, somos arquitectos de soluciones entre empresarios y trabajadores.

Ya que ha mencionado a los pensionistas, nos consta que ha dado muchas charlas sobre las jubilaciones, ¿percibe desconocimiento o inquietud de la ciudadanía respecto al futuro de las pensiones?

Sí, efectivamente, hay desconocimiento, pero lo que más percibo es inquietud, tanto en los que ya cobran la pensión, como en los futuros pensionistas, unos porque creen que va a caer el sistema y otros porque se preguntan si tendrán derecho a pensión.

Y mi respuesta es tranquilizadora, sobre todo porque el sistema de pensiones tiene 120 años de historia y siempre ha estado en quiebra, las pensiones siempre están en crisis.

Me preocupa mucho que el pensionista, que ya está cobrando su pensión y que necesita tranquilidad, no se le genere esa tranquilidad que tendría que llegar desde el ámbito político.

Hay una institución creada, como es el Pacto de Toledo, que está dando algunos resultados perfectos y que debe ser el órgano para dar tranquilidad a los futuros pensionistas. Yo estoy seguro de que las pensiones van a seguir estando ahí, o sea, no corren ningún riesgo. Otra cosa es el importe que se cobre de pensión, ese es otro tema.

A pesar de la evolución demográfica de nuestro país, donde cada vez hay más gente mayor.

En España se sigue generando trabajo, hay empleo, aunque lo vamos a tener que cubrir con personas que vienen del extranjero, como sucede en otros países de Europa. Y la situación de hoy de la cotización no va a ser la misma dentro de 5 o 6 años, como no es la misma que hace 5 o 6 años. Entonces, hablar de demografía, del ‘baby boom’ o de las personas que se van a incorporar al sistema público de pensiones es un dato constatable, pero también tiene unas variantes en función de la evolución del mercado laboral y la situación de los trabajadores.

Si esa generación de empleo sigue y continúan esos niveles de empleo, van a generar cotización para mantener el sistema público de pensiones. No olvidemos que hace años, incluso, teníamos superávit en él y se ingresaba un dinero en el Fondo de Pensiones, en esa mal llamada hucha de las pensiones, que a mí no me gusta utilizar esa palabra, pero que llegó a tener 67.000 euros. Es verdad que con la crisis ha desaparecido ese fondo, hoy somos deficitarios en unos 17.000 o 18.000 millones al año, pero estoy seguro que esa situación se va a revertir.

¿Qué le hace ser optimista en este aspecto?

Yo siempre soy positivo porque todo el mundo está cobrando sus pensiones, son mucho más dignas que las de hace años y seguimos funcionando. Y cuando el sistema de reparto no llegue, pues están los Presupuestos Generales del Estado, que no quiebra. Por lo tanto, tranquilidad a los pensionistas, a los presentes y a los futuros.

Cambiamos de asunto, ¿qué es lo que sucede entre los graduados sociales y los abogados al respecto de la justicia gratuita? Es un tema que genera cierta tensión entre unos y otros.

Creo que si se estudiara realmente no habría tal tensión. Los graduados sociales tenemos un servicio de orientación gratuita para personas que no pueden pagarse un abogado o un graduado social. Es una asistencia limitada porque no podemos representarlos en un juicio.

Los abogados ya tienen esa representación en el turno de oficio. Y nosotros estamos pidiendo esa justicia gratuita en la justicia social, en la única que podemos representar. Y si vemos el volumen de casos, tampoco es tanto para que los abogados se sientan perjudicados. Además, es un derecho que nos hemos ganado porque representamos a empresarios y trabajadores en la jurisdicción social, en igualdad con los abogados.

Esa es una petición, un anhelo y una reivindicación que venimos haciendo a nivel nacional, en el Ministerio de Justicia, y que más pronto que tarde estoy seguro que vamos a conseguir. No tenemos ningún problema con los abogados, al contrario, es una profesión amiga, con la que estamos en contacto todos los días en nuestros despachos, y desde luego la relación que hay es de amistad, de respeto.

Algunas de sus reivindicaciones tienen que ver con el Ministerio de Trabajo, ¿verdad?

Sí, pedimos que se nos tenga en cuenta en la implementación de medidas, porque cuando se legisla se debería contar con los técnicos en las mesas donde se discuten ciertas cuestiones de las relaciones laborales. Y sobre todo me preocupa el Estatuto de los Trabajadores que tiene más de cuatro décadas y se sigue parcheando a través de sentencias.

¿Es necesario un nuevo Estatuto de los Trabajadores?

Vengo pidiendo y reclamando ese nuevo estatuto de los trabajadores del siglo XXI, que se adapte a las situaciones actuales. Las relaciones laborales han variado, hoy cambiamos tiempo por dinero, las empresas pagan por tiempo a los trabajadores, hay nuevas realidades en las relaciones laborales, si tenemos una legislación más moderna, más adaptada a los tiempos, con la que el empresario y el trabajador sepan sus obligaciones y sus derechos, Ese marco nuevo nos facilitaría la labor a todos los profesionales.

Habla de la modernización administrativa que pasa por una digitalización eficaz como la del Ministerio de Justicia. ¿Cómo afecta al ciudadano normal y corriente?

Toda la administración se está digitalizando y la de Justicia es la que más ha avanzado, es un ejemplo de administración electrónica. Además, Justicia sabe escuchar a los colectivos, a abogados, procuradores y graduados sociales, e ir de la mano con ellos en esa digitalización.

Sin embargo, eso no sucede en la Tesorería de la Seguridad Social y el INSS

La Tesorería de la Seguridad Social y el INSS van muchos pasos por detrás y esto ya se lo he hecho saber. En el siglo XXI, cuando se habla de desconexión digital y de conciliación de la vida familiar y laboral, los graduados sociales recibimos de la TGSS y del INSS requerimientos sábados, domingos y festivos, así como días de diario a las 12 de la noche o a las 4 de la madrugada.

Nos dicen que son correos electrónicos y que llegan a nuestros despachos, pero hoy todos tenemos el correo electrónico en nuestros teléfonos y esto es intolerable para mis compañeros, porque tienen derecho a esa desconexión digital y a la conciliación de la vida familiar y laboral, por la que tanto se está luchando en el Ministerio de Trabajo y de Economía Social.

Y he pedido reunirme con el ministro de Administraciones Públicas, con el de Trabajo y Economía Social y con el de Inclusión e Inmigraciones para abordar ese y otros problemas que tenemos con la administración electrónica.

Hablando de avances tecnológicos, ya es una realidad la inteligencia artificial. ¿Qué papel está jugando en el ámbito profesional?

No tenemos que tener miedo a la inteligencia artificial, a lo que ha sido la digitalización o a la automatización de procesos. Ya hay muchos despachos que recurren a la inteligencia artificial para hacer demandas y para otras cuestiones, creo que ya hay un juez en España que está utilizándola para dar sentencias.

No podemos ponerle puertas al campo aunque si debemos regularla. Y se está haciendo ya en Europa, en Bruselas. Pero camina de forma vertiginosa y va a tener un papel muy importante en los despachos, no solo de los graduados sociales, sino también de abogados, de procuradores, de gestores…

¿Y la inteligencia artificial quitará trabajo a los graduados sociales?

Quitará trabajo a los graduados sociales que no se adapten a las nuevas tecnologías. Pero eso vale para todos los colectivos. La inteligencia artificial no nos va a quitar trabajo. Quitará trabajo aquí no se adapte a la inteligencia artificial, porque está ahí. Otra cosa es cómo se debe regular eso.