Sábado, 25 de junio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Marlaska, el cachiporras
X

Marlaska, el cachiporras

OPINIóN
Actualizado 10/03/2022 08:48
Ángel Lozano Heras

Marlaska el ministro –no el simulado inmigrante–, por su parte, comparecía en el Congreso defendiendo la actuación policial e insistía en que obraron "en parámetros de proporcionalidad y necesidad", alegando que éstos portaban garfios, martillos, tornillería y "todo elemento peligroso". Sin embargo, esta clase de artilugios son usados por las personas migrantes solamente para ayudarse en la escalada del perímetro, y no para atacar a la policía.

El derecho al refugio en España (y en la UE) tiene prioridades, más bien enchufes´. Abrimos las puertas a los refugiados ucranianos, mientras rechazamos y expulsamos a los migrantes subsaharianos que tratan de llegar a nuestro país. Y además, los repudiamos con violencia inusitada. Y no es la primera vez que nos comportamos así. La brutalidad policial contra migrantes en la valla en Melilla la justifica el ministro Marlaska por la dureza empleada por esos mismos migrantes.

El caso es que en las imágenes que nos mostró TVE solo vimos personas subidas a la valla, indefensos, sin armas, que al bajar eran aporreados sin piedad por la policía nacional y guardia civil. No ofrecían ningún tipo de resistencia o ataque a la policía.

Amnistía Internacional ha denunciado esta "violación de los derechos humanos fundamentales", con un "trato cruel" por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, así como posibles casos de devoluciones en caliente. Y en el Congreso, ante las acusaciones de Más Madrid y Unidas Podemos, el ministro Marlaska se sale por peteneras y no nos aclara porqué en algunos casos, al menos, la policía y guardia civil se extralimitaron brutalmente. Pero deben investigarlo aunque sean unas excepciones en el comportamiento policial. No hacerlo así, es impropio de un país democrático que predica la transparencia gubernamental. También el Defensor del Pueblo, el socialista Gabilondo, ha pedido explicaciones al Gobierno por esta barbarie policial.

Varias ONG en defensa de los derechos humanos denuncian ante Fiscalía española la brutalidad policial en la valla de Melilla contra emigrantes. La mayoría de ellos eran jóvenes subsaharianos, pero también había marroquíes, nigerianos, egipcios o ghaneses. Migrantes africanos mahometanos versus migrantes blancos , cristianos.

El caso es que la ONU sostiene aún que el Sáhara Occidental (lo que algunos definen la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática, ) sigue siendo una colonia, y España es la responsable de ese territorio. Y tenemos acuerdos con ellos, compromisos y algo más…

Y luego se quejan del comportamiento agresivo de Putin el sátrapa, pero aquí hacemos distinción xenófoba del origen y raza de emigrantes y con trato policial muy distinto.

Además, ¿qué haría el propio Marlaska convertido, por ejemplo en un subsahariano, y estuviera en las mismas condiciones de esos migrantes, que huyen de la miseria, de la desesperación y de los ataques de Marruecos? Si quisiera intentar entrar en España para una vida mejor, seguramente Marlaska se subiría a lo alto de una valla, y allí encaramado entre los ´peines invertidos´, levantaría la mano con el dedo índice para preguntar:

-Señor guardia civil, ¿puedo bajar de la valla a su país? Es que aquí en mi tierra me quieren masacrar y enterrar vivo. No me den una paliza de las que suelen dar a mis compatriotas.

Y claro, al ´subsahariano Marlaska´ le harían el pasillo con honores y saludos por ser vos quien sois.

Pues eso, Marlaska ha pasado, en un periquete, de ser un juez honesto a policía represor con el más sofisticado material antidisturbios contra los inmigrantes. Vamos, un sátrapa, un ´cachiporras´ de pacotilla con ínfulas de grandilocuencia.

Marlaska el ministro –no el simulado inmigrante–, por su parte, comparecía en el Congreso defendiendo la actuación policial e insistía en que obraron "en parámetros de proporcionalidad y necesidad", alegando que éstos portaban garfios, martillos, tornillería y "todo elemento peligroso". Sin embargo, esta clase de artilugios son usados por las personas migrantes solamente para ayudarse en la escalada del perímetro, y no para atacar a la policía.

Las pelotas de goma, las porras especiales, los gases lacrimógenos, los chorros de agua y todo el material represivo utilizado en la valla de Melilla por Marruecos y España, eso sí que se ha utilizado para reprimir con ensañamiento. Eso que dice Marlaska, es como comparar los cócteles molotov caseros y las piedras de los defensores ucranianos (ciudadanos de a pie) contra los tanques, proyectiles, bombas y aviones rusos.

Comentarios...