Viernes, 01 de julio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
¿Y si el Ayuntamiento hubiese comprado El Helmántico?
X
LA FIRMA INVITADA

¿Y si el Ayuntamiento hubiese comprado El Helmántico?

DEPORTES
Actualizado 17/05/2022 11:14
Carlos Cuervo

El periodista Chema Díez da su opinión sobre la posible disolución de Unionistas al no cambiarse el césped natural del Reina Sofía

El fútbol en la ciudad de Salamanca no atraviesa por su mejor momento, ni mucho menos. La polémica está a la orden del día y ahora se habla de todo menos de lo más importante: lo que ocurre en el terreno de juego. Y, eso, no es nada, nada positivo...

La última escena de esta ‘película de terror’ llega de la mano de la situación por la que atraviesa Unionistas CF y su pulso con una institución que cada vez sirve menos a los salmantinos: el Ayuntamiento de Salamanca. Y es que, si se acuerdan, el problema radica de este organismo; pero, vayamos por partes.

El club salmantino ha lanzado un ‘SOS’ o un órdago (como quieran llamarlo) al Ayuntamiento dirigido por Carlos García Carbayo, con el objetivo de que dé el ‘OK’ definitivo al plan del Reina Sofía y así adaptarse a las incomprensibles y elitistas medidas exigidas por el presidente de la RFEF, que está en la picota informativa últimamente. Y no por cosas de las que se tenga que sentir muy orgulloso.

No en vano, al margen de desprestigiar su imagen, si es que ya no lo estaba antes, está empujando a muchos clubes de esas categorías que se ha inventado, a su desaparición definitiva. Eso sí, el fútbol es por y para los aficionados.

El césped natural y la nueva iluminación son dos de los caballos de batalla de Unionistas para poder competir en Primera RFEF la próxima temporada; el segundo está ‘solucionado’, pero el primero… ¡ay el primero!

Hace solo unas fechas, el club dio la voz de alarma a su posible desaparición al no dar el visto bueno el Consistorio al cambio del césped artificial por el natural, pese a que Unionistas correría con todos los gastos, intentando buscar una solución para el RS Monterrey y todos los equipos de cantera de ambos clubes charros.

Las opciones, hoy en día, pasan porque el Reina Sofía sea el estadio de Unionistas para la campaña 2022-23 y poder competir en Primera RFEF, después de haber generado 5.000 asientos, unos accesos que cumplen el mínimo de normas, pero con unas instalaciones que distan mucho de lo que se prometió por la ineptitud del Ayuntamiento y la empresa que lleva a cabo unas obras que ya son interminables.

No existe otra opción para el club salmantino, porque volver a Las Pistas, además de no cumplir con los requisitos, supondría (según el club) un impacto económico muy negativo y dejarías sus arcas en una situación comprometida.

Pero, por su pudiera parecer poco, este mismo 16 de mayo, Unionistas ha emitido un comunicado oficial, en el que se muestra tajante y señala lo siguiente: “Unionistas de Salamanca comunica que paraliza la planificación deportiva de la próxima temporada. Dada la situación de bloqueo en la obligatoria adecuación de las instalaciones municipales del estadio Reina Sofía de cara al inicio de la campaña 2022/23, el club se ve obligado a suspender las negociaciones y tareas de diseño tanto del cuerpo técnico de la primera plantilla como del resto de conjuntos de cantera, y también de los futbolistas del primer equipo”.

En resumen, que paraliza todo su proyecto deportivo a la espera del ‘OK’ del Ayuntamiento para el plan del Reina Sofía, que parece tener muchas fisuras en un futuro cercano, pero que es la única situación para que el club pueda seguir compitiendo. Veremos también, como le sale el pulso lanzado del club al Consistorio, muy reacio a que nadie le lleve la contraria…

El dinero público invertido en estas instalaciones ya es incontable; uno, dos, tres millones de euros… para un campo que no tiene baños, ni vestuarios, ni unos accesos decentes para un club profesional, fruto de las chapuzas y de la falta de seriedad de los que nos gobiernan.

Por ello, conviene no olvidar lo que ocurrió hace ya unos años cuando, tras la desaparición de la UD Salamanca, el estadio El Helmántico salió a subasta por un millón de euros. ¿Se acuerdan? El entonces alcalde y hoy presidente de la Junta optó por no invertir ese dinero en un campo que se podría haber explotado para infinidad de proyectos y eventos, además de haber solucionado los problemas (o al menos algunos) del fútbol en esta santa ciudad en la que parece que todo se tiene que hacer al revés.

En la política, en la sanidad, en la cultura… parece que todo se tiene que hacer al contrario para ver quién lleva los pantalones peor puestos; también ocurre en el deporte, donde los políticos solo se acuerdan de los que logran éxitos para hacerse la foto en el balcón de la Plaza Mayor.

El problema es que, a este paso, ya no va a quedar ni con quién hacerse esa triste foto. Lo veremos.

Comentarios...