Sábado, 01 de octubre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
"Hoy son vitales las 'Escuelas de Padres', que los jóvenes vean que existen normas, límites y consecuencias. Si no dejamos de lado esto avanzaremos mucho más"
X
NANDY PÉREZ, TÉCNICO DE JUVENTUD EN PEÑARANDA

"Hoy son vitales las 'Escuelas de Padres', que los jóvenes vean que existen normas, límites y consecuencias. Si no dejamos de lado esto avanzaremos mucho más"

BRACAMONTE
Actualizado 17/09/2022 23:07
Redacción

Asegura ademas que estos puntos son imprescindibles, ademas de la creación de más equipos multidisplinarares para trabajar junto a los jóvenes y conocer mas al detalle la nueva realidad que viven en la sociedad

Si preguntamos por Luis Fernando Pérez Cascón, probablemente sean muy pocos quienes lo conocen, aunque es de sobra reconocido y querido por buena parte de la población de las comarcas de Peñaranda, Las Villas e incluso en Salamanca capital. Así no, pero si hablamos de Nandy la cosa cambia y mucho. Un profesional de la Educación Social que hoy, a sus 47 años y llevando por bandera su localidad natal, Villoria, sigue trabajando diariamente en forjar futuro y buen camino entre los cientos de jóvenes con los que actúa.

Un laborioso trabajo, que bien podría asemejarse al tejer en un encaje de bolillos, que actualmente tiene su base de operaciones en el Centro de Ocio Juvenil de Peñaranda, aunque su trayectoria cuenta con desembarcos en numerosos puntos de la provincia e incluso a nivel nacional.

Pero para llegar hasta aquí, Nandy tiene un recorrido vital que arrancaba en su juventud en Peñaranda, lugar en el que, tal y como recuerda, “estudie en su instituto, 2º y 3º de BUP y no solo eso, sino que estuve viviendo entre semana cuando era una residencia estudiantil el ahora albergue Diego de Torres Villarroel. Fue una experiencia bonita. Tras estudiar Bachillerato me diplomaba en Educación Social. El ultimo año de estos estudios me surgió la posibilidad de trabajar en un centro de menores en Asturias, y de ahí derivaba en Proyecto Hombre Asturias, para trabajar junto a jóvenes con problemas de consumos…yo pensaba venirme para Salamanca pero entregue el curriculum en aquel centro y me llamaron de inmediato. Tras esta experiencia volví a Salamanca y también en el centro de Proyecto Hombre y después marchaba a Zamora, coordinando alli el programa de Ocio Alternativo. Estando ahí vi la posibilidad que ofrecía Peñaranda y su nuevo Centro de Ocio Juvenil y no me lo pensé, opte a la plaza y en Peñaranda estoy”.

Todo un recorrido laboral, repleto de experiencias vitales, que ha tenido a la Educación Social como objetivo desde bien pequeño. “Siempre me ha gustado. Con menos de 18 años ya era Monitor de Tiempo Libre, para posteriormente realizar el curso de Coordinador de esta área, sin dejar de lado mi objetivo de la Educación Social…aunque bien es cierto que siempre he tenido una doble vertiente: por un lado toda la parte social y por otra toda la parte deportiva…y es que además de todo esto soy entrenador de baloncesto…este año llevare cuatro equipos en la zona de Las Villas”, ya que, tal y explica, “llegamos a ver que, o nos juntábamos o no hacíamos nada. De ahí surgió el Club Entre Villas, llegando hoy a entrenar equipos de baloncesto y atletismo en localidades como Villoria, Babilafuente, Cantalpino, Cantalapiedra, Villoruela e incluso algunos chavales de Salamanca. Paralelamente también he entrenado categorías escolares del Avenida. La pandemia paralizaba esto, pero tras ella la mayoría de las chicas se han movido a equipos de Villares de la Reina, por lo que también entrenare otros dos equipos ahí”.

