, 14 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El encuentro por Palestina vuelve a mostrar la solidaridad de los artistas salmantinos
X
comunión colectiva

El encuentro por Palestina vuelve a mostrar la solidaridad de los artistas salmantinos

Actualizado 21/01/2024 11:04
Charo Alonso

El activista Ferchu de Castro y la poeta y profesora María Ángeles Pérez López unen música, teatro y poesía en la Biblioteca Municipal Torrente Ballester

Un espacio común y solidario, la Biblioteca, para un empeño de todos. El Salón de Actos de la Torrente Ballester, ahí en el barrio que tanto sabe de gentes esforzadas, se convierte en espacio de solidaridad de la mano de una de sus responsables, Isabel Sánchez, siempre atenta a las sensibilidades de una cultura de todos que tiene siempre las puertas abiertas. Unas puertas que tienen en el activista Ferchu de Castro y la galardonada poeta y profesora de la USAL María Ángeles Pérez López a los mejores organizadores. Ellos han sido los encargados de llevar en Salamanca una iniciativa solidaria que se ha desarrollado en todo el mundo para lugar a través de la cultura por Palestina justo cuando se cumplen cien días de un conflicto atroz.

¿Sirve de algo unir versos y notas para gritar, actuar contra la guerra? Siempre sí porque como muy bien leyó para finalizar el acto Miguel Ángel Casado, las palabras del colectivo ARTE COMUNITARIO, proponiendo que en vez de tanto No, no a la guerra, no al genocidio, no, no, no y no, nos uniéramos en un Sí al cuidado, a la cercanía, al afecto, a lo próximo, a la certeza de que somos todos miembros de una colectividad donde todas las voces tienen eco. Y el eco es de una profunda y callada emoción mientras se suceden los poemas, las actuaciones de un acto que, pese a su duración, mantiene esa hermosa sensación de comunión colectiva.

Iniciado con un manifiesto en el que los organizadores, a la par que en toda España y en el mundo, se alzaba la voz por Palestina, recordaron las palabras de Raúl Zurita, sobreviviente de la dictadura chilena “No existen palabras para nombrar el horror absoluto, para dar cuenta del instante exacto en que el cuerpo de un niño vivo pasa a ser el cuerpo de un niño masacrado”. Y es un niño, apenas un bebé, envuelto en el pañuelo palestino, retratado como un cordero pascual tras el sacrificio, el que preside el escenario desde la obra del artista peñarandino Félix Orgaz Botejara, cuya obra, de un realismo crudelísimo y pleno de inquietante hermosura, refleja muy bien este conflicto iniciado con un ataque pavoroso que ahora se revela como un absoluto genocidio perpetrado sobre la población civil.

Pintura, música de la mano del Coro Pilar de la Sota, teatro a través del mimo portentoso de Josetxu Morán, de la actuación de los alumnos de la Escuela de Lombó Teatro, se suceden en un intento de mostrar a la cultura toda comprometida y solidaria. Resuenan, uno tras otro en medio del silencio, los poemas, algunos escritos para la ocasión de Carmen Prada, Esmeralda Martín, Fernando Gil Vila, Juan Carlos López Pinto, Pablo Malmierca, Quintín García, Luis Felipe Comendador, Ferreira Cunqueiro, Luis Ramos, Celia Corral, Agustín B. Sequeros, Honorio Cardoso, Chema García, Amalia Iglesias, Nuria Morán, Lucía Pacho, Ajo Diz, Arantxa Agudo, Cristina García-Camino, Asunción Escribano, Toñi Martín del Rey, Elena Díaz Santana, Mónica Velasco, Pablo Gonzaléz y una emocionada Marián de Vicente leyendo el poema de Antonio Colinas. Un encuentro donde alguno de nuestros mejores nombres no pudieron asistir aunque ahí estaban, con su activismo, su fuerza, su capacidad de convocatoria… Artistas todos generosos con su tiempo y con su obra, capaces de dar una respuestas que no llega de quienes gobiernan y sin embargo, está meridianamente clara en este hermoso ejercicio de solidaridad y encuentro compartido.

¿Quién dice que todo está perdido? Canta el Coro Pilar de la Sota, y la respuesta es que los artistas de una Salamanca concienciada, activa, de voz firme y de eco amplio es un rotundo no. No a la guerra, no al genocidio. Por Palestina y con Palestina tras cien días de barbarie que nadie como el pintor salmantino Féliz Orgaz ha logrado expresar más dolorosamente.

FOTOGRAFÍAS: CARMEN BORREGO