Lunes, 15 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El miedo es un mal compañero de viaje
X

El miedo es un mal compañero de viaje

Actualizado 10/07/2022 10:29
Francisco Delgado

¿Debemos sentir miedo en esta séptima ola por las últimas variantes del Covid-19, en medio del verano, de las vacaciones, cuando nos estábamos haciendo la idea de que la pandemia por fin había pasado? ¿Debemos sentir miedo por las “olas de calor” anunciadas y por anunciar, que nos repiten hasta la saciedad la temperatura altísima en la que nos podemos derretir como tabletas de chocolate? ¿Debemos seguir temiendo siempre al gobierno ogro de la nación que en el fondo lo que quiere es crear un gulag para meter dentro de él y controlar a todos los españoles? ¿Debemos sentir miedo por los posibles “okupas” que invadan nuestra casa durante las vacaciones, por los altos precios de los restaurantes, carburantes, bares, hoteles y bocadillos de calamares? ¿Debemos temer la falta de humor y de ingenio de nuestro vecino de apartamento, de su perrito de eterno ladrido, de la mala uva de nuestra suegra, del reventón de la rueda en medio de la carretera?

El miedo no es algo que puedas decidir meter o no meter en el equipaje. Lo llevamos siempre puesto, muy cerquita de la piel. No te puedes olvidar de él pues en cuanto enciendes un televisor, una radio, una red social, te lo alimentan cada hora, cada día. Y ahora, para contrarrestar ese miedo sugerido o alimentado, no hay a nuestro alrededor figuras de valientes, que nos animen a imitarlos. Los líderes, las figuras de moda, los “influencers”, parecen todos diseñados por los guionistas de las películas de Woody Allen. Los guerreros al servicio de causas justas, los exploradores de ignotas tierras, los rebeldes con causa ya no existen. Empezamos a conocer muchas mujeres valientes, pero hombres…la figura de Boris Johnson dimitiendo, mintiendo, resistiéndose a dejar “el mejor trabajo del mundo” (que para él debe haber sido sacar al Reino Unido de la Unión Europea) se nos quedará fijado en nuestras pupilas por muchos años.

Se acabó la valentía. A no ser que sepamos accionar la mágica tecla de reírnos de nosotros mismos, de nuestras crónicas cobardías. Solo si hemos sabido desprendernos de los espejismos de superhéroes que a lo largo de los años nos hemos fabricado con el universal deseo de que nos quieran, podremos pulsar la tecla de la risa, del humor, la única auténticamente humana. Pues la mayor parte de las desgracias que nos suceden se producen al margen de nuestra voluntad y deseo.

En resumen, como Unamuno decía que los viajes son fugas del lugar de donde estamos (y nuestro Unamuno sabía de casi todo) prefiero quedarme de vacaciones en Salamanca, incluso sin poder bañarme en el río prohibido, antes de llevarme en la maleta o en las tripas las toneladas de miedo que adquirimos viendo un par de meses de TVE. Siguiendo la cita de Unamuno, es más de valientes quedarse en casa de vacaciones, con un bañador, un par de libros y unas playeras, que partir hacia playas y montañas superpobladas, donde no hay ni un hueco para dejar las maletas llenas de los catastrofismos que nos rodean.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.