Jueves, 06 de octubre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
De principios y finales V
X

De principios y finales V

OPINIóN
Actualizado 12/08/2022 07:34
Manuel Rodríguez Fraile

Para concluir estas colaboraciones veraniegas creo que sería oportuno hacerlo fijándonos en las tres grandes religiones, llamadas 'religiones del libro', que contienen las mitologías más conocidas, y lo haré por varias razones. Primera, las tres se inspiran en textos comunes, que los judíos los llaman Tanaj, los cristianos Biblia y los musulmanes Corán, por orden de antigüedad. Segunda, las tres están extendidas por varios continentes en la actualidad, y la tercera, porque todas ellas presentan lecturas tanto de tipo ortodoxo y fundamentalista, como de interpretación abierta y conciliadora. Otras posturas comunes son la creencia en una vida eterna tras la muerte y el reconocimiento de Abraham como el gran patriarca que instauró la creencia en un único dios. Para finalizar todas ellas nacieron en lo que hoy conocemos como Oriente Medio donde existía una fuerte tradición politeísta.

La creación del mundo y del hombre es similar aunque con ligueras diferencias. Al principio sólo existía un dios y la nada. Jehová, Dios o Alá, crearon de ella todo lo que existe y eternamente cuidan de su creación mediante sus ángeles y un pacto con todo lo creado. Al hombre lo hicieron de arcilla.

En cuanto a la creación del resto de seres humanos, las tres religiones coinciden en que Dios los creo a su 'imagen y semejanza' de barro y agua[1]; y también les asignan los mismos nombres: Adán y Eva. Sin embrago, mientras judíos y cristianos afirma que tuvieron 2 hijos, los musulmanes creen que Eva tuvo unos veinte embarazos o más, y siempre nacieron gemelos, casi todos niño y niña, aunque los más conocidos son Caín y Abel que fue muerto por los celos de su hermano. Incesto y fratricidio están presentes también en otras muchas mitologías.

Pero todas estas similitudes, con ser ciertas, no han evitado fuertes enfrentamientos a través de los siglos que continúan hoy (judíos y palestinos, terrorismo islámico contra todos los no creyentes, guerras entre ortodoxos, musulmanes y cristianos en los Balcanes, etc…) Con razón Martín Lutero ya anticipo, hace 5 siglos, que la guerra es la mayor plaga que azota a la humanidad; destruye la religión, destruye naciones, destruye familias. Es el peor de los males.

La palabra `religión' viene de la latina 'religio' que podríamos traducir por el vínculo que une al ser humano con las divinidades, pero hay que tener en cuenta que toda religión es una creencia, es decir un estado de la mente que nos lleva a considerar como verdadero algo que no es demostrable racionalmente, pero que tampoco es posible probar que es falso. Lo cierto es que todos tenemos alguna creencia sobre el sentido de la vida, sobre la existencia y el mundo. Son estas creencias el origen tanto de los sistemas religiosos como de los filosóficos e ideológicos.

Todas las religiones tiene detrás sus mitología ya que estas son necesarias para tratar de explicar, relacionar y dar sentido a algunos de sus contenidos, pero nunca hay que olvidar que los mitos son narraciones imaginarias y las religiones son cuestión de fe, y esta es una creencia, es la confianza que alguien deposita en algo que no es demostrable con evidencias racionales. La fe es definida en la Carta a los Hebreos del Nuevo Testamento como la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven[2]. 'Creer lo que no se ve', decían los antiguos catecismos que estudiábamos en el colegio. Por tanto, siempre es un 'salto al vacío'.

Y quiero terminar esta serie de textos recordando las palabras de escritor austriaco Stefan Zweig: Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la Tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad.

[1] Incluso están de acuerdo en que la mujer creada de una costilla de Adán

[2] Hebreos 11,1. Biblia de Jerusalén

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...