Miércoles, 21 de febrero de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Zurciendo Pueblos apuesta por Terra Vita Rural para la gestión de las panaderías de Monleras y Trabanca
X
Colectivos de Acción Solidaria

Zurciendo Pueblos apuesta por Terra Vita Rural para la gestión de las panaderías de Monleras y Trabanca

Actualizado 19/12/2023 14:43
Redacción

Proyecto que apoya la economía social como alternativa para hacer frente al reto demográfico

El proyecto Zurciendo Pueblos, que comparten varias asociaciones integradas en Colectivos de Acción Solidaria, es uno de los proyectos sociales que mereció recibir subvención del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Una de sus líneas fundamentales de actuación es el impulso a iniciativas de economía social sostenidas por la comunidad, que en el territorio del Bajo Tormes se ha concretado en el respaldo a la iniciativa de Terra Vita Rural de gestión de las panaderías de Monleras y Trabanca.

Terra Vita Rural S.L. es una iniciativa de economía social, detrás de la cual están las asociaciones Adecasal (en la que participan varios ayuntamientos de la zona), Asdecoba y Escuelas Campesinas de Salamanca.

Esta economía social es comunitaria, por el apoyo que procura, junto a otras entidades y empresas, para mantener un servicio básico a la población, generar empleo que contribuya a la fijación de nuevos pobladores y recuperar cultivos locales en clave de soberanía alimentaria.

Aunque ya estaba constituida con anterioridad, comenzó su andadura en marzo de 2022 haciéndose cargo de la gestión de la panadería de Monleras para asegurar su continuidad al jubilarse sus propietarios. Meses después, a comienzos de este año, asumió también la gestión de la panadería de Trabanca, que igualmente iba a cerrar.

La financiación inicial se hizo mediante micromecenazgo de personas que creyeron en la filosofía que sustentaba el proyecto; a su vez, la empresa Algo Nuevo ha reinvertido una parte de sus beneficios del año pasado en la mejora de las instalaciones; para inversiones más importantes en las instalaciones y adquisición de un vehículo de reparto se ha recurrido a COOP-57 (cooperativa de servicios financieros y solidarios cuyo objetivo es contribuir a la transformación social de nuestra economía y nuestra sociedad).

Actualmente elabora pan en ambas panaderías, además de repostería, empanadas y hornazos en Monleras, y distribuye un producto de calidad en diez localidades del Bajo Tormes, repartiendo puerta a puerta en los pueblos pequeños y en varias tiendas y bares-restaurantes de la zona. Abastece además al cáterin de mayores de Sardón de los Frailes y, desde hace un mes, al cáterin de mayores de Salamanca que gestiona Algo Nuevo. Tiene, por último, un puesto de venta en los mercadillos de Trabanca (el primer domingo de mes) y Torresmenudas (último domingo de mes).

Este proyecto de futuro, en el que se han dado ya los primeros pasos, consiste la recuperación de cultivos de secano y variedades autóctonas de cereales para la obtención de harinas propias con las que elaborar un tipo de pan tradicional con sabores, texturas y calidades que hoy volvemos a apreciar y que tendrá salida a través de la red de productores y consumidores Saberes y Sabores del Bajo Tormes. Será una apuesta por sostener el modelo de producción agroecológica en cercanía y apoyar circuitos cortos de comercialización, trabajando en red con otras iniciativas como es el caso de Manos Verdes.

En estos momentos da trabajo a tres panaderos profesionales, más una persona en repostería y atención del despacho de pan, otras dos en distribución y reparto y una última en coordinación y gestión. A lo largo de este año se han consolidado los puestos de trabajo iniciales y se ha producido un incremento significativo de personal (ha pasado de tres a siete personas), que está contribuyendo al objetivo de asentar y fijar población joven en la zona.

Valores de la economía social que están presentes

La iniciativa Terra Vita Rural se sostiene sobre los valores de la economía social, que fundamentan y guían su actuación:

  • Es una iniciativa comunitaria, sostenida por la comunidad y que presta un servicio a la comunidad. Detrás de la misma están varias asociaciones, algunos ayuntamientos implicados (como es el de Monleras) y personas que creen y se comprometen en la búsqueda de alternativas comunitarias.
  • Se trata de un proyecto vinculado al territorio, a sus recursos y a las necesidades de las personas que lo habitan. Contribuye al desarrollo local, al mantenimiento de servicios básicos para la población y a la revitalización económica del territorio. Pretende apostar por la “relocalización” de la economía al servicio de la gente.
  • Trabaja en red con otras iniciativas, entidades sociales y empresas, asegurándose así el apoyo mutuo que necesitan las estructuras comunitarias que avanzan contracorriente en el contexto del mercado global. Fomenta, en este sentido, conexiones y alianzas con el cáterin rural de Adecasal, con el cáterin urbano de Algo Nuevo, con la red Saberes y Sabores del Bajo Tormes, con la iniciativa de producción agroecológica de Manos Verdes, etc.
  • Promueve la creación de trabajo decente que está favoreciendo la fijación de población o el asentamiento de nuevos pobladores en el territorio, procurando que las personas trabajadoras se sientan partícipes de la iniciativa y tengan voz en la organización y toma de decisiones.
  • Para la financiación se ha recurrido al micromecenazgo de personas que han creído en el proyecto, al apoyo de otras iniciativas en marcha y entidades de financiación ética y solidaria con las que colaboramos.
  • Hay detrás un importante compromiso personal de personas en voluntariado que están respaldando la iniciativa.
  • Pone en el centro el derecho a la alimentación, en clave de soberanía alimentaria, frente a la idea de consumo de productos comestibles propia del mercado global.