Lunes, 17 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Don Julián López aporta su “granito de arena” presidiendo la llegada del patrón a la Catedral
CIUDAD RODRIGO | SAN SEBASTIÁN

Don Julián López aporta su “granito de arena” presidiendo la llegada del patrón a la Catedral

SOCIEDAD
Actualizado 09/01/2022 15:49
David Rodriguez

En el regreso a sus “raíces” episcopales, tuvo profundas palabras de cariño hacia Ciudad Rodrigo

La jornada inaugural de los actos en honor a San Sebastián incluyó una agradable sorpresa para todos aquellos que entraron en la Catedral de Santa María para asistir a la tradicional misa que tiene lugar en la Seo una vez llega la imagen del patrón: el oficiante de la celebración fue Don Julián López, quién fuera Obispo de la Diócesis de Ciudad Rodrigo de 1994 a 2002. Tras ello, permaneció un año más como Administrador -hasta que fue nombrado Atilano Rodríguez-, involucrándose en la lucha para que la Diócesis siguiese contando con un Obispo, lo que reivindicó expresamente por ejemplo en la celebración de San Sebastián en el año 2003.

Como explicó en la eucaristía de la mañana dominical, aprovechando que se había acercado a Ciudad Rodrigo para estar presente en la mañana del sábado en la toma de posesión de José Luis Retana como nuevo Obispo Civitatense, Don Julián López había decidido “aportar mi granito de arena a la fiesta del patrono de Ciudad Rodrigo, el glorioso San Sebastián”, presidiendo en la Catedral esta misa, acompañado por los sacerdotes Ángel Olivera y Rafael Caño, y con la animación musical a cargo del organista Manuel José Gutiérrez.

Según explicó a los asistentes, era un “motivo de acción de gracias” regresar a “la cuna de mi ministerio episcopal, a mis raíces”, es decir, al lugar donde fue ordenado Obispo, apuntando que siempre que ha vuelto lo ha hecho “con cariño y gratitud” hacia “nuestro querido Ciudad Rodrigo”, de la que oyó hablar por primera vez “cuando era seminarista”, en boca de otros sacerdotes destinados a la zona, pero “nunca imaginé que me iban a nombrar Obispo, y de aquí”.

En su homilía, reflexionó que la historia de Ciudad Rodrigo “no se explica sin la fe cristiana”, apuntando que la localidad ha tenido “una línea de crecimiento moral y espiritual” de la que son “testimonio” la Catedral, las iglesia y las fiestas como San Sebastián, concluyendo que es “un pueblo de honda raíz cristiana, que tiene como patrón a un soldado de Jesucristo, porque San Sebastián era militar”. Al respecto, hay que recordar que fue durante el Episcopado de Don Julián López cuando se consiguió que San Sebastián fuera declarado oficialmente por el Papa Juan Pablo II como “patrono ante Dios” de la ciudad.

En la mañana del domingo, Don Julián López evocó los momentos vividos en la celebración de San Sebastián cuando era Obispo, mencionando por ejemplo la involucración del Ayuntamiento y de la Cofradía de un patrón que “habla de la fortaleza de la fe y de la fidelidad de Jesucristo”. El antiguo prelado Civitatense también realizó un “llamamiento a ser coherentes con la fe y la vida cristiana”, considerando que todo debería estar impregnado de la “fe cristiana” por la intercesión de San Sebastián.

Don Julián López quiso asimismo recordar a los ausentes, “que sentirán nostalgia de no estar en la fiesta”, felicitando “al pueblo de Ciudad Rodrigo, a la Cofradía, y al Ayuntamiento”. En el tramo final de la celebración, Rafael Caño dirigió una oración en honor a San Sebastián, antes de que Don Julián López cerrase la celebración deseando una “feliz fiesta del día del Señor y feliz fiesta de San Sebastián”, lo que fue agradecido por los asistentes con un aplauso. Finalizada la celebración, saludó a las autoridades y a los miembros de la Cofradía, antes de que se acercasen a saludarle varios mirobrigenses que guardan grato recuerdo de él.

Comentarios...