Viernes, 27 de mayo de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Increíble pero cierto
X

Increíble pero cierto

OPINIóN
Actualizado 03/05/2022 09:39
María Jesús Sánchez Oliva

Aprovechando seguramente que en Italia, al igual que en España y en otros países, el Día de la Madre se celebra a lo largo del mes de mayo, el santo padre de Roma, el padre santo de los católicos, el papa Francisco, ante los miles de fieles que llenan la plaza de San Pedro para asistir a sus audiencias de los miércoles, en lugar de mandarle un mensaje al maldito Putin para que ponga fin a su maldita guerra y a todos los gobernantes del mundo para que acaben de una vez por todas con estos vergonzosos asesinatos en masa, se lo ha mandado a todas las suegras del mundo, mejor dicho, a sus nueras, para pedirles que sean generosas con ellas aunque caigan en el pecado de “tener la lengua larga”, y las cuiden y las quieran porque son las madres de sus maridos. Increíble pero cierto.

Llama la atención que el padre santo de Roma, el santo padre de los católicos excluya del consejo a los yernos. ¿Pensará Su Santidad que las mujeres deben hacerse cargo de su suegra y el deber de los hombres es desentenderse de la suya por ser obligación de sus hijas solamente? Quiero pensar que ha sido un olvido propio de la edad que no perdona ni a los papas.

Supongo, querido papa Francisco, y esto se lo digo con todo el respeto que me merece, que esto lo dice usted porque ni tiene suegra, ni convive con personas que la tengan. Si no fuera así sabría que hay suegras maravillosas, tanto que sus nueras hacen por ellas lo que hacen por sus madres, y algunas, las conozco, hacen con sus suegras por devoción lo que con sus madres hacen por obligación, porque eso de que todas las madres son buenas también tiene más de leyenda que de realidad, pero también las hay peores que la carne de pescuezo, tanto que han conseguido cargarles a todas el sambenito de malas, y no seré yo quien defienda que sus nueras las traten a banquetazos, pero bastante hacen con ayudarles a pagar la residencia si no les llega la pensión, y no crea que por eso van a ir de cabeza al infierno. Le recuerdo, disculpe que me tome la libertad de hacerlo, que aquel Jesús llamado Cristo por los que vieron en él al salvador de sus males, también puso a unos a la derecha y a otros a la izquierda, y Jesús puede ser sospechoso hasta de ser Dios, pero hasta los ateos más recalcitrantes saben que no tenía ni un pelo de tonto. Por eso, precisamente, acabó en la cruz.

Comentarios...