Martes, 31 de enero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
No es un sueño
X
Segunda División B

No es un sueño

DEPORTES
Actualizado 08/05/2019
Miguel Ángel Galán

Miguel Ángel Galán, presidente de la Federación de Peñas de Unionistas de Salamanca, muestra su opinión sobre la temporada del equipo y la permanencia conseguida

Y tras unos segundos, que me parecieron horas de eterno de silencio, un aplauso atronador llenó la sala de congresos.

Los focos iluminaron el escenario, la gente se levantó de sus butacas y no pararon de exclamar lo irrepetible de lo vivido. Al unísono y sin fisuras, la algarabía, los aplausos y los vítores, se maceraban con el éxtasis del entregado público.

Bajó el telón, la función acabó, y el presentador de la gala y nuestros despiertos y entumecidos cuerpos, ya entre bambalinas, nos despedimos.

Esa noche habíamos acudido, unos amigos y un servidor, a un espectáculo de magia, en el que la trama del hipnotismo cobraba capital importancia en los numerosos trucos del afamado mago. El mago con las siglas R.F.E.F, era un señor alto y con una reluciente calva, que con su espigada figura sobresalía del resto, llamaba la atención a través de su verborrea fácil y sonrisa de anuncio de dentífrico.

El aforo donde se desarrolló el espectáculo era para unos 2800 personas. Allí, en la vetusta sala del Palacio de Congresos a la que la gente del lugar llamaban: Las Pistas, la atmósfera estaba cargada de ilusión, aunque la novedad a la que nos enfrentábamos provocaba cierta brizna de nerviosismo en cada uno de los presentes. El mago, en un momento de la función, al final, al azar nombró a unos cuantos, y sin pensarlo mucho subimos a la platea dejándonos hacer "de todo", eso nos comentaron, entre risas, los colegas tomando unas birras horas después de acabar el espectáculo. Debimos estar en el escenario unos diez minutos, pero a mí me parecieron unas 38 jornadas de liga en Segunda División B, porque al terminar y bajar a la zona de butacas, el cansancio se apoderó de mi.

Lo que más me impactó fue la sensación de felicidad con la que desperté. Al instante supe y entendí que había vivido algo único junto a mis amigos, mi familia. Y con esa misma sensación, la de inmensa alegría, la gente salió del espectáculo dispuesta a repetir lo vivido, ya que el mago volverá a la ciudad a finales de agosto.

Unionistas es un planeta mágico pero muy real, es un espectáculo del que participa todo el mundo que acude con ilusión, y sobre todo, es algo que llena, te hace sentirte feliz por convivir el deporte con gente que piensa, que todo lo que hay en esta vida es para todas las personas sin exclusión. La máxima: el fútbol es para el aficionado, se cumple.

Unionistas continuará un año más, tras el empate del sábado, en Segunda B. Será el estandarte del fútbol popular en una liga de escaparate caro. Volverá a ser el abanderado de ese fútbol y de ese deporte en el que todo es magia, mucho trabajo, mucha ilusión, etc, en el que todo estará sustentado sobre una idea clara y fundamental, las personas, las mismas que cuando se despiertan del sueño, el de ver jugar a su equipo en segunda B, se dan cuenta que todo es real, y que otro fútbol, otro deporte y por supuesto, otra forma de vivir la vida es posible.

Unionistas, dentro de su realidad, tiene un tesoro muy valioso que son sus dueños, en donde todo se vive con trabajo, pasión, ilusión y responsabilidad. La magia de Unionistas es real, sigan disfrutando.

Comentarios...