Jueves, 19 de mayo de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Los platos típicos en Castilla y León que podrás probar si haces turismo por la Comunidad
X
PROPUESTA GASTRONÓMICA

Los platos típicos en Castilla y León que podrás probar si haces turismo por la Comunidad

CYL
Actualizado 11/04/2022 23:39
Redacción

Si durante esta Semana Santa vas a viajar por Castilla y León, no te puedes perder algunos platos típicos de la zona

La gastronomía de Castilla y León es famosa por su variedad y por sus ingredientes. Muchos son los productos típicos de esta comunidad y SALAMANCA rtv AL DÍA ha seleccionado algunos de ellos para quienes hagan turismo por Castilla y León.

Yemas de Santa Teresa (Ávila)

Primero se procede al 'cachado', separación de la clara de la yema. Se ponen a cocer unas 10 cucharadas de agua, el azúcar, la cáscara de limón, para hacer un almíbar, a fuego lento y removiendo continuamente. A continuación se mezcla y bate la yema con el azúcar en forma de almíbar, se añade posteriormente el zumo de limón y se pone al fuego lentamente sin dejar que cueza para que no se cuajen las yemas. La masa se deja reposar durante 24 horas sobre un plato frío. Seguidamente se hacen una especie de cordones gordos, se espolvorea con azúcar, y se corta en trozos para ser redondeados con las manos. Para terminar se poner en unos moldes de papel blanco, y se les puede caramelizar el azúcar con una resistencia o hierro candente.

Sopas de Ajo (Burgos)

En un recipiente, untarlo con manteca y poner el caldo a cocer. Laminar los ajos, agregarle el aceite de oliva y freír lentamente hasta dorar los ajos, añadir el pimentón, ligarlo y reservar. En una cazuela de barro, incorporar el pan, que previamente se ha cortado en rebanadas muy finas. Añadir el caldo y cuando hierva el caldo, se incorpora el refrito de ajo y pimentón y se deja que rompa a hervir durante 15 minutos, a continuación se agregan los taquitos de jamón y se tiene otros 5 minutos. Retirar del fuego y servir. También se pueden añadir los 2 huevos antes de retirar la sopa del fuego y según removamos pueden quedar más o menos estrellados.

Lechazo asado (León)

Colocar el cuarto de lechazo en una cazuela de barro y añadir un poco de agua, junto con la manteca de cerdo y la sal. Sazonar por dentro y por fuera. Introducir la cazuela con las costillas del lechazo hacia arriba y mantener durante una hora y media, a temperatura suave (190º). Darle la vuelta al cuarto del lechazo y poner a fuego más fuerte el horno, para que la piel se dore y adquiera una consistencia crujiente, durante el último cuarto de hora.

Menestra palentina (Palencia)

Hervir en abundante agua con sal las verduras elegidas. Hacerlo de una en una sin mezclarlas ya que cada una tiene su tiempo de cocción. En el caso de las alcachofas hervir en una cazuela aparte con un poco de limón ya que el agua no valdría para las demás verduras. (Esto quiere decir que el resto de las verduras la coceremos una por una sin cambiar el agua). En una cazuela aparte calentar el aceite y freír el ajo hasta que esté medio dorado. Seguidamente añadir la cebolla y rehogar a fuego lento durante unos quince minutos. Añadir a lo anterior el jamón y rehogar. Añadir el vino blanco, el agua de las verduras y dejarlo que hierva. Añadir las verduras. Algunas de ellas (como la alcachofa) las habremos rebozado previamente con la harina y el huevo. Añadir el perejil y hervirlo a fuego lento durante cinco minutos.

Hornazo (Salamanca)

Calentar la manteca. Disponer la harina en forma de volcán, con la sal e incorporar la manteca y el agua y el vino. Amasar hasta conseguir una textura brillante y que se despegue de las manos. Dejar reposar unos 20 minutos. Freír el lomo en un fondo de aceite y salpimentar. Cocer, pelar y laminar los huevos. Precalentar el horno a 180°C. Dividir la masa en cuatro partes y a la vez estas cuatro en dos. Extender la mitad de las partes de las masas y rellenar con el lomo, una loncha de jamón, 2 de chorizo y medio huevo cocido. Cerrar los hornazos con la masa restante, disponer sobre una bandeja de horno tapar y pincelar con huevo batido. Hornear de 30 a 40 minutos. Retirar del horno dejar atemperar y servir.

Cochinillo (Segovia)

Con la ayuda de un cuchillo (de golpe o en su defecto uno grande), marcar longitudinalmente la columna del cochinillo (por el interior). Sazonar. Disponer en una cazuela de barro con la piel hacia abajo, poner unos palos de laurel debajo del tostón (para que no esté en contacto con la fuente) y añadir un dedo de agua. Precalentar el horno a 180ºC. Introducir el tostón o cochinillo durante una hora, transcurrida la cual sacaremos el tostón y le daremos la vuelta, (la piel hacia arriba), pinchamos ésta, para que no se nos formen burbujas de aire y untamos la manteca con ayuda de un pincel. Volver a introducir en el horno durante unos 45 minutos más o menos, transcurrido el cual el cochinillo tendrá un bonito color dorado, homogéneo y la piel estará crujiente. Rectificar de sal el jugo del asado. Para que podamos trinchar el cochinillo con el borde de un plato, éste debe salir bien crujiente.

Mijas pastoriles (Soria)

Calentar el aceite y freír el ajo junto con la panceta y el chorizo durante unos cinco minutos. Añadir el pimentón y rehogarlo. Seguidamente añadir el pan desmigado, el perejil y el agua removiéndolo bien para que se mezclen todos los sabores y se impregne y a la vez se evapore el agua. También se pueden remojar las migas con el agua antes de incorporarlas a la sartén.

Tocinillo de Cielo de Villoldo (Palencia)

En un cazo se pone al fuego el azúcar con unas cucharadas de agua (las suficientes para que el azúcar se deshaga y se haga el almíbar). Se pone a hervir a fuego mediano. Cuando rompe el hervor, se echa medio vaso de agua y se hace el almíbar hasta el punto de hebra fina (esto se sabrá cuando mojando una cuchara en él y dejando escurrir el almíbar, queda a modo de una hebra larga después de algunas gotas). Se retira del fuego y se deja enfriar un poco.

Cuando el almíbar esté tibio (nunca caliente), se mezcla con las yemas poco a poco, moviendo para que se consiga una mezcla muy uniforme. En unos moldes untados con el almíbar se ponen a cocer al baño María, mejor en el horno, pero siempre con los tocinillos tapados para que no entre agua del vapor. Si los moldes son pequeños, se cocerán en 25 o 30 minutos; si los moldes son grandes tardarán más.

Transcurrido este tiempo, se comprueba que esté cocido pinchándolo con una aguja de hacer punto que ha de salir limpia. Una vez algo fríos, se sacan de los moldes y se colocan en pequeños recipientes de papel o en una fuente. Es importante que el almíbar esté templado antes de incorporarlo a las yemas; de no ser así, el huevo podría cuajar rápidamente debido al brusco cambio de temperatura.

Comentarios...