Jueves, 22 de febrero de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Espresso versus americano
X

Espresso versus americano

Actualizado 24/01/2023 08:21
Ignacio Martín

Cada vez estoy más convencido de que nuestra costumbre de medir el tiempo en unidades comestibles y bebestibles –quedar para…, salir a…– es una muestra de calidad de vida.

Planteamiento filosófico: el coffee break es WASP, anglosajón, protestante; el exprés/espresso, latino. Uno requiere un café, digámosle suave, de máquina industrial; el otro es tan artesanal y tradicional que hasta en inglés se fueron a buscar una palabra latina, “barista”, para referirse a quien lo prepara.

El coffee break, por otro lado, tiene algo de falacia; al menos, muy poco de break: es café tomado delante de la máquina, ya sea esta de café o de escribir, o sea, el ordenador…

Voy mas allá, lo llaman coffee break y lo venden como un detalle de la empresa con los trabajadores cuando es “escuela de Chicago” pura y dura: cafeteras en las oficinas para quitarte el sueño cuando asome y que puedas seguir trabajando; ¿medicina, droga?, por ahí va.

En España. Italia, Portugal, Cuba, o sea, países latinos, creo que siempre se ha asociado con lo social: salimos o quedamos a tomar café. Por lo menos, paramos a ello, nos detenemos tantito, implica una pausa, aunque sea minima.

En México, también, pero, a la vez, la costumbre del café oficinesco está plenamente arraigada; por eso enseguida triunfaron los termos y los cafés “para llevar”.

Vuelvo a lo filosófico: la costumbre de medir el tiempo en unidades comestibles y bebestibles –quedar para…, salir a…– es una muestra de calidad de vida; me explico: quedas para tomar el vermú y ya sabes que es por la mañana; nos vemos para el café es después de comer… Unos vinos… no, ahí sí, puede ser mañana y tarde. El caso es que las pausas ya mencionadas se vuelven tiempo en sí… Tiempo relativo… y tomable. Filosofía pura, ya les digo.

La última digresión es insistir, porque ya he escrito más veces al respecto, sobre el café en sí; en México −en Veracruz, Oaxaca, Chiapas−, lo hay excelente; y se suele tomar, además de como el que ahora llamamos “americano”, en su modalidad de café de olla: similar al de puchero, pero con canela y endulzado con piloncillo, la fase previa del azúcar morena. Tambipen se toma "lechero", con leche en vaso grande.

Sin embargo, la proliferación de cadenas fashion de cafeterías, ha llenado estos humildes y tradicionales cafés de palabras cool; en esos sitios además del ¿cómo te llamas? Inicial que concluye en que el/la/le barista/e escriba en el vaso desechable lo que le salga de su… cafetera, para los viejales llega a ser un problema porque, para los más jóvenes, parece una ridiculez −o excentricidad− pedir un espresso; ya tenerle que poner el apellido “alto” nos cuesta y, cuando te empiezan a preguntar: ¿lo quiere doppio?, ¿leche deslactosada?, ¿de soya?, ¿de almendras?, vamos transformándonos en remedos del pitufo gruñón: “Querida/o/e, estoy leyendo del letrerito, ya es suficiente estrés, ponme lo que pedí, anda”.

Eso sí, esas cadenas, lo reconozco, le dieron nueva vida al café, aunque sea frappé… Así que, aunque nos desespere, con todo y zarandajas, nos permite a los cafeteros tomarnos un café decente… Aunque haya que pedirlos en casi nuevos idiomas.

O tempora, o mores…

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.