Lunes, 30 de enero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
El motivo que necesitas para reducir el consumo de sal en las comidas
X
PREVENCIÓN

El motivo que necesitas para reducir el consumo de sal en las comidas

SOCIEDAD
Actualizado 29/11/2022 21:24
EP

Añadir menos sal con menor frecuencia se asocia a un menor riesgo de enfermedad cardíaca

Añadir menos sal con menor frecuencia se asocia a un menor riesgo de enfermedad cardíaca, insuficiencia cardíaca y cardiopatía isquémica, según un nuevo estudio publicado en el 'Journal of the American College of Cardiology'. Incluso entre quienes siguen una dieta del tipo DASH, las intervenciones conductuales para reducir el consumo de sal podrían mejorar aún más la salud del corazón.

Existen pruebas sustanciales que relacionan el consumo elevado de sodio con la hipertensión arterial, uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los estudios epidemiológicos que investigan esta relación han arrojado resultados contradictorios debido a la falta de métodos prácticos para evaluar la ingesta de sodio en la dieta a largo plazo.

Estudios recientes sugieren que la frecuencia con la que un individuo añade sal a sus alimentos podría utilizarse para predecir su consumo individual de sodio a lo largo del tiempo.

"En general, descubrimos que las personas que no añaden sal a sus alimentos con mucha frecuencia tienen un riesgo mucho menor de padecer enfermedades cardíacas, independientemente de los factores de estilo de vida y de las enfermedades preexistentes", señala Lu Qi, profesor de la Escuela de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans (Estados Unidos).

También descubrimos que cuando los pacientes combinan una dieta DASH con una baja frecuencia de adición de sal, tenían el menor riesgo de enfermedad cardíaca -prosigue-. Esto es significativo, ya que la reducción de la sal adicional a los alimentos, y no la eliminación de la sal por completo, es un factor de riesgo increíblemente modificable que, con suerte, podemos animar a nuestros pacientes a realizar sin mucho sacrificio".

En el estudio actual, los autores evaluaron si la frecuencia de adición de sal a los alimentos estaba relacionada con el riesgo de cardiopatía incidente en 176.570 participantes del Biobanco del Reino Unido. El estudio también examinó la asociación entre la frecuencia de adición de sal a los alimentos y la dieta DASH en relación con el riesgo de cardiopatía.

El estudio utilizó un cuestionario en la línea de base para recoger datos sobre la frecuencia de adición de sal a los alimentos, sin incluir la sal utilizada en la cocina. También se preguntó a los participantes si habían realizado algún cambio importante en su dieta en los últimos 5 años, así como si habían completado 1-5 rondas de recordatorios dietéticos de 24 horas durante un período de tres años.

La dieta DASH se desarrolló para prevenir la hipertensión limitando el consumo de carnes rojas y procesadas y centrándose en las verduras, la fruta, los cereales integrales, los lácteos bajos en grasa, los frutos secos y las legumbres.

Aunque la dieta DASH ha aportado beneficios en relación con la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, un ensayo clínico reciente descubrió que la combinación de la dieta DASH con la reducción de sodio era más beneficiosa para ciertos biomarcadores cardíacos, como la lesión cardíaca, la tensión y la inflamación.

Los investigadores calcularon una puntuación DASH modificada que no tenía en cuenta la ingesta de sodio y que se basaba en siete alimentos y nutrientes en los que se hacía hincapié o se dejaba de hacer hincapié en la dieta estilo DASH.

Los datos sobre los eventos de enfermedad cardíaca se recogieron a través de la historia clínica y los datos de los ingresos hospitalarios, el cuestionario y los datos del registro de defunciones.

En general, los participantes en el estudio con una menor frecuencia de adición de sal a los alimentos tenían más probabilidades de ser mujeres; de raza blanca; de tener un índice de masa corporal más bajo; de tener un consumo moderado de alcohol; de ser menos fumadores actuales; y de ser más activos físicamente.

También tenían una mayor prevalencia de hipertensión arterial y enfermedad renal crónica, pero una menor prevalencia de cáncer. Estos participantes también eran más propensos a seguir una dieta de estilo DASH y consumían más frutas, verduras, frutos secos y legumbres, cereales integrales, bebidas dietéticas bajas en grasa, pero menos bebidas azucaradas o carnes rojas/procesadas, que los que tenían una mayor frecuencia de adición de sal a los alimentos.

Los investigadores descubrieron que la relación entre la adición de sal a los alimentos y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas era mayor en los participantes de menor nivel socioeconómico, así como en los fumadores actuales. Una mayor puntuación en la dieta DASH modificada se asoció a un menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Comentarios...