, 22 de mayo de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La Capilla Sixtina y la ca(r)pilla Claudina
X

La Capilla Sixtina y la ca(r)pilla Claudina

OPINIóN
Actualizado 27/04/2022 08:26
Ignacio Martín

Aquí va, al modo de Guamán Poma de Ayala –peruano él, que uno está por el panlatinoamericanismo– esta “nueua corónica”; lo del buen gobierno, ya si eso, lo dejamos para otro rato.

Por supuesto, siempre le dedico a Pilar lo que escribo, pero este un poco más, porque sale en él y, sobre todo, porque ayer se cumplieron 34 años, que ya son años, de iniciar este paseo juntos.

Como dicen por acá, en alcance al “charro” de la semana pasada, les cuento que ya visitamos la Capilla Sixtina falsa, pero no fake, en el Zócalo de la Ciudad de México. Había bastante gente, a pesar de que era el primer día y de una cierta campaña en contra porque el dueño de la mencionada copia del inmueble vaticano tiene denuncias por abuso sexual; eso, en la grilla política mexicana, se aprovecha para echárselo en cara a la Jefa de Gobierno, doña Claudia, para muchos “delfina” –pongo las comillas porque en el Gabinete hay una Delfina– del actual presidente.

En eso no me meto, solo en la Sixtina, respecto a la que sigo creyendo que, ya que está, es gratis y para la mayoría de mis conciudadanos/as de acá será difícil ir a la de Roma, pues que vayan, que sí, que merece la pena. Hay más que ver que la otra vez, aunque no sé si por lo de que era el primer día y tienen que terminar de organizar, pero les falló la museografía; vamos, que ves mucho desde que traspasas el primer umbral, aunque, en esa exposición previa, no sabes bien a bien qué estás viendo: fotos de varios papas, cuadros, objetos, relacionados y no con la Capilla, pero sin una mísera cartela –letrero– que explique algo: los nombres de esos papas y poco más.

La Capilla Sixtina y la ca(r)pilla Claudina | Imagen 1

Por cierto, aunque es gratis, había que sacar “boleto” –entrada– en Internet para entrar más fácil… Con ello a mano, en papel y en el móvil –celular– llegamos antes de tiempo con la intención de pasear por el Zócalo; nos acercamos a la entrada para ver cuál era el proceso y… sin mostrar nada, pasamos, haciendo nada más unos minutos de fila; eso sí, control pandémico… poco…

Inciso: reseño la falta de respeto de mucha gente que hacía fotos aunque se insistía en que estaba prohibido; esa gente que hay en todos lados y que se salta la ley por el hecho de poder hacerlo, aprovechando la multitud y la amabilidad de los jóvenes que atienden… Esa gente, creo, explica tantos populismos…

Pero bueno, como les digo, entras y ves muchas réplicas de obras y cuadros de los Museos Vaticanos pero agrupados bajo los nombres de diversos papas… y ya.

Luego, ya viendo en penumbra la famosa puerta de la Capilla, pasan un video –vídeo– sobre la Capilla, Miguel Ángel, su proceso… Bien, no muy largo, explicativo… No puedo asegurar que sea el de la primera vez que la vi, este me pareció más adecuado para la mayoría de los visitantes.

Luego, ya, por fin, la experiencia inmersiva… de veras: la Capilla Sixtina, a la que entra uno por la réplica de la mentada puerta, sí, esa por la que los cardenales acceden al cónclave.

El momento 2022Mx viene a la salida; en lo que colinda con la réplica de la Capilla hay tantito merchandising vaticano... Tan vaticano que también hay cepillos, o sea, huchas –alcancías– por si uno quiere echar unas moneditas…

Sin embargo, luego viene algo que no había la primera vez y que yo no puedo dejar de relacionar con la mano, o el espíritu, de la Jefa de Gobierno –alcaldesa– a la que puedo considerar “no virgen” morena –no virgen porque tiene hijos y creo que son de Ímaz, no del Espíritu Santo; morena, pues por su instituto político–; eso que no había la primera vez está saliendo de la Capilla, tras la “tiendita” vaticana, cuando pasamos a un anexo, al que, de ahí el título, llamé la ca(r)pilla Claudina: en él puedes encontrar versiones auténticamente piratas de lo que te vendían unos metros antes... Amén de mezcal, figuritas, libros ­–vi uno del Marqués de Sade– y productos cannábicos... entre otras hartas mercaderías que me hicieron recordar aquello de unos mercaderes y un templo…

Mujer, que sí, que hay que apoyar a la economía popular; que sí, que soy un clasemediero privilegiado y conservador, amén de intelectual inorgánico pero coño, para mí que se pasaron un poco; la verdad, Pilar y yo salimos medio riéndonos y recordando aquello de: “O Témpora, O Mores!”

Y me puse a escribir.

La Capilla Sixtina y la ca(r)pilla Claudina | Imagen 2

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)

Comentarios...