Viernes, 24 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
¿Utilizan los salmantinos cada vez menos vocabulario propio de su tierra?
X
lengua

¿Utilizan los salmantinos cada vez menos vocabulario propio de su tierra?

Actualizado 22/03/2024 13:48
Berta Joven

Rebeca Delgado acaba de leer una tesis doctoral sobre la variación social en el léxico disponible adulto de Salamanca y concluye que “espiga”, “zaleos” y “candar”, son algunos de los dialectalismos con mayor vitalidad

¿Cuáles son las primeras palabras que aparecen en la mente de los salmantinos cuando hablamos, por ejemplo, de bodas, juegos, ropa o alimentos? Rebeca Delgado, investigadora que ha leído recientemente una tesis doctoral sobre la variación social en el léxico disponible adulto de Salamanca, tiene la respuesta: muy pocas palabras propias de Salamanca; en concreto, menos del 0,5%.

La investigadora del departamento de Lengua de la Universidad de Salamanca ha entrevistado a 144 informantes de entre 20 y 74 años salmantinos que viven en la capital del Tormes para caracterizar la disponibilidad léxica —las palabras que nos evoca un tema concreto— y averiguar cómo va evolucionando la lengua en este territorio.

“Del total de palabras que recogemos en los listados, más del 90% es bastante coincidente con el estándar normativo que encontramos en el diccionario académico”, explica Rebeca. Si, por ejemplo, un salmantino piensa en una boda, entre las palabras como “novia”, “padrino”, “invitados”, “iglesia” o “vestido” se cuela “espiga”. “Espiga es un dialectalismo que tiene una gran vitalidad, se da en todos los grupos de edad, niveles educativos, sexos… Está perviviendo al paso del tiempo”, observa.

La investigadora ha descubierto la persistencia de algunos términos que nos permiten contemplar cómo va cambiando el español. “Preboda es una palabra relativamente nueva; se da más entre los jóvenes, los mayores no la tienen entre las primeras. Photocall es un extranjerismo que ni siquiera se recoge en el diccionario, pero está muy disponible para distintas edades, sexos y niveles educativos”.

Dentro del campo de los juegos, sobrevive el dialectalismo “pati” (juego similar a la rayuela) y en el de la alimentación también aparece “pesca” con el significado de “pescado”.

Cuando los salmantinos son preguntados directamente por palabras y expresiones de su tierra coinciden en destacar “candar”, la interjección “¡Tó!”, asociada con el habla de Béjar, “soñarse” como verbo pronominal, otros términos como “zaleos” o “zarrios” y las expresiones “a mayores” o “en cá”.

Otra de las conclusiones más llamativas de este estudio es que el sexo “influye poco” en el léxico disponible y solo se detectan diferencias relacionadas con roles tradicionales. “Por ejemplo, respecto a los juegos, en las listas de los hombres aparecen tragaperras o motocross y en las de las mujeres, “goma” o “pati”. La edad y el nivel educativo marcan, sobre todo, la diferencia. Cuanta más formación, más léxico y más diversificado”.