, 26 de junio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Viejos, pero no tanto, ni tontos
X

Viejos, pero no tanto, ni tontos

OPINIóN
Actualizado 10/02/2022 10:26
Ángel Lozano Heras

Hace unos días, el todopoderoso José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo catalán, CaixaBank (refundación de Caixa con Bankia), al explicar los exitosos resultados de su entidad, un beneficio superior al 278% (5.226 millones de euros) de los que presumía, dijo que “El servicio a los mayores mejorará. No solo nos preocupa sino nos ocupa”. Y se quedó tan pancho después de embolsarse un sueldo fijo anual de 1,65 millones de euros, a la que puede sumar una retribución variable de hasta 200.000 euros en caso de cumplir objetivos. Triplica su remuneración del año pasado.

La Banca últimamente han provocado la exclusión financiera de las personas mayores. Y se ha quedado tan pancha hasta que surgió la demanda del jubilado Carlos San Juan. Esta reclamación obtuvo una extraordinaria repercusión y apoyo en las redes sociales y en los media. Pero el deterioro del servicio ofrecido por los bancos llevaba ya tiempo (más de dos años) haciendo sufrir especialmente a los mayores. Recortes de servicios en ventanilla, primar la atención por medios digitales, que la mayoría no saben utilizar. También, mucho antes, las diversas plataformas de ´yayogaitas, pensionistas, ´jubiletas´, ya lo habían denunciado frecuentemente. Ni caso…Y ahora parece que prospera la protesta de Carlos San Juan, de 78 años, recogiendo casi 600.000 firmas (y sigue…) en la plataforma Change.org en por una digitalización financiera que excluye a la tercera edad.

La iniciativa de San Juan ha movido montañas de medios de comunicación, políticos, Banca y redes sociales. Pero aún no hemos visto movimientos claros y resoluciones eficaces a estos problemas. La banca afirma que ya está "comprometida" con este tema sin anunciar nuevas medidas.

Hace unos días, el todopoderoso José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo catalán, CaixaBank (refundación de Caixa con Bankia), al explicar los exitosos resultados de su entidad, un beneficio superior al 278% (5.226 millones de euros) de los que presumía, dijo que “El servicio a los mayores mejorará. No solo nos preocupa sino nos ocupa”. Y se quedó tan pancho después de embolsarse un sueldo fijo anual de 1,65 millones de euros, a la que puede sumar una retribución variable de hasta 200.000 euros en caso de cumplir objetivos. Triplica su remuneración del año pasado.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, afirma que las últimas subidas del SMI han servido para reducir la brecha salarial entre altos directivos y trabajadores, aunque reconoce la altísima desigualdad. Y califica de "obscenas" las remuneraciones de altos directivos del Ibex 35.

Y es que el paisano Goirigolzarri sale por peteneras solo cuando le achuchan los mayores. En este caso de CaixaBank, y otros varios bancos o grupos bancarios, no han movido ficha hasta que surgió la movida reivindicativa del jubilado Carlos San Juan. Solo se acuerdan de “santa bárbara cuando suena”. Por eso las declaraciones pomposas y engañosas del presidente Goirigolzarri son de risa, o de hacer llorar, por la poca empatía y afán recaudatorio de la banca que siempre lo ha hecho así.

Las plataformas de mayores critican que la digitalización de las tareas cotidianas no solo bancarios, sino de otras empresas, servicios informáticos, telefónicos, o televisivos, está dejando atrás a una parte de la población que acaba "desconectada socialmente”. La gran banca española cerrará los nueve primeros meses del año con unas ganancias de 17.403 millones de euros. Consecuencia de estos desorbitados resultados –grandísimos beneficios a cuenta de sus clientes–, es que los bancos han destruido un 40% de los empleos en oficinas, han cerrado un 54% de las sucursales y un 22% de los cajeros. De hecho bastantes barrios de casi todas la capitales (no digamos ya en los pueblos de las provincias) se han quedado sin cajeros.

Por ejemplo, en Castilla y León (con 9 provincias) La banca deja sin recursos a los mayores, pues tiene una sucursal cada 1.500 habitantes. Desde 2008, la reducción de costes de la Banca ha vaciado pueblos y ciudades de sucursales bancarias. Los mayores, que no están familiarizados en absoluto con el entorno digital, piden una mayor ´presencialidad´y se agarran a un lema que se explica por sí mismo: "No soy idiota, soy mayor". O al título del presente texto: “Viejos pero no tanto ni tontos”.

Para aquellos españoles patrioteros les diremos que el rescate bancario (de 2016) que no nos iba a costar ni un euro, costó al final 65.725 millones de euros: “Rápido, sacad una bandera España!" Empieza a cuadrar dónde está el dinero de la hucha de las pensiones, exigimos a la banca la devolución del Rescate.

Un jubilado pide a Pésanchez "recuperar los millones que los españoles dieron a los bancos, que ahora están jodiendo a los mayores porque no les atienden en condiciones". Y Pésanchez dice que la Banca se ha comprometido a mejorar la atención al cliente y el Gobierno "estará vigilante". Ya veremos porque según baile la yenka será un Pésanchez, solícito u otro pasota. Y es que nos tiene acostumbrados Pésanchez a decir que va arreglar el Tema y luego deja tirados a los mayores.

Anticapitalistas y CGT se concentraron en las puertas del Congreso contra la nueva reforma laboral el día de su aprobación in extremis. Estas protestas señalan que el acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales no supone una "derogación real" de las medidas impuestas por el Partido Popular. Es algo descafeinado para salir del paso. Es curioso –y da mucho qué pensar– cómo la Izquierda radical y las derechonas están juntas en contra de esa ley. Algo de bueno o de malo, tendrá este decreto laboral, según se mire, para que unos y otros se opongan tan enérgicamente.

Afectan mucho las subidas desorbitadas de precios no solo a las comunidades de vecinos o a los mayores sino a todos los ciudadanos. Aumentan excesivamente no solo los carburantes gas gasóleo y gasolina sino también la luz y la cesta de la compra diaria. La pobreza severa afecta a la comunidad castellanoleonesa a más de 90.000 personas, muchísimas de ellas mayores casi sin recursos. Muchísimos han caído en la exclusión social, agravada por la pandemia de la covid-19.

Hay una antigua fábula china contada por Mao Tse-tung sobre el imperialismo y el comunismo en China. Cita Mao “El viejo tonto que removía montañas”… Pues eso, poco a poco sucederá entre todos los pensionistas, jubilados, mayores o yayogaitas:. iremos derribando esas montañas del imperialismo, fascismo, (neoliberalismo económico).

Y si siguen sin hacer caso como hasta ahora, habrá que tomar medidas más radicales. Como, por ejemplo, el bloqueo de ventanillas y cajeros de las sucursales, impidiendo el acceso a las diversas gestiones y servicios bancarios. Todo muy legal, organizado, y llevado a cabo por los mayores, desdigitalizados, denunciando activamente los abusos bancarios, entre otros.

Comentarios...