Jueves, 18 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
“Mejorar nuestra sociedad es lo que me ilusiona y lo que me gustaría seguir haciendo”
X
Javier Iglesias, presidente de la Diputación de Salamanca

“Mejorar nuestra sociedad es lo que me ilusiona y lo que me gustaría seguir haciendo”

Actualizado 11/03/2024 16:39
César García

El Centro de Transferencia del Conocimiento de la Diputación Provincial, en el nuevo Campus Agroambiental, estará construyéndose en los próximos meses

Javier Iglesias cuenta con una extensa experiencia política, que le ha llevado desde el Congreso de los Diputados hasta el Senado, pasando por las Cortes de CyL, el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y su querida Diputación de Salamanca, que preside desde 2011.

Esta es su cuarta legislatura al frente de la institución provincial y en su última toma de posesión, en julio de 2023, aludía a la “política de mano tendida” y pedía a la oposición un “espíritu constructivo y leal”. ¿Se está encontrando con esa actitud que pedía?

Creo que es bueno que en la política se hable de las cuestiones que importan a los ciudadanos y con demasiada frecuencia nos encontramos una política, especialmente en España, alejada de los problemas reales. Por eso defiendo tender esa mano y establecer puntos de encuentro. Mi puerta está abierta para cualquier diputado de la oposición, para establecer ese diálogo que enriquece la política pública.

¿Y eso también se aplica a la sintonía de la Diputación con los 362 Ayuntamientos de la provincia de Salamanca?

Las diputaciones provinciales en España precisamente están pensadas como administraciones auxiliares que asisten a los ayuntamientos más pequeños. Por lo tanto, los alcaldes y los concejales de los ayuntamientos más pequeños son nuestros aliados, nuestros asesores, y las personas que tenemos que escuchar de manera especial para la toma de decisiones a la hora del reparto presupuestario. Son los verdaderos impulsores de muchas de las políticas de la Diputación, que nacen de los encuentros que he podido tener con cientos de alcaldes a lo largo de estos últimos años.

Hablando de la provincia, hay un tema que preocupa a toda la sociedad, que es el de la despoblación en el ámbito rural. ¿Se puede revertir de alguna manera, qué se puede hacer al respecto desde la Diputación?

No hay varitas mágicas, pero todas las políticas que hacemos desde la Diputación están volcadas para atender a las personas en los núcleos de población, especialmente en los más pequeños y los más alejados de la capital. Tenemos un empeño y un compromiso inquebrantable para poder estar a su lado. Y estamos consiguiendo, no sé sí revertir, pero sí asistir, estar cerca y establecer un contacto permanente para tratar de paliar esa brecha entre el mundo rural y el urbano.

Pónganos algunos ejemplos de este tipo de iniciativas

Un ejemplo de eso son las políticas de apoyo a emprendedores en el medio rural. Si no hay oportunidades, es difícil que pueda quedarse gente a vivir en los pueblos. La condición imprescindible es que puedas tener una forma de vida. Hemos canalizado los deseos de muchos cientos y miles de personas que deseaban vivir en sus municipios y poner en marcha un negocio en ellos. Yo creo en el talento rural, en las personas que viven en el mundo rural o desean hacerlo. Y por eso hemos establecido la estrategia de empleo, que es fundamental.

Más de 1.200 personas han podido tener su ‘modus vivendi’ gracias a su pericia, su talento y a una ayuda de la Diputación Provincial. Pero también tenemos el Plan Juvenil con la Universidad de Salamanca con el que el talento joven, preparado con alta formación universitaria, pueda visualizar el mundo rural como un espacio generoso para emprender y tener posibilidad de desarrollar su vida profesional. Es otro ejemplo importantísimo. Y podríamos hablar de una larga retahíla de pequeñas políticas que redundan precisamente en la creación de oportunidades en el mundo rural.

El presupuesto de la Diputación de Salamanca de este año es en el que se aporta más dinero a los ayuntamientos de la provincia. ¿Es porque hay más recursos o porque ha cambiado alguna política?

Es un poco de las dos cosas. Tenemos más recursos en la Diputación Provincial, es verdad, pero sobre todo tenemos una motivación clarísima desde el principio de mi mandato: hacer todo lo posible para volcar el máximo de recursos a los ayuntamientos y a las personas que viven en esos municipios. No despistarnos y no cegarnos con otras cuestiones que pueden ser interesantes desde el punto de vista, muchas veces mediático, pero que no redundan en beneficio de las personas y de las corporaciones locales de los ayuntamientos. Nuestra obsesión, en el equipo de gobierno de la Diputación Provincial, es dar herramientas presupuestarias, dar oportunidades a los ayuntamientos para que hagan sus políticas, que acerquen los mejores servicios públicos a esos municipios y políticas que tienen que ver con la atención a las personas, tanto para la creación de oportunidades o para las más vulnerables porque también nos dedicamos a ellos.

Hay una partida llamativa, se incluyen 300.000 euros para municipios que no cuenten con establecimientos de hostelería.

Puede parecer una anécdota, pero realmente es fundamental en la socialización de los vecinos el que haya como mínimo un bar en los pueblos. Después de escuchar a cientos de alcaldes, muchos nos planteaban la preocupación que tienen cuando se cierra el bar del pueblo y eso va más allá de una mera oportunidad laboral para alguien, que es muy importante, porque también este programa favorece la creación de oportunidades para gente joven o no tan joven, que regente ese bar, pero no solamente eso.