Para Nandy, la realidad social de hoy tiene algo claro. “Si algo puede cambiar, aunque es complicado, siempre tiene que ver con la pedagogía y la educación”, mientras que tiene claro que los jóvenes y su comunión con la sociedad actual “es complicada, tanto en la ciudad como en el medio rural. Todas las influencias que vienen o tienen que venir de la ciudad van directamente a la zona rural. La ventaja de los pueblos es que tienes mucho mas espacio para moverte. Eso tiene sus pros, contras y riesgos. Además la posibilidad de tener peñas tiene su punto positivo, ya que sirven de encuentro, pero también su cara negativa en los riesgos que suponen” y añade que en la actualidad “los jóvenes con 12 años tienen los mismos riesgos en cualquiera de estos lugares, a nivel mental (música, modas ect.) y a nivel social, entiendo que hay un fallo que es el modelo actual de los padres… El de antes no era mejor desde luego, pero creo que el modelo paternofilial de educación actual es complicado, ya que han pasado de no dejar hacer nada a permitir hacerlo todo. Creo que hay términos intermedios, pero nunca dejar a un lado las normas, los limites y las consecuencias. Llega un momento en el que los jóvenes piensan que pueden hacer lo que les de la gana sin consecuencias, eso es un problema y muy serio”.

Precisamente para esos padres que se encuentren con un hijo preadolescente o joven, Nandy afirma que son vitales “las Escuelas de Padres. Yo siembre abogo por ellas, pero probablemente la gente que mas lo necesita no llega a estos talleres que son muy importantes” y añade ejemplos como “situaciones que he vivido en Proyecto Hombre. Hay jóvenes con problemas de adicciones que dejaron de tenerlos a través del trabajo que realizamos con sus padres. Ellos cambiaron conductas y eso supuso un camino hacia la recuperación. Creo que trabajar con los padres es vital siempre”.

Una vocación y no pocas aristas que también tiene sus momentos personales complicados, llegando incluso a la decepción. “Yo me he ido a mi casa no pocas veces frustrado, con casos que me han marcado personalmente y sin saber hacia donde guiar al chaval hasta una solución. Hubo casos, incluso con medidas legales…he tenido situaciones de jóvenes con 18 años que fueron echados de casa por la familia y a los tres meses escasos estaba en la cárcel…en cuanto a menores, cuando hay este tipo de situaciones extremas, llegan a con medidas cerradas y acaban en Zambrana en Valladolidad entra en un circuito muy cerrado y complicado”.

“El consejo que podría darle a las familias es que nunca pierdan la esperanza. En determinadas edades son muy importantes las normas, los limites y las consecuencias. Con 18 años deben tener claro esto, porque sino la sociedad se lo va a poner después. Y sobre todo también mucha comunicación” asegura rotundo Nandy, quien suma además que “siempre se ha dicho que un adolescente puede ser un desconocido para sus padres, pero no lo es tanto como pensamos. En casa se ven las claves del crecimiento en cada persona y más en esta época, en la que pasara de niño a adolescente y posteriormente a joven, siendo probablemente la época más larga de la vida y la mas importante. Hoy influencia mucho mas el aparentar, las poses, todo por las redes…pero antes, de otra forma, también lo había”.

Un sistema y una nueva realidad que requiere de un trabajo mas especifico, en casa y entre los profesionales, algo por lo que reclama a la administración la necesidad de crear “más equipos multidisciplinares, no solo educadores sociales, sino que tienen que haber trabajadores sociales, psicólogos, educadores de calle ect”.

Hoy Nandy sigue al pie del cañón, en el Centro de Ocio, tratando de ofrecer actividades y diversión como mecanismo de adecuación para un futuro en positivo de los jóvenes y preadolescentes peñarandinos, algo que tiene también un sueño que busca cumplir. “Yo he vivido de joven experiencias de grupos, de tiempo libre…me encantaría poder conseguir que se formara una asociación juvenil en Peñaranda, que los jóvenes puedan ser protagonistas y artífices de su propio futuro seria lo mejor que podría pasar, cambia totalmente la perspectiva y fortalece la sociedad”.

Comentarios...