Lunes, 15 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Anoche soñé que unos jeques visitaban Salamanca
X

Anoche soñé que unos jeques visitaban Salamanca

Actualizado 13/02/2023 10:25
Francisco Delgado

Fue un sueño extrañísimo, subdividido en varias situaciones o escenas, que no parecían tener conexión unas con otras:

El sueño comienza cuando veo por las calles del centro de nuestra ciudad jeques árabes vestidos con su ropa habitual, turbante hasta los tobillos, túnica amplia; paseando por los soportales, cruzando la Plaza Mayor, tomando algo en una cafetería.

A continuación presencio una escena de un Palacio de Congresos casi lleno, de congresistas que imagino son empresarios de Turismo, constructores, funcionarios municipales, periodistas…por su aspecto cansado y sus semblantes poco ilusionados me sugieren que aquello ( lo que sea el o los objetivos de la reunión) no marcha; como si algo esencial se les estuviera yendo de las manos.

Mientras tanto, me acerco a un corrillo de gente variada, sentados en una terraza, tomando una cerveza de buena mañana, al sol de febrerillo el loco. Se preguntan unos a otros si alguien sabe algo de los jeques árabes llegados a Salamanca, de la larga reunión del palacio de Congresos…pues ninguna prensa ni televisión dice nada. Algunos tímidamente expresan su opinión en plan gracioso:

- Querrán volvernos a invadir esta vez pacíficamente…- comenta uno de gafas gruesas.

- ¡No saben qué hacer con tanto dinero…! Alguien les ha dicho que bajo el suelo salmantino hay mucho petróleo…- dice una mujer muy arreglada, riéndose.

- A lo mejor quieren venir a aprender a Salamanca…querrán construir una universidad árabe bilingüe…- opina un joven estudiante de rasgos árabes.

Y como los sueños tienen tantos trucos, me veo a continuación en la misma terraza, con el mismo grupo, pero la luz, la hora, es distinta, como si fuera al día siguiente o a los dos días. Hay otros grupos en la Plaza, también en corrillos; les imagino a todos hablando del Proyecto “Pequeña Dubai”, de sus pros y sus contras. Me llegan, de nuevo algunas frases:

- Lo del tranvía con treinta paradas hasta Santa Marta es lo más útil…la llamaremos la ruta del Tormes…- dice uno con pinta de pescador.

- ¿Pero quién va a comprar esos lofts, esos pisazos en torres de treinta pisos, que valdrán tres millones cada uno?- grita enfadado un hombre trajeado con pinta de constructor…

- ¡Qué guai, papá, cogeré todos los días el teleférico para ir a bañarme a la Aldehuela!- chilla un niño de unos diez años.

La voz chillona del niño me hace despertar del sueño. Me levanto confuso por tanto disparate que no me ha dejado dormir bien, tomo mi café descafeinado diario, con churros recalentados, enciendo el ordenador y echo un vistazo a las noticias del día, a los periódicos salmantinos y a algunos madrileños:

“¡Dios Santo!, ¡están llenos todos los periódicos de noticias y editoriales sobre el completo fracaso de la Peace City Word y de la Pequeña Dubai! Los periodistas te informan, detalle por detalle, de cada protagonista de la fallida operación, de cada mentira confeccionada para el Ayuntamiento salmantino, de la rápida salida de escena de cada actor, quizás avergonzado, quizás riéndose, de la disparatada comedia que ha mantenido en vilo a la población salmantina, mientras se manifestaba masivamente esos días a favor de la sanidad pública.

Yo cierro el telón y seguiré hablando del último partido de la UDS, de qué pasa con el local prometido a mis amigos del Ateneo, de si este verano la Confederación Hidrográfica del Duero nos dejará por fin bañarnos en el Tormes, aunque no haya teleférico.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.