Lo que le preocupaba a los alcaldes es perder un espacio de ocio, donde se comparten momentos especiales, donde hay intercambio intergeneracional, donde se luche contra la soledad no deseada de muchos mayores que pueden ser viudos o viudas y que tengan dificultades para encontrar un espacio de encuentro. Entonces, desde la Diputación entendimos que un bar en un pueblo es mucho más que un bar en una ciudad, es un espacio de encuentro absolutamente necesario, no solo desde un punto de vista de ocio, sino desde un punto de vista social.

Volviendo al presupuesto, una de las partidas más importantes, es de 38,2 millones, es para el área de atención a personas y protección social. ¿Le preocupan los más vulnerables?

De hecho, cuando hemos tenido más recursos, una parte sustancial de los incrementos presupuestarios han ido para ellos, para los más vulnerables. La Junta de Castilla y León ha cedido a las diputaciones la gestión de estos servicios y nosotros aportamos una cantidad también financiera, junto a la propia institución regional, para suplir las carencias de los más necesitados.

Esta colaboración institucional permite llegar a más sitios, conseguimos hacer mejor las cosas, y es la historia de un éxito. Hemos incrementado recientemente el presupuesto en un programa tan importante como la ayuda a domicilio, que ya lo era, ya era importante incrementar un millón y medio de euros, nada más y nada menos, para llegar hasta los más de 11 millones dedicados a un solo programa social que es la ayuda a domicilio, personas que no pueden valerse por sí mismos y que podrán seguir viviendo en sus casas. Es fundamental, además, vamos a contratar hasta 160 personas más para este servicio, es un yacimiento de empleo fundamental, femenino además, que tiene mucho que ver con asentamiento en los pueblos de población. Es un ejemplo claro de lo que hace la Diputación en el territorio.

Es evidente que hablar de la Diputación es hablar de la provincia y del mismo modo del sector primario, que es básico en la provincia. ¿Qué importancia se le da desde La Salina a la innovación en ese sector primario y cómo va el proyecto del campus agroambiental, cuando será realidad?

La Diputación tiene un compromiso con el mundo agro-ganadero fundamental, sin él no hay vida futura en la mayoría de los municipios. De hecho, nosotros organizamos Salamaq, la feria más grande del sector primario en España y en el Sur de Europa, es un compromiso fantástico y en ese sentido, desde la Diputación, estamos abriendo nuevas líneas de colaboración entre todas las administraciones públicas, la Universidad y el CSIC, que es un centro de investigación estatal, para hacer lo que denominamos Campus Agroambiental. Es el espacio donde van a concurrir el conocimiento con el sector productivo y la formación de las personas, la formación académica de esas personas para confluir en un espacio colaborativo que permita dar valor al sector primario.

La Diputación se va a ocupar del Centro de Transferencia de ese conocimiento, del espacio de encuentro entre el sector productivo y los investigadores, el conocimiento para dar respuesta a los desafíos que tiene el sector primario en nuestra tierra en los próximos años. Creo que puede ser una punta de lanza del desarrollo futuro, absolutamente novedosa y muy útil para los agricultores y ganaderos del presente y sobre todo el futuro.

¿Se atreve a dar alguna fecha para que esto sea realidad?

El Campus ya ha comenzado, ya están las obras de la Universidad de la futura aula de la Facultad de Ciencias Agrarias, creo que están ya empezando también del CSIC de su propio centro, y nosotros estamos esperando a que el Ayuntamiento nos deje los permisos, tenemos ya los proyectos para licitar el espacio del Centro de Transferencia del Conocimiento de la Diputación Provincial. En los próximos meses estará todo construyéndose y en un par de años podremos empezar a ver los primeros espacios colaborativos en un sector fundamental para Salamanca

Acabamos con un par de cuestiones personales. Es su cuarta legislatura, frente a la Diputación. ¿Ahora con más experiencia se mantiene la misma ilusión?

Yo suelo decir que se cambia la ilusión por experiencia y es un poco verdad, pero tengo que decir que en la Diputación es una administración tan amplia, tan colaborativa con los alcaldes, con el tercer sector, con el resto de administraciones, que es fácil mantener la ilusión. Y puedo decir que estoy encantado de poner esa experiencia que hemos adquirido durante tantos años, y de muchos de los compañeros que me acompañan, para el servicio de los demás.

Y la última, tras ejercer de diputado en el Congreso en varias legislaturas, ha sido senador, procurador en las Cortes, y presidente de la Diputación, como hemos dicho, desde hace tiempo. ¿Qué le queda por hacer en la política?

Yo creo que lo que me queda por hacer, si es que nos queda alguna cosa, es continuar sirviendo a los ciudadanos, que es a lo que me he dedicado toda mi vida. Son ellos los que me han permitido estar aquí, son los ciudadanos los que me han permitido adquirir esa experiencia, y esa experiencia, que es muy valiosa, hay que ponerla al servicio de los ciudadanos, los ciudadanos siempre en primer lugar.

Creo que en España se está perdiendo mucho esa cercanía, esa afinidad, el objetivo principal que tiene cualquier responsable público, que es mejorar la sociedad para que pertenece, es lo que me ilusiona, lo que me gustaría seguir haciendo.

Fotos: Vanesa Martins