Lunes, 26 de septiembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
¿Qué diferencias hay entre el lettering y la caligrafía?
X
Término global que acostumbra a ser confundido con la caligrafía

¿Qué diferencias hay entre el lettering y la caligrafía?

EMPRESAS
Actualizado 21/09/2022 09:15
Adrián Martín

Lleva décadas existiendo, pero en concreto hace poco menos de un siglo se puso muy de moda en gran parte de América, extendiéndose poco a poco por el resto del mundo

A lo largo de los últimos años son varios los términos provenientes del inglés que han acabado siendo acuñados por el español. Un claro ejemplo es el que hoy nos ocupa: lettering.

Se trata de un término global que acostumbra a ser confundido con la caligrafía, pero lo cierto es que ambos conceptos poco tienen que ver. Esta palabra es un hiperónimo que hace referencia a un tipo de arte en concreto: el de las letras. Estamos ante una técnica artística que en los últimos tiempos ha adquirido una gran popularidad.

A continuación profundizaremos en esta especie de disciplina, averiguando no solo lo que es, sino también las diferencias que tiene con la caligrafía.

Lettering, ¿qué es?

Se podría definir como una disciplina en la cual lo que mayor importancia adquiere es la creatividad. Lleva décadas existiendo, pero en concreto hace poco menos de un siglo se puso muy de moda en gran parte de América, extendiéndose poco a poco por el resto del mundo.

Esta rotulación tiene como objetivo no solo el simple hecho de escribir, sino ir más allá, dibujando todas y cada una de las letras que forman parte de la palabra o frase que pretende ser transmitida.

Atrás quedan los tiempos en los que los mensajes no calaban hondo en el público objetivo. Hoy en día, independientemente de lo que quiera transmitirse, acaba generando en la mente del usuario en cuestión el resultado esperado.

Eso sí, obtener estos resultados tan positivos exige varios aspectos que has de tener en cuenta. En primer lugar es imprescindible tener creatividad e imaginación, dos características que suelen estar presentes en los profesionales más experimentados del ámbito del diseño gráfico.

Por otra parte, el lettering requieres de un material de calidad para poder llevar a cabo las diferentes letras. Pinceles, brochas o sprays son solos algunas de las principales herramientas, pero tambien roluadores. Es por ello que conocer los mejores rotuladores de lettering ayudará a que el proceso de aprendizaje y el acabado de tus letras tenga un resultado óptimo que merezca la pena.

Estas son las diferencias que hay entre el lettering y la caligrafía

Es muy probable que al pasear por Salamanca hayas dado con varios mensajes hechos aplicando técnicas de lettering. Un claro ejemplo de ello es el típico bar-restaurante que, en una pizarra, tiene el menú del día con los platos que pueden elegirse y el precio final a pagar por los consumidores.

Este tipo de locales son conscientes de que atraer a los comensales solo es posible con un mensaje que sea atractivo, lo cual precisamente se consigue con la disciplina conocida bajo el nombre de lettering. Pero, ¿no se lograría lo mismo simplemente escribiendo el menú? Lo cierto es que no, evidenciando ello la primera diferencia.

La caligrafía consiste simplemente en escribir el mensaje. Por el contrario, el lettering va más allá optando por dibujar cada letra que forma parte de esa palabra o frase que posteriormente leerá el público objetivo.

A diferencia de la caligrafía, el lettering exige un nivel de precisión mucho más alto. Y es que el número de trazos es considerablemente más elevado, mientras que al escribir una letra basta con un único trazo o, como máximo, un par de ellos si el carácter es algo más complejo.

Obtener un buen resultado caligráficamente es algo que incluso aquellas personas que no tienen un buen pulso pueden lograr. Todo lo contrario sucede con el lettering, ya que si la precisión no se evidencia en el conjunto gráfico generado, dejará bastante que desear.

A su vez, no puede pasarse por alto el hecho de que los resultados que genera la caligrafía son siempre idénticos. Los diseñadores pueden cambiar algunos aspectos muy básicos como las tonalidades de las tipografías, pero la forma será la misma. No puede decirse lo mismo del lettering, el cual está pensado para aquellos que quieren algo único.

Tanto la composición como el valor armónico son dos aspectos que adquieren una gran relevancia al hablar de lettering, mientras que pasan a quedar relegados a un segundo plano si se recurre a la caligrafía.

Continuando con las diferencias, un lápiz o un bolígrafo son suficientes para la caligrafía. Por su parte, el lettering es más exigente en este sentido, ya que requiere buenos rotuladores para la obtención de resultados que sean óptimos.

Conviene destacar que en algunos casos los elementos utilizados son los pinceles, tal como demuestra el conocido como brush lettering, un tipo que sí recuerda bastante a la caligrafía. Aun así, incluso entre estas dos disciplinas hay bastantes diferencias.

Independientemente de qué material sea el que esté a disposición del usuario en cuestión, es fundamental que la paciencia se apodere del susodicho si quiere que el resultado artístico sea bueno.

Poco a poco va en aumento el número de diseñadores que ofrecen un servicio de lettering, el cual se adapta a todo tipo de negocios y clientes en general que necesitan dar forma a un conjunto visual bonito y atractivo compuesto por letras, palabras y frases.

Comentarios...