Martes, 21 de marzo de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Sindicato de Trabajadoras Sexuales
X

Sindicato de Trabajadoras Sexuales

OPINIóN
Actualizado 24/09/2018
Daniel Prieto

Que no estemos de acuerdo con actividades estigmatizadas por las que camina la vida y negocios de algunos seres humanos no significa que la resolución o el atajo de sus problemas no sean responsabilidad de la sociedad y de sus políticas.

En estas últimas semanas todos hemos oído o leído en más o menos medida sobre la legalización de un Sindicato llamado "Otras" para la Organización de Trabajadoras Sexuales. Hecho éste que ha dado como resultado un pronunciamiento de sorpresa y queja de la ministra de Trabajo Magdalena Valerio y la dimisión de la directora general de ese mismo departamento por su responsabilidad en la publicación en el BOE de dicha organización, con lo que la marcha atrás que conlleva la nueva situación es muy difícil que se produzca.

No sé qué tratará de paliar este sindicato, pero hablar de "trabajadoras sexuales" entra en el meollo de la prostitución: conocer quién está por voluntad propia y quién obligada a ejercerla, la responsabilidad de los clientes, el mundo de los proxenetas, los problemas morales en los niños, los millones que no se declaran, la incompatibilidad con el feminismo en su lucha por la igualdad de género, la situación indigna de las mujeres ejerciendo la prostitución callejera y, sobre todo, el incalculable número de enfermedades que la promiscuidad posibilita el contagio entre los dos mundos -el de la prostitución y el de la sexualidad en familia-, condenando al sufrimiento a personas inocentes y generando gastos que los asume la Seguridad Social pero los pagamos todos.

Así, como vemos, un problema de tanta ramificación, tan histórico y que su regulación no ha dado resultados en otros países, por ejemplo en Alemania, donde se sabe que el tráfico ha subido y la mayor oferta ha reducido las tarifas, ni siquiera por ello las interesadas han querido afiliarse o se han atenido en mayor número al registro sanitario obligatorio. Esto da por pensar si no se debe enfrentar el problema con seriedad y hacerlo bajo nuestra propia idiosincrasia, respetando los derechos humanos sobre todo y vigilando esta pseudoprofesión, que no se acabará nunca y pide una regulación propia.

Reconocemos que todo lo dicho serían muchos recovecos si quisiéramos particularizar todos y cada uno para este artículo, así su estudio sería propio para una comisión política que escuchara a jueces, policías, empresarios, interesadas, etc. Por tanto, solo nos haremos eco de algunos personajes históricos que presuntamente sufrieron la sífilis, un mal que hasta la aparición de la penicilina se estima que lo padecía alrededor del 15 por ciento de la población europea.

Y si en nuestro párrafo anterior decimos "presuntamente", lo es por la lectura de una noticia aparecida días pasados en "El País" en el que, según descubrimientos que posibilitan las nuevas técnicas, al realizar unos exámenes a los restos de Caravaggio, el gran pintor naturalista -pintor del natural-, de quien siempre se dijo que murió a resultas de la sífilis, hoy el conocimiento científico aclara que su muerte se produjo por una infección que no tenía nada que ver con esa maldita dolencia y que ni siquiera la padecía.

Pero quizá éste no sea el mismo caso de otros muchos personajes que jamás dijeron que padecían dicha enfermedad -a veces, en apariencia adormecida- pero sus desequilibrios de carácter, paranoias o síntomas físicos les catapultó a ser señalados con el estigmático mal. Así, en EE.UU. se publicó un libro a comienzos del presente siglo, Pox: genius, madness and the mysteries of syphilis, en el que, a pesar de la heterogeneidad entre ellos, se señalaba que Colón, Beethoven, Schubert, Baudelaire, Lincoln, Van Gogh, Nietzsche, Oscar Wilde, Joyce y Hitler, entre otros, fueron víctimas de la sífilis.

Por último, las enfermedades venéreas son muchas y no queremos referirnos más que a la sífilis, ya es suficientemente grave las consecuencias de dicho mal, pero que nadie crea que está erradicada, pues a veces la resistencia a la penicilina de los gérmenes patógenos y el movimiento turístico internacional e intercontinental de las personas no facilita su eliminación.

Como anécdota, en estos días, mediante un anuncio en televisión, una marca de preservativos presenta a una chica de presencia impecable con un mensaje que dice: "esta chica tiene sífilis y ella no lo sabe".

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...