Martes, 27 de febrero de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El ferrocarril que nunca llega.
X

El ferrocarril que nunca llega.

Actualizado 23/09/2023 09:48
José Fermín Rozas

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 1

Hemos tenido unos agitados días con actividades muy del gusto de quienes se hacen llamar muy enfáticamente patriotas, a veces incluso constitucionalistas (según qué artículos, claro). Como si fuera necesaria su continua proclama a los cuatro vientos. Una característica muy común de esos ciudadanos es la de costarles mucho sostener a la Patria, económicamente se entiende. En especial aquellos solidarios que daban “caceroladas” para expandir el coronavirus cuando nos confinamos (¿pretendían democratizarlo?). De momento han montado un paraíso fiscal en Madrid, sumidero de todo tipo de recursos del centro de España.

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 2

No sé si con esas actividades el gobierno, que alarde mucho de sostenible y enfrentar el Calentamiento Global y la contaminación, pretende hacernos sentir su cercanía ante la eterna queja de abandono. Pueden resultar vistosas, no entro en su coste, pero quizás los salmantinos (sin cuantificar, no tengo esa sabiduría para decir todos) agradecerían algo más sólido. Por ejemplo, recuperar y aumentar frecuencias ferroviarias, alguna línea nueva, como a Portugal, o recuperar otra en permanente supuesto estudio de viabilidad. También podría tener un magnífico resultado cambiar los gestores políticos ferroviarios. De momento, al menos, facilitarles gafas rastreadoras de trenes sin uso y aprovechables.

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 3

Desconozco dónde consiguió esos gestores el actual gobierno, pero parecen de un concurso de cómo hacerlo peor, si ambicionas ser símbolo progresista de sostenibilidad y medio ambiente. Si el envite es amparar el neoliberalismo embozado de alguna ministra, repartidor de desigualdad, son fantásticos. Un gobierno con alguna presencia verde, debe tener una gestión diferente de medios e infraestructuras para el transporte. Como mínimo la perspectiva de servicio público al servicio de todas las personas. De poco sirve la buena idea de abaratar billetes si demasiado territorio no puede utilizar el tren, favoreciendo de nuevo a las grandes ciudades.

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 4

Hace años los países europeos, con la denominada euroviñeta, se comprometieron a cobrar por el uso de infraestructuras del transporte por carretera, con la que sufragan nuestros transportistas esas vías en otros países. España, para variar, se fue haciendo la remolona a pesar de envidar con ello en la crisis de 2008 y en la última de la pandemia. Ahora parece sortearlo con el compromiso de apostar decisivamente por el ferrocarril, como creando “autopistas ferroviarias” para mercancías. Traducido a gasto público, aumenta en el ferrocarril y sigue el mantenimiento de carreteras a través de los presupuestos del Estado. Esto último el sueño dorado de muchos cochistas, cuyos principales voceros acostumbran a ser muy patrióticos.

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 5

Aquí volvemos al principio. El dinero del Estado llega a través de impuestos aportados por la ciudadanía. Y los autodenominados patriotas constitucionalistas siempre abogan por reducirlos. Aunque con frecuencia las rebajas son para unos pocos muy pudientes, a pesar de la progresividad mencionada en la Constitución. Si no se recauda más ya hemos experimentado cómo se detrae de inversiones públicas como Sanidad o Servicios Sociales, incluso han recortado plantillas en Seguridad Ciudadana (sí, los de la Plaza Mayor de esta semana). Y si el gobierno progresista decide aumentar impuestos para esto, al final quien no tenga coche sigue pagando las carreteras. Dilema interesante.

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 6

Pero reponer trenes “suspendidos” es un gasto ya contemplado. Sigo sin comprender el motivo que lo impide si existe el material, salvo mala intención. La experiencia muestra la disposición salmantina llenando trenes con un mínimo incentivo. Lástima la miopía de los gestores ferroviarios, quién sabe dónde miran. Por cierto, ¿por qué no aprovecharon las exaltaciones patrióticas trayéndolas con ese tren recuperado?. Cuando "La humanidad ha abierto las puertas del infierno", según alerta el Secretario General de la ONU, frenar decenas de miles de muertos prematuros anuales por causa del Cambio Climático y la contaminación parece un buen motivo.

El ferrocarril que nunca llega. | Imagen 7

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.