Martes, 21 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Asamblea de Sumar: Vamos a más
X

Asamblea de Sumar: Vamos a más

Actualizado 28/03/2024 11:08
Montse Vicente

Vamos despacio porque vamos lejos

Estos días los medios informativos están hablando de Sumar asemejándola a Ciudadanos y UPyD, partidos que generaron mucha esperanza al principio y crecieron muy deprisa, pero que tuvieron una trayectoria bastante corta. Incluso he oído tildar la asamblea de fracaso porque Yolanda Díaz ya no es la política mejor valorada, porque el resultado de Galicia ha sido muy malo, porque algunas formaciones políticas van a presentarse por separado para las europeas, … así que según la prensa, que solo hayan votado el 11 % de las personas inscritas no puede significar otra cosa que un rotundo fracaso.

A los medios se les olvida lo que Yolanda Díaz les ha dicho siempre, que Sumar tiene su propio ritmo y que lo que queremos no es un resultado rápido buenísimo, sino un proyecto de aquí a 10 años: “la España que queremos para la próxima década”.

Y eso no es tarea fácil ni puede hacerse con prisas. Las prisas nos han llevado a cerrar pactos “a matacaballo” con formaciones afines, cuando la idea inicial era otra: la idea inicial era hacer primero un turno de escucha, donde la gente dijera qué es lo que quiere y, sobre todo, cómo lo quiere, con lo que al final de ese turno de escucha, lo que se lograría es un espacio inclusivo y colaborativo, tanto de personas como de organizaciones, sin necesidad de pactos.

La idea inicial era ir despacio, cuidándonos, centrándonos tanto en los cuidados en general (conciliación, corresponsabilidad, reducción de la jornada laboral…), como del planeta (crisis climática, extinción de especies…), y, sobre todo, cuidándonos y cuidando de todas las personas y de las relaciones entre quienes queremos formar parte de esto.

Pero el calendario electoral se impuso, y así, sin saber ni el qué ni el cómo (porque aún no se había consensuado ningún documento ni de intenciones, ni organizativo, ni siquiera un código ético), hubo que tomar la decisión de si presentarse o no a las elecciones generales. No era el momento ni la manera, pero tampoco era cuestión de perder lo que se había conseguido en la legislatura anterior, así que se precipitó todo para tener la opción de revalidar la coalición de Gobierno.

Una vez pasadas las elecciones, volvimos a retomar las cosas a nuestro ritmo: lento porque vamos lejos, pero otra vez el calendario electoral se impuso y hubo que improvisar una lista gallega. A mi modo de ver, tampoco era el momento, yo creo que habría sido mejor retirarnos y dar nuestro apoyo a alguna candidatura afín, pero como en la política tradicional si no te presentas en todos los comicios, parece que “pierdes comba”, alguien en algún sitio tuvo que decidir, y decidió que convenía presentarse en Galicia, a pesar de que Sumar, precisamente, lo que quiere es cambiar la forma de hacer política, por lo que no debería autocondicionarse y hacer lo que se espera de un partido político. No sé si fue buena decisión, pero sé que era lo que exigían los tiempos: No estaba previsto, pero había mucha gente convencida de que había que hacerlo, y por eso se hizo. Cuando las cosas están empezando y aún no está todo hilado, pasan estas cosas: que los acontecimientos obligan a que quién está ahí en ese preciso momento, tome una decisión apresurada que solo el tiempo dirá si fue acertada o no. Es lo que hay. Lo único que podemos hacer el resto, es apechugar con las consecuencias, sean cuales sean.

Y acto seguido, el calendario electoral nos vuelve a obligar a cambiar el paso: ahora toca improvisar una lista vasca y una lista catalana en vez de centrarnos en lo nuestro, que es la Asamblea constitutiva, porque no olvidemos que, hasta este domingo, Sumar aún no sabía cómo iba a organizarse, ni cuales iban a ser los ejes principales de sus políticas… Aún no se había decidido nada.

Sumar no es un partido político, así que los tiempos de Sumar no son, ni deben ser, los de los partidos políticos. Sumar debe ir despacio, dando tiempo a que se consoliden los cimientos sobre los que se construirá la nueva política. Y si al final, el devenir del calendario electoral nos obliga a convertirnos en un partido o en una coalición de partidos a la vieja usanza, entonces no nos diferenciaremos en nada de Podemos ni de IU ni del resto, y tendrá razón la prensa que nos compara con Ciudadanos.

Así que no importa que las encuestas den malas previsiones, que los resultados de Galicia, País Vasco y Cataluña, no cumplan con las expectativas de la prensa, ni que algunos de los partidos que hasta ahora formaban parte de Sumar, no entiendan el proyecto y se desliguen, como hizo Podemos.

Todo eso no importa porque Sumar no pretende grandes resultados en el corto plazo sino cambiar las formas de hacer política, para que dentro de una década España se haya convertido en el país que queremos. Lo que pretende Sumar es “ampliar la democracia”, que haya más gente participando en todas partes, que haya más canales de participación, que no haya que pasar obligatoriamente por afiliarse a un partido para que nuestra opinión sea tenida en cuenta.

Y eso no se puede hacer con prisas.

Y eso no se puede hacer como se ha hecho siempre, porque lo de siempre, ya sabemos qué resultados da, así que, si queremos resultados diferentes, tendremos que hacer cosas diferentes. Y Sumar es diferente, aunque la prensa se empeñe en buscar las similitudes con lo conocido hasta ahora, para sentir la seguridad que da el ser capaz de anticipar el futuro próximo.

Otra cosa es lo que Sumar acabe consiguiendo: nos lo están poniendo difícil con el calendario electoral, las suposiciones de la prensa, los modus operandi de la gente que lleva toda la vida en política y, muchas veces sin querer, pretende que todo se haga “como se ha hecho siempre”. Está difícil, pero ahí vamos.

Y si esta vez tampoco lo conseguimos, pues en unos años volveremos, con otro nombre, otras caras visibles, otras formas… pero con toda esta experiencia que estamos adquiriendo desde 2011 para acá, hasta que lo consigamos, así pasen los años, las décadas y si hace falta, hasta los siglos

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.