Jueves, 06 de octubre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
'Santa Marta de Tormes, Voluntad de permanencia, de pertenencia, de vida' se presentará en el marco de las fiestas de la localidad salmantina
X
PUBLICADO POR LA DIPUTACIÓN Y EL AYTO

'Santa Marta de Tormes, Voluntad de permanencia, de pertenencia, de vida' se presentará en el marco de las fiestas de la localidad salmantina

ALFOZ
Actualizado 27/07/2022 18:18
Charo Alonso

Es una obra de Charo Alonso y Carmen Borrego

Tiene el periodismo el privilegio del encuentro, el conocimiento del trabajo de quienes nos entregan a Carmen Borrego y a mí en sus entrevistas la generosidad de su tiempo. Página tras página de las entrevistas de Salamanca rtv al día hemos recorrido los muros coloridos de Daniel Martín, las paredes profundas y reflexivas de Caín Ferreras, la obra inmensa y plena de raíces de la escultora Coral Corona, el genio legendario de José Fuentes, la originalidad pictórica de Tomás Hijo, de Andrés Alén, de Florencio Maíllo de todos los artistas que participan en sus salas expositivas… de ahí que el paseo por Santa Marta con el concejal de cultura Francisco Miguel fuera un goce a buen paso, un recorrido maravillado por el empeño de la corporación municipal de la localidad por apostar por la cultura. Y quizás fue en ese periplo entre el Martín Pescador de Caín Ferreras –aún no había salido del huevo la magnífica escultura colorida de Coral Corona- en la Isla del Soto, regalo de Santa Marta a todos los salmantinos, y la obra contenida en el Ayuntamiento, y que constituye actualmente el Museo de Arte Contemporáneo José Fuentes, cuando empezó a gestarse un libro que tiene mucho de paseo, de charla, de admiración y de vida. Vida compartida.

La lente de Carmen Borrego se ha llenado esta vez de calle, de teatro en las plazas, de edificios singulares que abrazan, muros que hablan, niños que ocupan los parques. Se ha llenado de patos y gatos, de riberas donde creció la vida en un urbanismo desordenado. Era el tiempo de la ciudad dormitorio, de la carretera de Madrid que vertebraba y rompía la Santa Marta “oscura”, de espaldas al río donde las gentes laboriosas hacían su vida y se tiraban las casitas molineras, hoy respetadas, para levantar los necesarios espacios de la casa. Una población siempre en crecimiento que ahora disfruta no solo de sus fiestas, sino de un sentimiento de orgullo y pertenencia que toda una corporación en pleno ha querido que nazca de la naturaleza y de la cultura.

Ese era el objetivo, mostrar la orilla nueva del río que nos lleva a través del cambio, del empecinado deseo de pertenencia. Aquellos que llegaron del campo, dispuestos a trabajar, a comprarse su piso, a hacer su taller del que tantas obras salieron, gozan ahora de un lugar privilegiado que exhibe sus logros, se reinventa, se mueve –en moto histórica y con orgullo- y esperan a un visitante que atraviesa el río y la pasarela para gozar de una hostelería y un pequeño comercio sorprendentes. Es el cambio que Carmen Borrego ha plasmado en sus fotografías llenas de gracia, en sus perspectivas audaces, su conocimiento de todo aquello que retrata. Porque el suyo es un empeño de relatar la población viva, el empeño de habitarla, de hacer suyo el espacio donde vive su hermana y que es, también, tan de ella.

Y por mi parte, relatar las imágenes de Carmen ha sido una aventura de paseos y charlas compartidas. También tengo yo un cachito al otro lado del río, porque donde viven mis hermanos vivo yo, y porque el niño que se admira ante el avión posado en la rotonda es mi sobrino; como sobrino es el niño que baja a los columpios de colores y que se bautizó y comulgó frente al retablo de agua de la iglesia santamartina. Una iglesia en la que siempre me siento a ver pasar el río y a preguntarme cómo llegó el Cristo con su aire de Damián Villar, su artesonado mudéjar, su modernidad de ladrillo a conjurarse tan bien, espadaña de lo eterno.

VIVENCIAS

Hemos vivido Carmen Borrego y yo esta Santa Marta que no cesa, y que no para. Y hemos tratado de convertirla en libro aunque han salido volando de él nuevos murales, pájaros de nuestro Caín, martines pescadores de nuestra Coral, bibliotecas nuevas, museos de grabado donde Carmen exhibe una obra orgullosa y agradecida a su maestro Pepe Fuentes, quien nos llevó junto a Concha Saéz a la Escuela de Hostelería, el Cubo que todos deberíamos conocer y que guarda las esencias de un potente atractivo santamartino. Cuántas cañas, cuántas charlas con Agustín, con Ana, cuánto bueno en una Santa Marta cuyo ayuntamiento es museo, cuya calle es escenario y donde la imagen de una mujer caminando bajo la lluvia en la plaza insólita del edificio que abraza es para mí una de las fotografías más icónicas de Carmen Borrego.

No sabemos cómo va a recibirse este libro hecho con tanto afecto y en el que tantas cosas nos faltan. Porque la vida se empeña en desbordar las cubiertas y sigue mientras el timón del alcalde David Mingo continúe en ese empeño no de recrearse en lo realizado, sino en seguir avanzando. Nosotras lo que sí sabemos es que ha sido un orgullo que confiaran en esta trenza que las dos trazamos, imagen y palabra en las páginas de Salamanca rtv al día. Y más cuando es Carmen la que maqueta, diseña, hace un mosaico de sensaciones, visiones, breves pinceladas de mi eterno paseo. Un paseo que no se acaba, como no se acaba nuestra admiración por un espacio que ya es nuestro. Y que sigue siendo el lugar de los artistas, de los habitantes, de los más hermosos atardeceres de la ciudad letrada. Salamanca tiene la vecina más generosa, rivera de su Tormes, fiesta de sus sentidos, rincón que se alza al cielo, mural y escultura viva. La vida de los que en ella habitan, pertenecen y se enorgullecen. Eso hemos querido plasmar en este, vuestro libro.

HORARIO

El evento de presentación tendrá lugar este jueves 28 de julio a las 18:00 horas en la biblioteca de Santa Marta. No habrá que pagar entrada para entrar.

En la agenda

Comentarios...