Jueves, 01 de diciembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Por la dignidad de los mayores
X

Por la dignidad de los mayores

OPINIóN
Actualizado 04/10/2022 08:23
Fermín González

" No tengo derecho a decir o hacer nada que disminuya a un hombre ante sí mismo. Lo que importa no es lo que yo pienso de él, sino lo que piensa él de sí mi mismo. Herir a un hombre en su dignidad es un crimen" (Antoine de Saint - Exupéry)

Llegar a una edad avanzada no puede convertirse en una circunstancia que menoscabe la plena ciudadanía ni la dignidad de las personas reconocidas en nuestro orden constitucional. «Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social».

La dignidad de la persona es una e inalterable, en calidad y cantidad, a lo largo de toda la vida, y de ahí dimanan una serie de derechos y obligaciones que son inherentes a la persona, sea cual sea su edad y su estado de salud, y que se deben ejercer sin merma alguna, salvo sentencia judicial en contra. Hemos pasado desgraciadamente, del respeto al olvido, en cuanto a la evolución de las personas mayores en la sociedad. La experiencia es una importante fuente de conocimiento y sabiduría. Desde tiempos remotos, las personas mayores han ocupado una posición clave en la sociedad. A ellos se le pedía consejo a la hora de resolver problemas, nadie mejor que ellos conocían el entorno y cómo obtener recursos y además el tiempo los había dotado de infinidad de historias que todo el mundo deseaba conocer.

Hace apenas tres siglos, el porcentaje de personas que alcanzaban edades avanzadas era muy limitado. Cuanto más retrocedemos en el tiempo más extraordinaria era la presencia de individuos que superaran los 60 años de edad. Esto también explica por qué el adulto mayor era una figura respetada a la que había que cuidar y atender. De sus sabias decisiones dependía el futuro de muchas personas. Con la irrupción de la tecnología y la expansión del conocimiento, las enseñanzas de las personas mayores dejaron de ocupar ese lugar privilegiado. Poco a poco no solo fueron sus historias y lecciones las que cayeron en el olvido: también lo hizo el interés de esforzarse en el cuidado de personas que, desde el punto de vista práctico, ya no suponían un aporte de fuerza, protección o riqueza para la sociedad.

Así, los adultos mayores pasaron de convertirse en un valor añadido en ser una carga para la comunidad. Una visión reduccionista y sesgada sobre un grupo de población que, tanto entonces como ahora, sigue teniendo mucho que ofrecer. La experiencia acumulada es una riqueza que solo se obtiene con el tiempo. ¿Por qué ya no se valora tanto la importancia de las personas mayores en la sociedad actual? La vejez ha sido abordada desde diferentes perspectivas a lo largo de la historia. No obstante, desde hace varias décadas la percepción que las sociedades modernas tienen del adulto mayor se ha quedado bastante estancada.

El aumento de la esperanza de vida ha hecho que los principales países del planeta tengan una población cada vez más envejecida. Esto no solo le resta importancia al hecho de cumplir años, sino que pone de manifiesto la aparición de nuevas necesidades con respecto al cuidado y la atención que merecen las personas de edad avanzada. Pero ¿está la sociedad actual capacitada para asistir de forma adecuada a la población mayor? El problema tiene una doble cara: por un lado, la inoperancia de las administraciones públicas para ofrecer una respuesta eficiente a estas necesidades y, por otro lado, la incapacidad de muchas familias para afrontar con éxito el reto que supone cuidar de una persona mayor.

Ante estas circunstancias, la solución más sencilla ha sido la institucionalización en residencias. Pero esta alternativa no resuelve otros problemas como son el distanciamiento o la exclusión de la vida social, la falta de participación en decisiones importantes de la vida, la discriminación por edad = edadismo, o la consolidación de estereotipos, que convierten a las personas mayores en una “carga” para la sociedad.

En países como Australia, Japón o China, donde la edad sigue siendo sinónimo de sabiduría, se valora con especial interés la contribución de los mayores al desarrollo cultural, intelectual y político. Son este tipo de actitudes y no las que contribuyen al distanciamiento, los prejuicios y la soledad, las que deberían marcar el rumbo de un cambio de perspectiva en pro de la recuperación del papel de las personas mayores en la sociedad. Para que prospere una nueva perspectiva más optimista de la tercera edad, alejada de los horrores del maltrato, es necesario que se produzca una transformación a varios niveles. Tienen que cambiar las políticas sociales, las estructuras asistenciales, la opinión de la sociedad e incluso el concepto que las personas mayores tienen de sí mismas. Hoy apenas se tiene la memoria, el reconocimiento, la dignidad, y la sabiduría de aquellos, que lo dieron todo, para que nosotros estemos aquí, y podamos disfrutar, de todo lo que han puesto en nuestras manos, para ahora con un inhumano egoísmo, les olvidemos, les arrinconemos, o lo que es peor los abandonemos a su soledad, triste, muy triste, que a aquellos, que nos dieron lo mejor de si mismos, no les tengamos, algo tan fundamental como un poco de cariño, y un poco de respeto… Me parece a mí… vamos.

Fermín González, salamancartvaldia.es, blog taurinerías

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...