Martes, 21 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Gabriel García Márquez tenía, como siempre, razón: “Este libro no sirve. Hay que destruirlo”
X

Gabriel García Márquez tenía, como siempre, razón: “Este libro no sirve. Hay que destruirlo”

Actualizado 26/03/2024 14:02
Francisco Delgado

Es una pena que sus herederos no le hayan hecho caso y hayan decidido editar recientemente “En agosto nos vemos”. Estoy seguro de que la gran mayoría de sus fieles lectores habrían preferido no caer en la tentación de comprar y leer ese relato tan ajeno a la alta calidad literaria, al mundo imaginario del genial García Márquez, a su estilo irrepetible, al que, felizmente, es imposible imitar.

Desde las primeras páginas el lector familiarizado con la obra de García Márquez es consciente de que ese relato que acaba de empezar a leer no se parece prácticamente en nada a ninguna de las novelas o cuentos que ha leído durante numerosos años: ni el estilo literario, ni en riqueza de léxico, ni el protagonista, ni los personajes secundarios, ni la ausencia de creatividad del argumento, se parecen mínimamente a las obras del gran “Gabo”. Las “originalidades” de la trama son como artilugios encontrados al azar, muy lejos del mundo de realismo mágico de García Márquez:

¿Qué sentido tiene el nombre de Ana Magdalena Bach (la segunda esposa del inmortal compositor Johann Sebastian Bach, cumbre de la música barroca de todos los tiempos)? ¿Qué motivación poética, histórica, musical tiene sacar este nombre y apellido de una mujer llena de cualidades, del siglo XVIII europeo y utilizarla para identificar a una mujer de edad media, del Caribe, ubicada en los finales del siglo XX, de la que solo conoceremos que hay en su vida un nexo nunca explicado entre las anuales visitas a la tumba de su madre y sus deseos de puntuales aventuras sexuales con algún varón surgido del azar?

Desde luego esta ausencia de sentido narrativo no tiene nada que ver con el mundo de García Márquez. Y a nuestro juicio, además de una falta de coherencia artística, la publicación de “En Agosto nos vemos” encabezado por el nombre de Gabriel García Márquez es el homenaje más dudoso que se le ha podido hacer a nuestro preciado Maestro, en el décimo aniversario de su muerte.

En conclusión podemos afirmar que el mayor error que se ha cometido publicando este proyecto del inmortal “Gabo”, es no haber respetado sus palabras póstumas: “Este libro no sirve. Hay que destruirlo”. Pues la sabiduría creadora que ha guiado toda una larga vida excepcional, merecedora sin la menor duda de su Premio Nóbel de Literatura, no desaparece de la noche a la mañana por más síntomas degenerativos cognitivos que aparecieran en sus últimos días de vida.

El resto de las páginas “explicativas” de los editores, intentando explicar lo difícilmente explicable, se quedan en eso, en un intento de transformar una decisión errónea en un regalo fallido a sus millones de lectores.

La riqueza artística de la obra de “Gabo” y su amplitud, nos permiten a los lectores apasionados por su obra, no necesitar despedirnos de él: Gabriel García Márquez sigue vivo y seguirá siempre vivo, en cada una de las páginas de su excepcional obra.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.