Jueves, 01 de diciembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La oposición de la oposición
X

La oposición de la oposición

OPINIóN
Actualizado 02/10/2022 11:48
Francisco López Celador

Cuando las cosas se tuercen en cualquier conflicto armado, cuando una embarcación está a punto de naufragar, cuando un negocio está en bancarrota, lo lógico es ponerse a salvo, saltar a los botes salvavidas o cortar por lo sano. Antes de nada, salvar la piel. De poco sirve que los responsables del momento trataran de calmar los ánimos. Es inútil, Si persistieran en su actitud, se quedarían solos, como hace el capitán del barco que naufraga, que, al menos, tiene la dignidad de no saltar al agua hasta que no lo haya hecho el último pasajero. La diferencia está en que el marino actúa así por convencimiento ético y el político lo hace intentando salvar el sillón.

En situación muy parecida se encuentra este gobierno, y especialmente Pedro Sánchez y sus compañeros de singladura. Ha bastado comprobar que los augurios para los próximos comicios autonómicos se presentan cada vez más negros –a pesar de los esfuerzos que hacen los medios a sueldo- que la derecha está llevando a cabo allí donde gobierna una política impositiva totalmente opuesta a la del progresismo instalado en La Moncloa, y que la gente aplaude la medida porque es la fórmula que tan buen resultado está dando en los pueblos donde se ha implantado, todo eso ha sido suficiente para que Sánchez haya tocado a rebato y toda la coral progresista se eche a la calle cargando contra Feijóo, Ayuso y Bonilla por haber sido los primeros en aflojar el dogal impositivo que ahoga a los sufridos contribuyentes. Ante decisión tan atrevida como esperada, el PSOE, de la noche a la mañana, ha pasado de ser un partido de gobierno a ser simplemente oposición de la oposición.

La sorpresa llega cuando Sánchez decide visitar en plan rey Midas los territorios gobernados por esos compañeros de partido que tanto le aplauden en sus feudos y, al darse la vuelta, comprueba que ellos también se dan la vuelta, pero a la chaqueta. Cuál será pánico de los dirigentes socialistas para que un día se muestren contrarios a bajar los impuestos y al siguiente imiten a la oposición convencidos que será la única forma de no verse abandonados por los votantes que se ven defraudados. Ximo Puig ha pasado de calificar de fachas y merecedores de alguna sanción reparadora a los políticos que bajan los impuestos, a declarar que hará lo mismo en su comunidad. No en balde, conoce sondeos que ya vaticinan un gobierno de derecha en la Comunidad Valenciana. Como jugadores del mismo equipo, Sánchez Page y Lambán, de momento, y alguno de otras latitudes, lo están pensando porque no están dispuestos a que Sánchez sea el culpable de su derrota, convencidos de que él pueda tener abierta alguna puerta giratoria. Esos barones han llegado a la conclusión que el mayor obstáculo que van a encontrar en su carrera para conservar el cargo es precisamente Pedro Sánchez.

Ni que decir tiene que la maniobra le ha sorprendido y, para no provocar más incendios, se ha cuidado muy mucho de no cargar las tintas a la hora de fustigar públicamente a los díscolos. Para que no falte ningún aditamento a la catástrofe que amenaza a la izquierda, hay naciones que lo han visto a tiempo y están intentando buscar soluciones. Las gobernadas por la derecha, con o sin apoyos externos, no son minoría. Sí lo es España, única nación de la UE gobernada exclusivamente por la izquierda. Otras experiencias anteriores han evolucionado de un extremo al otro. Ahí tenemos el reciente caso de Italia. ¿Alguien piensa que los italianos tiran piedras a su propio tejado? Lo que hacen es poner los pies en el suelo. La gente se ha cansado de apoyar a gobiernos que priorizan las leyes que amparan a los animales, las plantas o el medio ambiente, sobre los derechos de quienes no pueden ni pagar la luz o el gas. No conformes con ello, te llamarán fascista, negacionista o racista, si les hablas de los problemas que asfixian a agricultores y ganaderos, o si criticas la falta de seguridad en barrios llenos de inmigrantes ilegales, okupas, traficantes de droga o de delincuentes famosos en todas las comisarías.

Pues bien, toda esta gente decepcionada está viendo que le suben los impuestos mientras el gobierno no es capaz de reducir gastos y, a la vez, aprueba un aumento salarial del 3,5 % a los diputados, o se gasta en montón de millones en donaciones en el extranjero para gente menos necesitada que sus propios paisanos. Y todo ello aderezado con la certeza de que en otras Autonomías sí que se han bajado los impuestos con el consiguiente respiro para los más desamparados.

A partir de este momento, oiremos toda suerte de falsedades, como afirmar que la derecha pretende bajar los impuestos sólo a los más ricos, que el impuesto sobre el patrimonio se cobra en todas las naciones de la UE, que España es la nación mejor preparada para soportar la crisis energética, que nuestra inflación y nuestro déficit no son los peores del continente y que este gobierno se preocupa de facilitar toda la información que le se reclama en la Cortes, o que aquí se cumplen todas las leyes.

Algunos de los encargados de extender todos estos mantras han recordado aquella diferencia entre predicar y dar trigo, y han gritado: ¡A los botes salvavidas; sálvese quien pueda! Efectivamente, para Sánchez, parece que esta vez también pintarán bastos.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...