Miércoles, 06 de julio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Unionistas… a secas
X
LA FIRMA INVITADA

Unionistas… a secas

DEPORTES
Actualizado 22/05/2022 23:00
Redacción

El periodista Chema Díez da su opinión sobre el cambio de césped para Unionistas en el Reina Sofía antes de la última jornada de Liga

Es complicado explicar y definir en solo unas líneas cómo han sido los últimos días que ha vivido Unionistas de Salamanca; aunque quizá, añadirle este último apelativo, sea exagerar un poco vistos los últimos y bochornosos acontecimientos que han tenido lugar en esta santa ciudad.

La viabilidad deportiva e institucional del equipo charro depende de tener un campo con hierba natural en la capital; la única opción es hacer el cambio de superficie en el Reina Sofía, campo en el que el Ayuntamiento ha dilapidado una gran cantidad de dinero sin que se conozca exactamente su paradero.

¿Alguien (en su sano juicio) puede explicar dónde han ido a parar los más de dos millones de euros que ha invertido el Consistorio en esta instalación municipal? Ni accesos, ni vestuarios, ni baños, ni palco, ni cabinas de prensa, ni… increíble la incapacidad de los políticos (da igual su color) para llevar a cabo una correcta gestión de los recursos de todos.

Eso sí, luego en la foto siempre quieren salir, y bien guapos.

Ante esta situación, la directiva del equipo salmantino lanzó un órdago al Ayuntamiento presidido por Carlos García Carbayo, al que apeló a que aprobara su plan para el Reina Sofía, corriendo con los gastos del cambio de césped artificial a natural, además de otra serie de obras y proyectos que deberían salir de la gestión municipal, pero que no va a ser así.

Tras un tira y afloja y mucha presión y ultimátum por parte de Unionistas, el Ayuntamiento cedió y dejó libertad al equipo salmantino para seguir con su proyecto adelante, pero siempre que el dinero salga de otro bolsillo. Claro, que el Consistorio ya ha tirado demasiado a la basura sin saber muy bien cuál ha sido su destino, y sin importarle si Unionistas pudiera jugar o no en Primera o Segunda RFEF.

A la mayoría de los políticos de Salamanca no les importa el deporte, no se engañen, solo les importa salir en la foto cuando se consigue algún éxito deportivo y, entonces, ya se cuelgan una nueva medallita al cuello, aunque luego pongan todas las trabas posibles en el camino.

Y esto es así; no todo el mundo lo dice o puede decirlo, porque muchos están amarrados por otra serie de intereses publicitarios, quién lo iba a decir de algunos. Pero la realidad es la que es, de eso no hay duda. Es más, si el alcalde está tan convencido de que su postura ha sido la correcta, ¿por qué no acudió al último partido de la temporada en el Reina Sofía? Para eso mandó a una ‘avanzadilla’ a dar la cara en un momento complicado.

Mientras tanto, el club se jugó su futuro más inmediato en una asamblea antes del partido ante el Calahorra, en el que los socios decidieron apostar por pagar de su bolsillo los 300.000 euros que cuesta el cambio de superficie. El tiempo apremia y las horas valen su peso en oro para poder competir la próxima temporada, como mínimo, en Primera RFEF.

Pagar el carné a 5 o 10 años o un sistema de donaciones han sido las vías principales de ingresos para poder sufragar esa importante cantidad de dinero… y la ‘cosa’ no va nada mal, ya que el club lleva la nada despreciable cifra de más de 100.000 euros, la tercera parte del total.

Por ello, no es muy descabellado pensar que muchos aficionados del conjunto salmantino le quiten el apelativo ‘Salamanca’ al nombre de su equipo para dejarlo solo en Unionistas… a secas. A este paso, Salamanca va a desaparecer aún más del mapa por méritos propios. ¡Qué ciudad!

Comentarios...