Lunes, 15 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
La cuesta de enero, los esfuerzos imprevistos
X

La cuesta de enero, los esfuerzos imprevistos

Actualizado 15/01/2024 10:48
Francisco Delgado

La metáfora de “la cuesta de enero” tiene mucha antigüedad en nuestra lengua, la hemos oído desde la infancia. El hecho de que empezáramos a oírla justo después de Reyes, de las fiestas de Navidad, de las vacaciones…justo después de los días más hermosos de nuestra infancia, me pareció siempre que esa misteriosa “cuesta” era un mal presagio, una especie de castigo que nos esperaba a todos, agazapado en la sombra de los grises días de enero. ¿Castigo por qué? Seguramente por habernos pasado en celebraciones, en compras, en alegrías…Los niños siempre han oído de los mayores lo de “las vacas gordas y las vacas flacas” o lo de “una de cal y otra de arena”, vamos, algo así como que todo placer tiene su castigo, su deuda.

Para acompañar a subir con más esfuerzo la cuesta de enero, desde hace mucho tiempo hay una especie de confabulación de compañías aseguradoras, bancos, empresas a las que pagamos anual o semestralmente una cuota por sus olvidados servicios: ¡todas se ponen de acuerdo en pasarnos al pago todos los recibos hogareños en los mismos días de enero, sobre todo en la primera semana! Estoy seguro de que es el temor de todas estas empresas de que con tantos reyes y fiestas nos gastemos todo el dinero. “¿Y a nosotros qué, os vais a quedar sin dinero para pagarnos?”, dirán.

Este constructo mental de “la cuesta de enero” parece estar más vivamente presente que otros años: como si hasta el alegre solecito de enero de este 2024 se ocultara más, los fríos y las nieblas son más intensos, el panorama más allá de nuestras fronteras es más tenebroso y sangriento, con guerras que aumentan cada día, como los enfrentamientos entre EEUU y la guerrilla iraní en el mar Rojo, de los que ayer TVE nos informaba.

Y aquí, a medida que nos adentramos en el calendario invernal, los líderes de los partidos políticos aumentan sus disparos de palabras contra los adversarios, incluso antes de iniciarse las campañas gallegas, vascas y alguna otra.

Los últimos años de este inestable siglo XXI son los años más cargados de imprevistos, en número y en intensidad: la traumática pandemia no termina de desaparecer del todo, las gripes, los catarros, los problemas de salud mental, se han intensificado; la economía va dando bandazos de tal modo que cuando no son los precios de los alimentos los que suben vertiginosamente, son las hipotecas, y el poco dinero ahorrado de los clientes bancarios baja sin saber por qué, o porque nos cobran por meter un cheque en el banco o por sacar dinero del cajero para las compras semanales.

Tenemos que cambiar de plano de la realidad, para que este panorama de enero, con sus pendientes y oscuras cuestas, no solo no nos inmovilice o nos debilite sino todo lo contrario: nos fortalezca como nos fortalece todo el ejercicio físico que hacemos con agrado. Hasta un grado no traumático, las dificultades que tienen alguna solución nos hacen más fuertes, más prudentes, incluso a veces más generosos.

Al menos…eso es lo que nos han contado durante siglos la mayoría de educadores, los que han dirigido nuestros pasos infantiles, y juveniles, sin que nunca les hayamos creído del todo ni desmentido del todo: con esa actitud ambigua que es la más sabia que la humanidad ha encontrado ante las dificultades imprevistas.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.