Martes, 18 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El listón se ha puesto alto
X

El listón se ha puesto alto

Actualizado 01/10/2018
Enviado por Maximo de la Peña Bermejo

Gracias a la democracia y el Estado de Derecho, la justicia se ha convertido en nuestra defensa para poner límites al uso abusivo del poder.

Los anti-demócratas totalitarios, por el contrario, se empeñan en que ese uso abusivo no tenga ningún límite. Algunos se quejan (sobre todo los que han delinquido) de que la justicia ha tenido que intervenir y poner límites a un poder que ha querido saltarse las leyes y modificarlas.

Existen unos populistas urbanos que pregonan que ningún juez puede llevar la contraria a lo que la gente decida votando. Pero es justo lo contrario: puede y debe. Por ejemplo, en una Comunidad Autónoma si el 50% de la población vota a favor de la separación del resto de la Nación, que pasa con el otro 50% que vota en contra. ¿Entonces estamos seguros de que la masa votante siempre acierta? Lo dudo mucho. Contra los caprichos o errores de la muchedumbre, a veces manipulada, nos protegemos toda la sociedad con la Ley

Todas las leyes se pueden debatir, reflexionar y cambiar. Y una vez reformadas, siguiendo el sistema parlamentario democrático, y sin apartarse del sistema, quedan los jueces encargados de ser los guardianes e intérpretes de esas leyes. Asique ese populismo ignorante de que un juez no puede llevarle la contraria a lo que vota la gente, es falso. ¿O significa desobediencia civil? ¿O mi idea por encima del Estado de Derecho? Y ¿Mi libertad por encima de los demás?

La justicia debe de protegernos de todas las falsedades y mentiras de los políticos, de su preparación y falsos títulos, por mucha ideología que les proporcionen los votos. La justicia tiene que poner a cada uno en su sitio, sin excepción. Como acaba de suceder con el líder de la oposición, que ha tenido jucializados sus estudios y preparación. Y nada menos que el Tribunal Supremo le ha confirmado la veracidad de sus títulos. No hay una sola irregularidad. Y la fiscalía, o sea el ministerio público, le ha dado un repasito a la instructora la juez Carmen Rodríguez-Medel, porque sus acusaciones estaban basadas en "meras conjeturas y sospechas". Este caso ha puesto el listón muy alto para los políticos del partido que gobierna, que tendrán que demostrar muchos de ellos ante la justicia y el pueblo sus licenciaturas, títulos, máster y paste. Lo mismo que Pablo Casado. Empezando por el Dr. Sánchez inquilino de La Moncloa. Por eso la justicia nos protege de las mentiras y abusos del poder. Sin la verdad no hay libertad, ni democracia? Máximo de la Peña Bermejo

Comentarios...