Martes, 21 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Vive en MAYÚSCULAS
X

Vive en MAYÚSCULAS

Actualizado 28/03/2024 11:06
Ruben Juy

La luz que se colaba aquella tarde por la vieja alcoba era mágica, espontanea, casi celestial. Carla miraba las fotos que Mamen, su abuela, le enseñaba con mimo y esmero. Era lo más valioso que la octogenaria tenía en su casa y pasaba las páginas del álbum con una delicadeza aplastante, como si al ejercer demasiada presión sobre las hojas éstas pudieran romperse en mil y un pedazos.

La corta edad de Carla, apenas dieciocho años, le dotaba de un cierto grado de inocencia e inexperiencia que, mezclada con su apretada agenda, hacía que la joven viera aquella tarea de búsqueda como algo eterno y soporífero.

—Venga, yaya, que voy a llegar tarde con mis amigas. Si yo sólo quería ver la foto que te he dicho, en la que salís el yayo y tú subidos en lo alto del almendro.

—Las páginas de este álbum tienen más años que tú y yo juntas —dijo Mamen de forma pausada y sin perder en ningún segundo la sonrisa—. Era de mi madre, se lo dieron cuando ella ten…

—Sí, lo sé —le interrumpió su nieta con un suspiro de hartazgo—, cuando ella tenía treinta años y te acababa de tener a ti. Siempre nos cuentas esa historia, ya la sé de memoria.

Mamen, consciente quizá de que algún día ella también tuvo dieciocho años, cerró con cuidado el álbum y lo dejó sobre la mesa con mucho más esfuerzo del que le hubiera gustado.

—Tienes razón, cariño. Ve con tus amigas, que no quiero que llegues tarde. Al fin y al cabo, yo tengo todo el tiempo del mundo para buscar la fotografía. ¿A que hora te vas para Salamanca mañana?

—Pronto, dependiendo de si madrugo o no. Probablemente sobre las diez.

—Bueno, da igual, si no es mañana para cuando vengas. Disfruta y ten mucho cuidado, ya sabes que tanto tus padres como yo nos preocupamos cuando tardas —besó su frente y le acarició la cara con ternura.

Media hora después de ese beso, Carla continuó con el rimo frenético que normalmente demandan la mayor parte de las cosas sin importancia en esta vida. Cervezas primero, luego una cena cara, fiesta, más alcohol y otros mil aspectos que hicieron de su noche un recuerdo inimaginable.

Lo que tampoco podía imaginar la joven es que, años más tarde, ya con veintiséis y la cabeza más asentada, apenas recordaría la felicidad de la música, las copas de ron o las risas con sus amigas. Y es que, mientras miraba una instantánea tomada más de cien años atrás, fue consciente del gran poder del tiempo que, lejos de detenerse, avanza, como por capricho, cada vez más rápido.

«Daría todo lo que tengo por unos minutos más a vuestro lado», pensó, con lágrimas en los ojos, al tiempo que acariciaba los rostros felices de sus abuelos, inmortalizados en la rama más alta de un gran almendro.

Mi relato acaba aquí, querido lector, pero si tú lo has terminado con un cierto grado de nostalgia y responsabilidad es que el tuyo es distinto.

Quizá todavía estés a tiempo de no correr la misma suerte que Carla.

El tiempo es el único culpable de que nuestra vida sea finita, pero somos nosotros quienes tenemos la llave de la inmortalidad.

¡Reacciona y hazlo ahora que puedes! ¡Vive en MAYÚSCULAS!

CORREO: [email protected]

INSTAGRAM: @rubenjuy

FACEBOOK: Rubén Juy

THREADS: @rubenjuy

TIKTOK: Rubén Juy

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.