, 14 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Bienvenido Juanjo Calles, nuevo canónigo
X

Bienvenido Juanjo Calles, nuevo canónigo

Actualizado 27/02/2024 07:56
Antonio Matilla

Gracias, Juanjo, por aceptar otra carga sobre las de párroco de Cristo Rey, la capellanía de nuestros hospitales públicos y la atención a las Comunidades del Camino neocatecumenal. Le pido al Señor para ti el don de la salud. Sé de lo que hablo.

En otras épocas ser canónigo era un timbre de gloria y un escalón relevante en la llamada carrera eclesiástica e incluso había la posibilidad de ser protagonista de alguna regenta; ahora es una ocasión de servicio a la Iglesia. Los curas estamos para servir y no para hacer carrera eclesiástica. Por otra parte, buscar hoy en día, en España, una carrera eclesiástica brillante es, más que un sueño, una pesadilla pretenciosa, además de ser poco evangélico.

La secularización rampante tiene, sin embargo, su dimensión positiva: purifica las opciones y ayuda a discernir el buen camino, que pasa por la relación intensa con Dios, el servicio entregado a la comunidad y, en medio y a través de ella, en equipo con los religiosos y los laicos, la predilección activa, operante, práctica, por los menos afortunados, sea por la falta de salud, la pérdida de sentido en la vida, el desamor o la soledad, la pobreza inmisericorde o la inmigración forzada por la globalización negativa.

Una de las dificultades para ser buen canónigo, procede de la incomprensión e incluso el rechazo de una tarea, la de ser canónigo y formar parte del Cabildo, que no cotiza en el Ibex 35 ni en los mentideros de la progresía eclesiástica.

Pero “la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su canónigo (¿o era su porquero?)” y ser canónigo tiene también su nicho de oportunidad, que proviene de la fidelidad estatutaria, reglada por normas más antiguas que los Estatutos de nuestra querida Universidad, pues fue en el seno de la Escuela Catedralicia donde el gran monarca Alfonso IX, en los primeros años del Siglo XIII vio una forma buena y práctica para formar a sus más altos funcionarios, luego del experimento fallido de la proto Universidad de Palencia.

No es irrelevante que el cimiento de nuestra Universidad esté en la Escuela catedralicia en la que se formaban sacerdotes, acólitos, músicos… todo enfocado al culto divino y a mayor gloria de Dios. Es muy importante que la función principal de una catedral –la cátedra del obispo- sea el impulso, el cuidado y la belleza que debe adornar el culto divino. Hay que decir, al respecto, que la Liturgia de la Iglesia se vive en dos dimensiones principales: la celebración de los Sacramentos y la Liturgia de las Horas. Los sacramentos requieren en general la presidencia por parte de un ministro ordenado (obispo, presbítero o diácono), aunque hay un Sacramento muy “catedralicio”, el del Matrimonio, cuyos ministros son dos laicos, hombre y mujer que se prometen y comprometen ante Dios.

La Liturgia de las Horas, por su parte, también es Liturgia oficial de la Iglesia y puede estar presidida por un ministro ordenado o por un laico o laica cristianos y suficientemente formados. Puede ser una celebración individual, pero es tradición de los monasterios, Colegiatas y Cabildos catedralicios, la celebración comunitaria y, en lo posible solemne, de la Liturgia de las Horas. Lástima que en el boyante turismo religioso siga sin incluirse la participación en la Liturgia de las Horas. Vamos que, salvo honrosas excepciones, los laicos cristianos salmantinos nos dejan a los canónigos “solos ante el peligro” cantando –o sea, rezando dos veces- la Liturgia de las Horas.

La devoción cofrade está adquiriendo mucha relevancia en la catedral y atrae a personas de todas las edades, sobre todo jóvenes. Los equipos directivos de las Cofradías, Hermandades y Congregaciones, están cada vez más comprometidos con la participación de los cofrades en la Liturgia de la Iglesia, en la catedral o en las parroquias o en las sedes canónicas, pero aún queda mucho por andar y por normalizar.

Todo lo que se hace en las catedrales tiene su fuente en la belleza del culto divino. Y de esa fuente de belleza ha brotado y sigue brotando la belleza de la Arquitectura catedralicia, impulsando la vida interior en el románico Templo Viejo y la alabanza en el Templo Nuevo, gótico y abierto a la alabanza y a la Luz que viene de Lo Alto. La belleza del culto divino se refleja también en las imágenes y pinturas, pues la fe ha sido y sigue siendo creadora de cultura, también en los ensayos de arte contemporáneo, con obras permanentes o exposiciones e instalaciones temporales, incluidos los ensayos de arte digital y los “contrapuntos” entre las manifestaciones artísticas de los últimos nueve siglos. Y nace y renace en las partituras musicales compuestas por los Maestros de Capilla, muchas de ellas todavía inéditas, esperando voces e instrumentos que las hagan audibles.

No conviene librarse de la pacífica invasión del turismo de masas, reconvertido en millares de mecenas anónimos, democráticos y populares que permiten financiar no solo el mantenimiento de los templos, sino también iniciativas y reconocimientos de tipo social y caritativo, coordinados con la Iglesia local, pues no en vano la catedral es la sede de la cátedra del obispo diocesano.

A Dios rogando y con el mazo dando. Para ser coherentes con el culto divino que tenemos que asegurar en la catedral, es muy importante la transparencia en las cuentas y en los proyectos, así como en la elaboración de los Presupuestos, Programas y Memorias. Estamos en ello.

Una dificultad grande, o una ocasión de gracia, depende de como se mire: la escasez de clero también se vive en el Cabildo de la catedral, pues todos los canónigos, incluidos los eméritos, tenemos otras tareas pastorales en parroquias, hospitales, cofradías, Curia… Esta escasez y pluriempleo del clero de la catedral nos ha llevado a descubrir paulatinamente la necesidad de trabajo en equipo entre sacerdotes y laicos empleados o voluntarios de la catedral. Tenemos que progresar más en ello. Lo mismo puede decirse de la necesaria cooperación con las instancias diocesanas. El Cabildo, aunque tenga y deba tener la necesaria autonomía, tiene que estar plenamente integrado en la diócesis y se han dado pasos, creo que definitivos, en la buena dirección.

Otra faceta importante del trabajo del Cabildo va a salir a la luz en estos días, posiblemente el 30 de febrero, como ya anuncié, a modo aparente de broma en una reciente rueda de prensa. Me refiero a la terminación y entrega de la obra del Atrio, liderada por el Ayuntamiento, supervisada por el Estado, es decir, la Junta de Castilla y León y apoyada por el Ministerio de Turismo, más la contribución necesaria de las finanzas de la propia catedral. Este modelo de diálogo, buena relación y transparencia entre el Estado, las Administraciones públicas y, en su caso, los mecenas, famosos o anónimos, la diócesis y el Cabildo, es un modelo de éxito que beneficia a la ciudad, a la par que favorece el mantenimiento y la restauración del patrimonio artístico y cultural. Todos salimos ganando.

Bueno, esto –y más cosas- es lo que hay, Juanjo, Dr. Juan José Calles Garzón. Bienvenido al Cabildo –“pares inter pares”-. Mucha tarea para poca fuerza. Esperamos que la dedicación, la inteligencia y el sentido común compensen los déficits.

Antonio Matilla, Deán en funciones.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.