Miércoles, 19 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
“El virus podría llegar a erradicarse con una estrategia de vacunación adecuada, una vez se...
FERNANDO LEAL, CATEDRÁTICO DE MICROBIOLOGÍA

“El virus podría llegar a erradicarse con una estrategia de vacunación adecuada, una vez se...

LOCAL
Actualizado 14/04/2020
Isabel Rodríguez

"La vuelta a una relativa normalidad deberá hacerse de forma paulatina y llevará meses; olvidémonos por el momento de aglomeraciones, conciertos, partidos de futbol, mítines políticos o de otro tipo, manifestaciones...", apunta ante la ansiada desescalada

"Su facilidad de transmisión y multiplicación en los humanos" y "la capacidad que tiene para dañar el organismo" han convertido al Covid19 en un peligroso virus, tal y como apunta Fernando Leal Sánchez, catedrático de Microbiología de la Universidad de Salamanca. A la pregunta de si se podrá erradicar o se convertirá en un virus circulante más, "basándose en el comportamiento de otros virus", Leal explica que "los virus más virulentos, con el tiempo van perdiendo esa capacidad en favor de una mayor persistencia causando menos daño. Eso les permite mantenerse en la población y asegura su propia supervivencia". En esta situación excepcional de estado de alarma, y después de un mes de confinamiento, la pregunta ineludible es cuándo se podrán relajar las medidas. A este respecto considera que "la vuelta a una relativa normalidad deberá hacerse de forma paulatina y llevará meses (olvidémonos por el momento de aglomeraciones, conciertos, partidos de futbol, mítines políticos o de otro tipo, manifestaciones...)".

¿Qué es lo que hace tan peligroso a este virus mientras no haya vacuna?

Básicamente puede resumirse en dos aspectos, el primero es su facilidad de transmisión y multiplicación en los humanos. Normalmente en cualquier epidemia, la tasa de contagio es inferior o está alrededor de 1, es decir, cada enfermo suele infectar, de media, a otra persona. En el caso de Covid19 es tasa se ha comprobado que puede subir hasta 3, es decir, un enfermo puede infectar de media (sin medidas de aislamiento) a otras 3 personas. Esto se produce por la alta persistencia del virus en superficies sólidas, sobre todo plásticas o metálicas (mas de 72 horas). Por eso son tan importantes las medidas higienicas y de desinfección. “El virus podría llegar a erradicarse con una estrategia de vacunación adecuada, una vez se... | Imagen 1

En cuanto a su multiplicación, los virus necesitan reconocer específicamente determinadas moléculas presentes en la superficie de las células humanas para poder acceder a ellas. Es como si el virus tuviera una llave que reconociera su correspondiente cerradura en la célula a la que va a infectar. En el caso de Covid19, el virus posee la llave que reconoce la cerradura del receptor de ACE2 (es una molecula muy normal en el organismo y que está presente en la superficie de muchos tipos de células) por ello se puede encontrar al virus no solo en pulmones, sino en hígado, riñones o incluso células del sistema nervioso. Cuanto mayor es el numero de tipos celulares de un organismo en los que un virus puede multiplicarse mayor es su facilidad de replicación.

El segundo aspecto es la capacidad que el virus tiene para dañar el organismo. Se ha comprobado que la infección por este coronavirus provoca en muchos casos lo que se ha dado en llamar una 'Tormenta de Citokinas'. En palabras sencillas las citokinas son moleculas que nuestro sistema inmune produce normalmente en respuesta a diversos tipos de infecciones, pero de una manera equilibrada y controlada. Sin embargo, en las infecciones Covid 19 esa respuesta es desproporcionada, lo que hace que nuestras propias células inmunes destruyan de forma descontrolada no solo las células infectadas sino también celulas adyacentes sanas. Este fenomeno provoca una gran destrucción e inflamación en los tejidos y su perdidad de funcionalidad, por ejemplo en el pulmón. También parece que la infección neuronal puede provocar la disminución o pérdida de los estimulos nerviosos que controlan la respiración. Ambos factores hacen necesaria la ventilación mecánica de los enfermos.

¿Se puede erradicar o este virus se convertirá en un virus circulante más?

Como cualquier otro virus podría llegar a erradicarse con una estrategia de vacunación adecuada (una vez que se tenga la vacuna), aunque no es fácil. Lo mas probable, basándose en el comportamiento de otros virus, es que a medida que el virus vaya circulando, vaya perdiendo su gran capacidad de virulencia. Pensemos que a ningún parásito (y los virus lo son) le conviene matar a su hospedador ya que eso significaría también su muerte. Por esa razón, los virus más virulentos, con el tiempo van perdiendo esa capacidad en favor de una mayor persistencia causando menos daño. Eso les permite mantenerse en la población y asegurar su propia supervivencia.

Después de un mes en casa, nos preocupa la denominada desescalada, ¿cómo debe ser para evitar riesgos o qué factores son determinantes para saber que efectivamente el virus está controlado?

Esa pregunta la contestaría mejor un epidemiólogo y yo no lo soy, pero se pueden apuntar algunas etapas indispensables.

La primera, en la que nos encontramos muy atrasados, se basa en tener un conocimiento lo más exacto posible de la situación real en cuanto a número de infectados (asintomáticos, sintomáticos, enfermos graves y fallecidos) y no infectados. Para ello imprescidible la aplicación masiva de tests, tanto rápidos que detectan anticuerpos (y que nos informan sobre si los individuos han tenido contacto con el virus, cuándo lo han tenido y cómo el sistema inmune ha respondido en cada caso) como los que detectan la presencia real del virus (y por tanto nos dicen como es ese virus concreto y si existe capacidad de transmisión por parte del enfermo). Con esa información se podrían trazar mapas detallados de distribución del virus y saber donde hay mayor peligro de transmisión, donde hay una proporción de la población más susceptible o, por contra, donde se está alcanzando lo que se llama la inmunidad de grupo (se produce cuando un alto porcentaje de la población ya ha sido infectado y por tanto tiene un inmunidad adquirida). No obstante, aún no se tiene información de cual es la duración de la inmunidad proporcionada por una única infección vírica, que puede no ser suficientemente eficaz. Es otro aspecto en el que se debe incidir la investigación.

Una vez que se tuvieran esos mapas, se podría hacer una programación más científica y realista de lo que se ha dado en llamar la desescalada. Si ese conocimiento de nuevo estaremos actuando como hasta ahora, utilizando el sistema de prueba y error. Teniendo el conocimiento, los medios, la tecnología y los profesionales, sería una lastima continuar actuando a ciegas. En nuestro país existe una amplia red de investigadores tanto en universidades como en Organismos publicos de Investigación que se han ofrecido desde hace semanas a colaborar. Contando con su ayuda se podría recopilar en un corto espacio de tiempo toda la información de la que he hablado anteriormente, aprovechemos la oportunidad.

En cualquier caso, la vuelta a una relativa normalidad deberá hacerse de forma paulatina y llevará meses (olvidémonos por el momento de aglomeraciones, conciertos, partidos de futbol, mítines politicos o de otro tipo, manifestaciones, etc...)

Comentarios...