Sábado, 22 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
La despoblación pone en jaque a más de 1.400 municipios de Castilla y León
X
DÍA MUNDIAL DE LA POBLACIÓN

La despoblación pone en jaque a más de 1.400 municipios de Castilla y León

Actualizado 11/07/2022 10:28
Isabel Rodríguez

Para revertir sus efectos hay que “proporcionar las condiciones adecuadas para que la gente venga y se pueda quedar”, explica el experto en demografía Alberto del Rey

Este lunes (11 de julio) se conmemora el Día Mundial de la Población, y hablar de población en comunidades como Castilla y León -e indudablemente en provincias como Salamanca- es hacerlo también de despoblación. Es, sin duda, uno de los problemas más acuciantes de una comunidad que es exponente indiscutible de lo que se ha denominado la España vacía y que no ha dejado de perder población en las últimas décadas.

La despoblación es un problema tan real como complejo. De hecho, más de 1.400 pueblos de Castilla y León (de los 2.248 existentes) se encuentran en riesgo grave de quedarse sin población, tal y como ha puesto de manifiesto el documento técnico del informe sobre el sector agroalimentario de la Comunidad elaborado por el Consejo Económico y Social de Castilla y León (CESCyL). Los municipios del medio rural en riesgo grave de despoblamiento son aquellos que cuentan con menos de 5.000 habitantes y menos de ocho residentes por kilómetro cuadrado, atendiendo a los parámetros establecidos por el CESCyL.

Castilla y León es una de las comunidades más envejecidas de España, con un 25,6% de población mayor de 65 años -porcentaje que en el caso de Salamanca asciende al 27%-, y lógicamente el envejecimiento de la población rural merma el relevo generacional.

¿Estamos a tiempo de revertir los efectos de la despoblación en territorios como el nuestro? Trasladamos la pregunta al experto en demografía, y profesor de la Universidad de Salamanca, Alberto del Rey. "En un mundo ideal, sí, porque la despoblación significa que los pueblos se están quedando sin gente. ¿Se puede repoblar? Sí, se podría. En la historia de España, y de muchos otros países, ha habido procesos de repoblamiento".

Sin embargo, "en la mayor parte de los pueblos no se va poder repoblar, y aquí también hablamos de Salamanca, porque no existe capacidad para repoblar en lo que hablamos del crecimiento endógeno. Es decir, no hay gente que pueda tener hijos, porque la forma de que una población recupere habitantes en demografía es que aumenten los nacimientos o que venga gente. No se puede revertir esta situación con las poblaciones y los recursos que tenemos en las zonas despobladas. Por lo tanto, tendría que ser a través de procesos de inmigración".

Pero, como explica el experto, no se trata únicamente de traer gente, sino de que además "esté interesada en quedarse". "¿Por qué se va la gente de los pueblos? Históricamente porque no ha habido los recursos adecuados para quedarse. Por ejemplo, el trabajo. Si nosotros formamos a gente con alto nivel educativo, con formación univestaria, los puestos de trabajo y las condiciones que ofrecen las zonas despobladas, en la mayoría de los casos no son para mano de obra cualificada. Eso es un problema, y un error que se ha cometido durante mucho tiempo".

Algo similar sucede con la inmigración, que "si es cualificada no se va a quedar, y esto pasa en todas partes del mundo, una vez que pasa el tiempo buscan un trabajo adecuado a su nivel de cualificación". Por lo tanto, "una de las soluciones es traer inmigración, pero adecuada a las condiciones de vida y trabajo de los pueblos. Eso requiere una política migratoria y en España nunca la ha ahbido, ha habido un control más o menos fuerte en las fronteras, pero no se ha buscado a la gente acorde a los puestos de trabajo".

El sector primario, uno de los pilares del medio rural, "podría resultar atractivo para el que tiene un nivel de cualificación adecuado para ello". En este caso, "se necesitaría mano de obra que tenga experiencia en el campo o que proceda del campo, pero no gente con un nivel de cualificación superior, porque como haría todo el mundo, terminará marchándose". Del Rey pone como ejemplo Estados Unidos, donde en una época que necesitaban pastores "reclutaron pastores en todo el mundo". Es decir, se trata de buscar nuevos pobladores "que conozcan el puesto de trabajo y sepan lo que es".

Los municipios del medio rural, para ganar población, no solo tienen que resultar atractivos por su ubicación, sino que es fundamental que "proporcionen las condiciones adecuadas para que la gente venga y se pueda quedar". Y aquí hablamos de sanidad, transporte, educación, acceso a las nuevas tecnologías... "Si tenemos internet, es posible que haya gente con nivel cualificado que pueda trabajar desde un pueblo. Si eres joven y con hijos, es necesario que haya escuelas, un servicio sanitario...".

El despoblamiento de las zonas rurales "no sucede en toda España". "En la zona oeste no tenemos ese nivel de infraestructuras, y lo que la gente busca es vivir en un pueblo sin perder derechos. Si vives en las Arribes, por ejemplo, y necesitas atención sanitaria, tardas mucho en llegar al Hospital, y si eres una familia joven y te gusta vivir el campo, también quieres disponer de los servicios públicos adecuados. Que tu hijo pueda estudiar en la escuela, y no solo eso, la formación de los niños también implica las actividades extraescolares".

Vivir en el medio rural tiene sus ventajas, y esto es algo que también hay que poner en valor. "Vivir en plena naturaleza puede tener un potencial, y la vivienda a la que tienes acceso es más barata, hay por tanto cosas que hay que potenciar y destacar, pero hay unos mínimos que hay que cuidar".

Aunque cada municipio debe poner en valor sus recursos, y adecuar a ellos la búsqueda de inicitivas para lograr el asentamiento de población, "hay cuestiones importantes que sí deben ser lo más homogénenas posibles, servicios de educacion, servicios sanitarios, accesiblidad, internet hoy en día es básico. Tenemos pueblos con problemas de cobertura en el móvil o el ADSL que no llega, y eso es básico". Se trata, como explica el experto, "de limitar los inconvenientes".

Pueblos en riesgo de desaparecer

Los pueblos con una media actualmente de 200 habitantes, de los que tenemos ejemplos en la provincia de Salamanca, "desde un punto de vista demográfico, su futuro es la desaparición, porque en la mayoría no hay gente que tenga posibildades de tener hijos, pero la población y la demografía es muy sensible a las condiciones economicas y de bienestar. Cualquier inversion que genere en el contexto inmediato oportunidades laborales puede hacer que de repente venga bastante gente a instalarse". Sin embargo, concluye, "si no surge algo novedoso están condenados a desaparecer"·.